1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Antonio Gala

Frases de Antonio Gala

Frases de Antonio Gala

Escritor español. Destacado autor en todos los géneros que decidió tocar con su pluma; teatro, columnista, novelista y lírico poeta. "Los verdes campos del Edén", "Anillos para una Dama", "Petra Regalada", "La Truhana". Defendió las posturas de izquierda en la revolución de la República pero sin identidad de partido.

El amor es una amistad con momentos eróticos.
f t g
Esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor, pero no para enamorarnos.
f t g
La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante.
f t g
El que no ama siempre tiene razón: es lo único que tiene.
f t g
La dictadura se presenta acorazada porque ha de vencer. La democracia se presenta desnuda porque ha de convencer.
f t g
Los políticos honrados se quitan de en medio cuando cae sobre ellos la sospecha.
f t g
Al poder le ocurre como al nogal, no deja crecer nada bajo su sombra.
f t g
Una casa es el lugar donde uno es esperado.
f t g
Todo lo que una mujer quiere de verdad - un perro, un hombre, Dios, cualquier cosa - lo quiere como a un hijo.
f t g
Nuestra sociedad ha llegado a un momento en que ya no adora al becerro de oro, sino al oro del becerro.
f t g
No soy pesimista. Soy un optimista bien informado.
f t g
Nadie podrá decir que un nido calentito y dichoso dará de sí muy grandes personas. La inadaptación a lo imperfecto es lo que mejora al hombre.
f t g
El dolor es más fuerte entre los más fuertes. Como el cáncer.
f t g
Cuando se colabora con un loco o se comentan sus manías, se cae en la locura.
f t g
Vivid no de acuerdo con los ideales recibidos, sino con vuestras aspiraciones, con vuestra intuición más vehemente.
f t g
Llamar fiesta a un rito tan sangriento como una corrida de toros es lo contrario de llamar sacrificio al rito incruento de la misa.
f t g
El amor es la poesía de los sentidos. Pero hay poesías malísimas.
f t g
El escritor, muchas veces, es como un caballo de carreras que ha perdido su jinete y ya no sabe porque está corriendo ni dónde está la meta y, sin embargo, se le exige seguir corriendo aunque no sepa ni hacia dónde ni por qué razón.
f t g
Y de repente busca una boca nuestra boca, y unas manos oprimen nuestras manos y hay una amorosa voz que nos dice: Despierta. Estoy yo aquí. Levántate. Y vivimos
f t g
En una rosa caben todas las primaveras.
f t g
Hay cosas que no se deben perdonar. Si las perdona Dios, allá él. Yo perdono con dificultad
f t g
... la obsesión más antigua del hombre: la de ser amparado, la de adorar a algo superior, a alguien superior, que a él le conviene que exista para no quedar absolutamente solo...
f t g
Resulta instructivo ver cómo los nacionalistas se hacen su propia cama, a costa del insomnio del resto del país
f t g
Que ningún juez declare mi inocencia, porque, en este proceso a largo plazo buscaré solamente la sentencia a cadena perpetua de tu abrazo.
f t g
El libro es una pértiga que permite dar saltos inimaginables en el espacio y en el tiempo; el testigo de la más hermosa carrera de relevos; un infalible e íntimo amigo silencioso
f t g
¿A la política se dedican quienes no sirven para otra cosa?
f t g
Alguien ha dicho que la luna está tan pálida porque hace exclusivamente vida de noche.
f t g
He sido vulnerable. He sido fácil de herir. He sido fácil, y frágil. He sentido como muy hondas heridas que para otros hubieran pasado inadvertidas
f t g
No finjas más, no ocultes la excesiva hambre de mí que te arde en la mirada
f t g
La melancolía, como la tristeza, es un sentimiento que mancha. La alegría me parece el don donde nos encontramos
f t g
Siempre he estado rodeado de mujeres, me atrae mucho el alma femenina.
f t g
Qué si tengo miedo?. Nunca he tenido miedo, y a eso menos, porque es un acabamiento y todo lo que empieza debe terminar
f t g
Poseo gran capacidad de admiración, sorpresa y curiosidad, que son las tres cosas que definen más la infancia
f t g
No se trata de añadir años a la vida, sino de dar vida a los años
f t g
Amo a mis perrillos, cuyos ladridos podría distinguir desde lejos y cuyo humor puedo vaticinar, igual que ellos el mío. Mis perros y los de los demás ¿no son personas?
f t g
Los privilegiados arriesgarán siempre su completa destrucción antes que ceder una mínima parte de sus privilegios
f t g
En esta playa te amé tanto que una respiración para los dos bastaba
f t g
Hay dos eses, sensibilidad y sentido común, que deberían ser obviedades, que deberían casi darse por hechas, pero por desgracia son valores cada vez más escasos
f t g
Cuando el amor comienza, hay un momento en que Dios se sorprende de haber urdido algo tan hermoso
f t g
Sin ti, ni el pan ni el vino, ni la vida, ni el hambre, ni el jugoso color de la mañana tienen ningún sentido ni para nada sirven
f t g
Mi autobiografía... Tenía que haberla empezado hace poco, pero no la he empezado. Se iba a titular Autorretrato con paisaje al fondo, pero al final se va a llamar No os mováis, conozco la salida
f t g
Tu oficio es cotidiano y decisivo: mientras alumbre el sol, serás ardiente; mientras dure la vida, estarás vivo.
f t g
Fue a la vera del mar, a medianoche. Supe que estaba Dios, y que la arena y tú y el mar y yo y la luna éramos Dios. Y lo adoré
f t g
... hasta el amor perfecto cuando existe, dura sólo un instante.
f t g
No quisiera pensar si no pensara que, privado que fui de tu hermosura, me olvidara de mí si te olvidara.
f t g
Comprendo que los moribundos atraigamos a los premios
f t g
Hasta que el hombre no descubra su lado femenino no se sentirá completo y situado
f t g
Abrázame en tus alas para que otro aire no me roce sino tu aliento, del que vivo y muero
f t g
La verdad es que estamos gobernados por una pandilla de gilipollas
f t g
Tú te has llevado tu olor a bosque y el gusto de la vida
f t g
Soy uno de los escritores que más vende en este país... y de los menos leídos
f t g
Te me escapabas, de cristal y aroma, por el aire, que entraba y que salía, dueño de ti por dentro. Y yo quedaba fuera, en el dintel de siempre, prisionero de la celda exterior
f t g
Quizá el amor sea simplemente eso: el gesto de acercarse y olvidarse. Cada uno permanece siendo él mismo, pero hay dos cuerpos que se funden
f t g
La libertad hubiera sido herir tu pensamiento, trasponer el umbral de tu mirada, ser tú, ser tú de otra manera. Abrirte, como una flor, la infancia, y aspirar su esencia y devorarla. Hacer comunes humo y piedra. Revocar el mandato de ser. Entrar. Entrarnos uno en el otro. Trasponer los últimos límites. Reunirnos
f t g
Me encanta la palabra alharaca… parece el mote de un putón. “¡Mírala, ahí viene La Alharaca!”
f t g
La gente siente por mí una extraña predilección. Porque percibe en mí la invalidez, la soledad, y entonces me quiere de una manera especial, de una manera protectora
f t g
Pues que eres al olvido invulnerable, vulnérame ya, amor, deshazme el pecho y anida en él, demonio y ángel mío
f t g
Callad, amantes, y ocupad el labio con el beso. No pronunciéis palabras vanas mientras se busca vuestro corazón en otro pecho, jadeante y pobre como el vuestro, ya al filo de la aurora
f t g
Ser viejo es ser vencido por la amarga sospecha de no importarle a nadie
f t g
Era invierno; llegaste y fue verano. Cuando llegue el verano verdadero, ¿qué será de nosotros?
f t g
Te duele la victoria, y dócilmente a cuestas tu destino de amor llevas, delicada y sangrienta vida mía
f t g
Me interesa la mujer. Además, la mujer es la que más lee. Mis protagonistas son siempre mujeres. A ellas las quiero más, las admiro más, y me hacen confidencias que no les hacen a otras mujeres
f t g
Si, pienso en abstracto, eso es algo que me quita literalmente el sueño, a pesar de las pastillas que tomo
f t g
Es que no me importa el culo de Cela. Lo que le haya sucedido a él en el culo es asunto suyo
f t g
¿Cómo comer sin ti, sin la piadosa costumbre de tus alas que refrescan el aire y renuevan la luz?
f t g
La verdad es que este país está gobernado por una colección de tontos
f t g
Quién pudiera ostentar, como una brida, el arco iris sin par de tu mirada desde tu luz a mi negror caída
f t g
Me gustaría pegarle una patada al teatro para que se despertara
f t g
Rajoy siempre me dio risa, pero ahora me da pena
f t g
No soy monárquico. Pero comprendo la labor que ha hecho el Rey y siento una simpatía personal grande por él
f t g
Yo no aspiro a nada, ni siquiera a ser ujier del Ministerio de cultura, y los gobernantes me importan muy poco.
f t g
De la mujer es la casa, donde el hombre es un huésped.
f t g

Otros autores