1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Confucio

Frases de Confucio

Frases de Confucio

Reconocido pensador chino padre del Confusionismo. Propio de una familia noble que perdió todo lo que tenia en las guerras propiciadas por las dinastías para tomar el poder, recorrió el este de China como maestro promulgando su propia doctrina.

Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.
f t g
Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.
f t g
Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.
f t g
Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.
f t g
Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.
f t g
¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.
f t g
Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.
f t g
Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.
f t g
Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.
f t g
Donde hay educación no hay distinción de clases.
f t g
Por muy lejos que el espiritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.
f t g
El silencio es el único amigo que jamás traiciona.
f t g
Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.
f t g
Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.
f t g
Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.
f t g
No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación.
f t g
El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor.
f t g
Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.
f t g
Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae.
f t g
Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque ésta sea un simple murmullo.
f t g
Aprender sin reflexionar es malgastar la energía.
f t g
Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.
f t g
Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.
f t g
Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.
f t g
Se puede quitar a un general su ejército, pero no a un hombre su voluntad.
f t g
Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.
f t g
Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros.
f t g
Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso.
f t g
La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas.
f t g
Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso.
f t g
Arréglese al estado como se conduce a la familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.
f t g
La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.
f t g
Si no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?
f t g
Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta.
f t g
Cuando veáis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.
f t g
El hombre superior piensa siempre en la virtud; el hombre vulgar piensa en la comodidad.
f t g
Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.
f t g
El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y practica lo que profesa.
f t g
No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.
f t g
La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.
f t g
El sabio sabe que ignora.
f t g
El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas.
f t g
El tipo más noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. El hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia.
f t g
¿Uno que no sepa gobernarse a sí mismo, cómo sabrá gobernar a los demás?.
f t g
No debes quejarte de la nieve en el tejado de tu vecino cuando también cubre el umbral de tu casa.
f t g
El verdadero caballero es el que solo predica lo que practica.
f t g
Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.
f t g
Aprende a vivir y sabrás morir bien.
f t g
Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.
f t g
Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil.
f t g
La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones.
f t g
Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes.
f t g
Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.
f t g
Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar, eres un pícaro; y si no lo sabes, eres tonto.
f t g
Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.
f t g
Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas.
f t g
Antes de empezar un viaje de venganza cava dos tumbas.
f t g
El hombre superior es persistente en el camino cierto y no sólo persistente.
f t g
El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.
f t g
Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.
f t g
Sólo el virtuoso es competente para amar u odiar a los hombres.
f t g
La virtud no habita en la soledad: debe tener vecinos.
f t g
Los cautos rara vez se equivocan.
f t g
Mejor que el hombre que sabe lo que es justo es el hombre que ama lo justo.
f t g
El que conoce la verdad no es igual al que la ama.
f t g
Un erudito que no sea serio no inspirará respeto, y su sabiduría, por lo tanto, carecerá de estabilidad.
f t g
Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los astros dan vueltas a su alrededor.
f t g
Gobernar es rectificar.
f t g
No hay cosa más fría que un consejo cuya aplicación sea imposible.
f t g
Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.
f t g
Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.
f t g
Si estuvieran planeando el futuro por un año, planten una semilla; para diez años, planten un árbol, más si planearan para cien años, eduquen a los niños.
f t g
Cuando estamos frente a personas dignas, debemos intentar imitarlas. Cuando estamos frente a personas indignas, debemos mirarnos a nosotros mismos y corregir nuestros errores.
f t g
En un país bien gobernado, la pobreza es algo que avergüenza. En un país mal gobernado, la riqueza es algo que avergüenza.
f t g
Escoge un trabajo que te guste, y nunca tendrás que trabajar ni un sólo día de tu vida.
f t g
Hoy no interesa progresar, sino tener éxito. No espero encontrar al hombre perfecto. Me contentaría con hallar a un hombre de principios. Pero es difícil tener principios en estos tiempos en que la nada pretende ser algo y lo vacío pretende estar lleno.
f t g
El enseñar a los niños a querer a sus padres y hermanos y a ser respetuosos con sus superiores, hecha los cimientos de correctas actitudes mentales y morales para llegar a ser buenos ciudadanos.
f t g
Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; busca un nuevo camino para llegar a él.
f t g
Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.
f t g
El buen líder sabe lo que es verdad; el mal líder sabe lo que se vende mejor.
f t g
A donde quiera que vayas, ve con todo tu corazón
f t g
Si quien gobierna no es justo, aunque ordene que se practique la justicia no será obedecido.
f t g
Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.
f t g
No hagas a otros aquello que no te gustaría que te hicieran a ti, ni te hagas a ti lo que no le harías a los demás.
f t g
Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.
f t g
Tres cosas distinguen al hombre superior: siendo virtuoso, está libre de ansiedad; siendo sabio, está libre de perplejidad; siendo valiente, está libre de temor.
f t g
Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.
f t g
La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.
f t g
Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.
f t g
Si un pájaro te dice que estás loco, debes estarlo, los pajaros no hablan
f t g
Resulta totalmente imposible gobernar un pueblo si éste ha perdido la confianza en sus gobernantes.
f t g
Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.
f t g
El hombre superior piensa siempre en la virtud; el hombre vulgar piensa en la comodidad.
f t g
El mayor defecto de los hombres consiste en preocuparse arrancar la cizaña de los campos ajenos, descuidando el cultivo de sus propios campos.
f t g
Cuando el sabio señala a la luna, el necio mira al dedo.
f t g
La felicidad no consiste en tener lo que quieres, sino en querer lo que tienes.
f t g
El gobierno es bueno cuando hace felices a los que viven bajo él y atrae a los que viven lejos.
f t g
Esperar lo inesperado. Aceptar lo inaceptable
f t g
El caballero se culpa a sí mismo, mientras que el hombre ordinario culpa a los demás.
f t g
¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.
f t g
Donde hay educación no hay distinción de clases.
f t g
El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y práctica lo que profesa.
f t g
Aprende a vivir y sabrás morir bien.
f t g
Si sirves a la Naturaleza, ella te servirá a ti.
f t g
El hombre sabio busca lo que desea en su interior; el no sabio, lo busca en los demás.
f t g
Un hombre que tiene un alma hermosa tiene siempre cosas hermosas que decir; pero un hombre que dice cosas hermosas no tiene necesariamente el alma hermosa.
f t g
Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae.
f t g
Si no se aprende, la sinceridad se trueca en grosería; la valentía, en desobediencia; la constancia, en caprichoso empecinamiento; la humanidad, en estupidez; la sabiduría, en confusión; la veracidad, en ruina.
f t g
Hay tres caminos que llevan a la sabiduría: La imitación, el más sencillo; la reflexión, el más noble; y la experiencia, el más amargo
f t g
Leer sin meditar es una ocupación inútil.
f t g
Los hombres vicioso procuran disimular sus faltas con apariencias de honradez.
f t g
Lo único que no se recupera nunca en la vida cuando se pierde es el tiempo transcurrido.
f t g
Cometer un error y no corregirlo es otro error.
f t g
El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor.
f t g
Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros.
f t g
Antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas.
f t g
El tipo más noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. El hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia.
f t g
No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.
f t g
Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.
f t g
Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo; cuando veas a un hombre malo, examínate a ti mismo.
f t g
Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.
f t g
Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender es peligroso.
f t g
Tuve por maestro a la desgracia y me ha servido de mucho.
f t g
El carpintero hábil no se hace torpe para poder ser imitado por cualquiera de sus ayudantes.
f t g
Bondad en el padre, piedad filial en el hijo; gentileza en el hermano mayor, humildad y respeto en el menor; comportamiento justo en el esposo, obediencia en la esposa; consideración humana en los mayores, respeto en los menores; benevolencia en los gobernantes, lealtad en los ministros y los súbditos
f t g
Mucho más excelente es la virtud del que permanece fiel a la práctica del bien,aunque el país se halle carente de leyes y sufra una deficiente administración.
f t g
El que habla en exceso y sin cordura raras veces pone en práctica lo que dice. El hombre noble nunca teme que sus palabras superen a sus obras.
f t g
No te quejes de la nieve en el techo del vecino, cuando también cubre el umbral de tu casa.
f t g
Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.
f t g
El verdadero caballero es el que solo predica lo que practica.
f t g
Donde hay justicia, no hay pobreza.
f t g
El hombre superior es cortés, pero no rastrero; el hombre vulgar es rastrero, pero no cortés.
f t g
No importa si se avanza poco; lo importante es no parar
f t g
No es necesario participar forzosamente en el gobierno. Limítate a cultivar la piedad filial y sé bondadoso con tus hermanos y ya estarás contribuyendo a la organización política.
f t g
Ver una injusticia y no hacer nada es no tener valor.
f t g
Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.
f t g
El buen procedimiento consiste en ser en todo sincero y conformar el alma con voluntad universal, esto es, hacer con los demás lo que yo deseo que ellos hagan conmigo.
f t g
Si el hombre sabio observa una conducta displicente, no inspirará respeto; si se limita a estudiar, sus conocimientos no serán profundos. Debéis ser siempre sinceros, fieles y actuar con buena fe.
f t g
Sed rígidos con vosotros mismos, pero condescendientes con los demás. De este modo os veréis libres de toda envidia y resentimiento.
f t g
El noble no da crédito a las palabras por la sola autoridad de quien las pronuncia; tampoco rechaza la verdad aunque provenga de una persona ignorante.
f t g
Quien se controla a sí mismo y por el bien, no tendrá dificultad alguna para gobernar con eficacia. Al que no sabe gobernarse a sí mismo, le resultará imposible ordenar la conducta de los demás hombres.
f t g
Cuando el gobernante mismo obra rectamente, ejercerá influencia sobre el pueblo sin dar órdenes, y cuando el gobernante mismo no obra rectamente, todas sus órdenes serán inútiles.
f t g
Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.
f t g
Aquel que sabe cuánto basta, siempre tiene bastante.
f t g
El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.
f t g
El silencio es un amigo que jamás traiciona.
f t g
¿Hay un precepto que pueda guiar la acción de toda una vida? Amar.
f t g
Para que pueda trabarse una verdadera amistad, es preciso prescindir de la superioridad que puedan otorgar la edad, los honores, las riquezas o el poder. El único motivo que nos debe incitar a la amistad es la búsqueda de las virtudes y el mutuo perfeccionamiento.
f t g
Si un gobernante rectifica su propia conducta, el gobierno es asunto fácil, y si no rectifica su propia conducta, ¿cómo puede rectificar a los demás?
f t g
Aquél que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio.
f t g
Hay que esperar lo inesperado y aceptar lo inaceptable. ¿Qué es la muerte? Si todavía no sabemos lo que es la vida, ¿cómo puede inquietarnos conocer la esencia de la muerte?
f t g
No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación.
f t g
Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.
f t g
Un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros.
f t g
Arréglese al estado como se conduce a la familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.
f t g
Estaría dispuesto a ejercer cualquier oficio si con él pudiera obtener grandes riquezas por medios honrados; si por el contrario, para enriquecerse debiera emplear medios deshonestos, preferiría seguir en la pobreza dedicándome a mis actividades favoritas.
f t g
¿Cuál es la esencia de un buen gobierno? No resolver los asuntos con precipitación y no buscar el propio provecho.
f t g
Se puede calificar de hombre superior el que primero pone en práctica sus ideas, y después predica a los demás lo que él ya realiza.
f t g
Exige mucho de ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.
f t g
Antes de empezar un viaje de venganza cava dos tumbas.
f t g
La mujer es lo más corruptor y lo más corruptible que hay en el mundo.
f t g
La música produce una especie de placer sin el que la naturaleza humana no puede pasar.
f t g
Cuando alguien pone el dedo en la llaga, sólo los necios piensan que lo importante es el dedo.
f t g
Se puede quitar a un general su ejército, pero no a un hombre su voluntad.
f t g
Es más fácil superar las malas costumbres hoy que mañana.
f t g
Nuestra mayor gloria no está en no caer jamás, sino en levantarnos cada vez que caigamos.
f t g
Dificilmente yerra un hombre por exceso de moderación.
f t g
Un caballero es tolerante y libre, un hombre común está lleno de ansiedad y temor.
f t g
El saber consiste en admitir como saber lo que se sabe y como no saber lo que no se sabe.
f t g
Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo; cuando veas a un hombre malo, reflexiona
f t g
Odia a los que son viles y calumnian a quienes son superiores a ellos; odia a los valientes que no saben de normas de convivencia; odia a los fanáticos atrevidos que son gente estrecha de miras.
f t g
Donde hay satisfacción no hay revoluciones.
f t g
Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.
f t g
La persona correcta tiene vergüenza de decir más de lo que hace.
f t g
Gobernar significa rectificar.
f t g
No me preocupa el no ser conocido. De lo que trato es de hacerme digno de ser conocido.
f t g
Un pueblo gobernado despóticamente y en el que se mantiene el orden por medio de castigos, puede evitar la infracción de la ley, pero perderá su sentido moral.
f t g
Por mirar la pequeñez de un gusano podemos perder la grandeza de un eclipse.
f t g
Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los astros dan vueltas a su alrededor.
f t g
El hombre noble conserva durante toda su vida la ingenuidad e inocencia propias de la infancia
f t g
El hombre más noble es digno, pero no orgulloso; el inferior es orgulloso, pero no digno.
f t g
El que por la mañana ha conseguido conocer la verdad, ya puede dormir por la tarde.
f t g
La verdadera ciencia consiste en conocer que se sabe lo que realmente se sabe, y que se ignora lo que en verdad se ignora. En esto consiste la verdadera sabiduría.
f t g
La sabiduría y la prudencia de nada sirven si no se presenta una ocasión propicia; los buenos arados nada pueden por sí solos, si no se presenta una estación favorable.
f t g
No enseñar a un hombre que está dispuesto a aprender es desaprovechar a un hombre.
f t g
El hombre superior no discute ni se pelea con nadie. Sólo discute cuando es preciso aclarar alguna cosa, pero aún entonces cede el primer lugar a su antagonista vencido y sube con él a la sala; terminada la discusión, bebe con su contrincante en señal de paz. Estas son las únicas discusiones del hombre superior.
f t g
Las mejores palabras son aquellas que encierran un profundo significado y, al mismo tiempo, resultan comprensibles para todo el mundo.
f t g
Amar y reconocer los defectos de aquellos que se aman; odiar y reconocer las cualidades de aquellos que se odian, son dos cosas bastante raras bajo el cielo.
f t g
Las penas y privaciones agudizan la inteligencia y fortalecen la prudencia.
f t g
Enseñar a quien no está dispuesto a aprender es malgastar las palabras.
f t g
Aprender sin reflexionar, es malgastar la energía
f t g
El hombre superior entiende lo justo. El hombre inferior entiende lo que ha de vender.
f t g
El hombre superior gusta de ser lento en palabras, pero rápido en obras.
f t g
El hombre superior vive en paz con todos los hombres.
f t g
El hombre superior obra antes de hablar y habla de acuerdo con sus actos
f t g
El mayor error es sucumbir al abatimiento; todos los demás errores pueden repararse, éste no.
f t g
El que por la mañana ha conseguido conocer la verdad, ya puede morir al anochecer.
f t g
En todos los ritos, la sencillez es la mayor extravagancia.
f t g
Estas tres señales distinguen al hombre superior: la virtud, que lo libra de la ansiedad; la sabiduría, que lo libra de la duda; y el valor, que lo libra del miedo.
f t g
La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.
f t g
La ignorancia es la noche de la mente, pero una noche sin luna y sin estrellas.
f t g
La venganza eterniza los odios.
f t g
Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.
f t g
Los cautos rara vez se equivocan.
f t g
Poco siento el no ser conocido de los hombres; siento no conocerlos yo.
f t g
No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos.
f t g
Si la naturaleza prevalece sobre la cultura, se tiene a un salvaje; si es la cultura la que prevalece, a un pedante. Sólo del equilibrio nace el caballero.
f t g
Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar al otro, eres un tramposo...Y si no lo sabes, eres un tonto
f t g
Si te enfadas, piensa en las consecuencias.
f t g
Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.
f t g
Sólo puede ser feliz siempre el que sepa ser feliz con todo.
f t g
Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.
f t g
El silencio es el único amigo que jamás traiciona.
f t g
Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque ésta sea un simple murmullo
f t g
El Maestro dice: El pródigo es arrogante y el avaro es mezquino. Es preferible la mezquindad a la arrogancia
f t g
Lo que más se necesita para aprender es un espíritu humilde.
f t g
El verdadero conocimiento es saber la magnitud de la propia ignorancia.
f t g
El que no quiere economizar deberá agonizar.
f t g
Si el gobernante se impone por sus cualidades y mantiene el orden en armonía con las buenas costumbres, el pueblo sentirá vergüenza de actuar mal y avanzará por el camino de la virtud.
f t g
Si el hombre no tiene costumbre de preguntar, yo no puedo hacer nada por él.
f t g
¿En qué consiste la ciencia? En conocer a los hombres.
f t g
Escuchar muchas cosas y seleccionar de entre ellas lo bueno y seguirlo; ver muchas cosas y grabárselas en la mente; he aquí, al menos, el segundo grado de sabiduría.
f t g
La seriedad es sólo la corteza del árbol de la sabiduría; sin embargo, sirve para preservar a ésta.
f t g
Si tenéis algún defecto, procurad corregirlo.
f t g
Cosa del cielo es poseer la verdad, cosa del hombre es buscar la verdad. Quien posee lo verdadero acierta lo justo sin esfuerzo, logra el éxito sin reflexionar.
f t g
De cualquier forma, quien es suficientemente perseverante para transitar este camino, si es necio, llegará a ver claro; si es débil, llegará a ser fuerte.
f t g
Un hombre digno debe ayudar a los necesitados, pero no aumentar los bienes de los ricos.
f t g
No os avergoncéis de preguntar para resolver vuestras dudas, y meditad las respuestas que os hayan sido dadas.
f t g
Cuando veas el bien, procede como si nunca pudieras alcanzarlo completamente; cuando te veas frente a frente con el mal, procede como si fueras a probar el calor del agua hirviendo.
f t g
La inconstancia y la impaciencia destruyen los más elevados propósitos.
f t g
El camino de la verdad es ancho y fácil de hallar. El único inconveniente estriba en que los hombres no lo buscan.
f t g
Cuando veáis un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.
f t g
El gobernante sabio, es liberal sin ser pródigo, hace trabajar al pueblo. Quiere y no es ávido, es grande sin ser soberbio, es digno sin ser adusto.
f t g
El hombre que mueve montañas empieza apartando piedrecitas.
f t g
El hombre superior es digno, pero no orgulloso; el hombre inferior, orgulloso, pero no digno.
f t g
El hombre superior es persistente en el camino cierto y no sólo persistente.
f t g
El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar.
f t g
El ir un poco lejos es tan malo como no ir todo lo necesario.
f t g
El leer sin pensar nos hace una mente desordenada. El pensar sin leer nos hace desequilibrados.
f t g
El que conoce la verdad no es igual al que la ama.
f t g
El que no sabe lo que es la vida, ¿cómo sabrá lo que es la muerte?
f t g
El que domina su cólera domina a su peor enemigo.
f t g
El que nada se perdona a sí mismo, merece que se lo perdonemos todo
f t g
El que sepa dominarse a sí mismo, sabrá dominar a sus semejantes.
f t g
El sabio sabe que ignora.
f t g
El sabio cuida principalmente de la raíz.
f t g
El sabio teme la bonanza; empero cuando descarga la tempestad camina sobre las olas y desafía los vientos.
f t g
En la conversación con un superior hay que atender a tres cosas: hablar antes de que le inviten a ello es una indiscreción, no hablar cuando le preguntan es una falta de sinceridad, hablar sin atender a la disposición del humor del superior es una ceguera.
f t g
El valor de tu casa es el precio que tu vecino quiera pagar por ella.
f t g
Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.
f t g
Es el hombre el que hace grande a la verdad, y no la verdad la que hace grande al hombre.
f t g
Está por encima de sus enemigos el que desprecia sus agravios.
f t g
Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.
f t g
La conciencia es la luz de la inteligencia para distinguir el bien del mal.
f t g
Estudiar sin pensar es tan inútil como pensar sin estudiar.
f t g
La sabiduría se preocupa en ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones.
f t g
La seriedad es sólo la corteza del árbol de la sabiduría; sin embargo, sirve para preservarla.
f t g
La virtud no habita en la soledad: debe tener vecinos.
f t g
Los defectos de un hombre se adecúan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes.
f t g
Los hombres se distinguen menos por sus cualidades que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.
f t g
Los cambios pueden tener lugar despacio. Lo importante es que tengan lugar.
f t g
Los jóvenes y los criados son los más difíciles de manejar. Si los tratáis con familiaridad, se tornan irrespetuosos; si los ponéis a distancia, se resienten.
f t g
Mejor que el hombre que sabe lo que es justo es el hombre que ama lo justo.
f t g
Ni quiero ni rechazo nada de modo absoluto, sino que consulto siempre las circunstancias.
f t g
No contestes a una palabra airada replicando con otra de igual tenor. Es la segunda, la tuya, la que seguramente os llevará a la riña.
f t g
No estéis pesarosos de que nadie os conozca; trabajad para haceros dignos de ser conocidos.
f t g
No es verdadera norma de conducta la que se descubre fuera del hombre, es decir, la que no deriva directamente de la propia naturaleza humana.
f t g
No hay cosa más fría que un consejo cuya aplicación sea imposible.
f t g
No hay error en admitir que tú solo no puedes mejorar tu condición en el mundo; para crecer, necesitas aliados con los que crecer juntos.
f t g
No he visto todavía a nadie que ame tanto la virtud como se ama la belleza física.
f t g
Nunca des una espada a alguien que no es capaz de sonreír y bailar.
f t g
Pensar dos veces ya es bastante.
f t g
Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.
f t g
Perdónaselo todo a quien nada se perdona a sí mismo.
f t g
Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes cambios.
f t g
Que se nos haga un agravio no significa nada, a menos que insistamos en recordarlo.
f t g
Señal es de hombre superior el no aceptar una ociosidad perniciosa.
f t g
Si no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?
f t g
Saber comer es saber vivir.
f t g
Sólo el virtuoso es competente para amar u odiar a los hombres.
f t g
Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.
f t g
Tened siempre presente la debilidad humana: es de vuestra naturaleza caer y cometer faltas.
f t g
Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.
f t g
Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.
f t g
Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso.
f t g
Un erudito que no sea serio no inspirará respeto, y su sabiduría, por lo tanto, carecerá de estabilidad.
f t g
Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero un hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.
f t g
Yo no procuro el conocer de las preguntas; procuro conocer las respuestas.
f t g
Uno que no sepa gobernarse a sí mismo, ¿cómo sabrá gobernar a los demás?
f t g
Yo sé por qué no se sigue el justo medio: el hombre inteligente va más allá, el imbécil se queda más acá.
f t g
Sin no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?
f t g
Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.
f t g
Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta.
f t g
El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas.
f t g
Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil.
f t g
Cuando veas un hombre bueno, piensa en imitarlo; cuando veas uno malo, examina tu propio corazón.
f t g
Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar, eres un pícaro; y si no lo sabes, eres tonto.
f t g
No debes quejarte de la nieve en el tejado de tu vecino cuando también cubre el umbral de tu casa.
f t g
El valor de tu casa es el precio que tu vecino quiere pagar por ella
f t g
No todos los hombres pueden ser ilustres, pero pueden ser buenos
f t g
El que por la mañana ha conseguido conocer la verdad, ya puede morir por la tarde
f t g
Saber lo que es justo y no hacerlo es la peor de las cobardías
f t g
El arquero es un modelo para el sabio. Cuando le ha fallado al blanco, busca la causa en sí mismo
f t g
No te quejes de la nieve en el tejado del vecino cuando también cubre el umbral de tu casa
f t g
Si no conocemos todavía la vida, ¿cómo va a ser posible conocer la muerte?
f t g
El hombre de perfecta bondad posee cierto valor, pero el valiente no es necesariamente bueno.
f t g
El alma de una mujer es la obra maestra de la creación.
f t g
La virtud debe ser común al labrador y al monarca.
f t g
Aquel que desea asegurar el bien de otros, ya ha asegurado el suyo propio.
f t g
Aprender sin pensar es tiempo perdido; pensar sin aprender es peligroso.
f t g
Compórtate con amabilidad, pero no esperes gratitud.
f t g
Lo máximo que un hombre conoce, es lo máximo que perdona.
f t g
Mucho sabe el que conoce su propia ignorancia.
f t g
El gobierno es bueno cuando hace felices a los gobernados y atrae a los que viven lejos.
f t g
El corazón de un sabio es como un espejo; refleja cada objeto sin empañarse.
f t g
Si te vuelves negligente estás perdido.
f t g
Mira lo que es correcto y no hagas que pierda su valor.
f t g
Recompensa la injuria con justicia, y la bondad con bondad.
f t g
En vez de sentir el no ser conocido, procura hacerte digno de ser conocido.
f t g
El hombre que al llegar a los cuarenta no se ha dado a conocer no es digno de que se le mire con respeto.
f t g
Los cautelosos muy poco se equivocan.
f t g
Estar equivocado no significa nada, a menos que continúes recordándolo.
f t g
Es mejor prender una vela que maldecir las tinieblas.
f t g
Oigo y olvido. Veo y aprendo. Hago y entiendo.
f t g
Yo no enseño a quien no se esfuerza en comprender.
f t g
Rebasar los límites no es un defecto menor que no alcanzarlos.
f t g
Si todavía no conocemos la vida, ¿cómo vamos a conocer la muerte?
f t g
Cuando se sabe una cosa sostener que se sabe y cuando no se sabe admitirlo, ese es el verdadero conocimiento.
f t g
Sabemos tan poco acerca de la vida. ¿Cómo podremos saber algo acerca de la muerte?
f t g
Si pudiéramos aprender, por la mañana, lo que es justo, deberíamos darnos por satisfechos con morir por la tarde.
f t g
No veo ningún rey sabio. Nadie puede escucharme. Tengo que morir.
f t g
Si no puedes gobernarte a ti mismo... ¿cómo sabrás gobernar a los demás?
f t g
Saber lo que es equitativo y no hacerlo, he ahí la cobardía.
f t g
Nunca olvidéis, discípulos, que un gobierno opresor es más cruel que un tigre.
f t g
No enseñarle a un hombre a quien se le puede enseñar es malgastar a un hombre. Enseñar a un hombre a quien no se le puede enseñar es malgastar palabras. El verdadero sabio no malgastará ni hombres ni palabras.
f t g
Por naturaleza, los hombres son muy parecidos entre sí. Son el saber y la experiencia lo que los diferencia.
f t g
El que exige mucho de sí mismo y poco de los demás, estará libre de odio.
f t g
Te diré lo que es el verdadero conocimiento: cuando sabes, saber que sabes; cuando no sabes, saber que no sabes.
f t g
Estudiar equivale a pulir la piedra. A fuerza de cultivarla, se purifica el espíritu.
f t g
Paga la injuria con la justicia, y la amabilidad con la amabilidad.
f t g
El hombre más noble a todo se acomoda, aunque no sea obsequioso. El hombre inferior es obsequioso, pero no se acomoda a los demás.
f t g
Los hombres se parecen mucho en esencia, pero en la práctica llegan a ser muy distintos.
f t g
El sabio comienza por hacer lo que quiere enseñar y después enseña.
f t g
Palabras de amable reconvención no pueden menos de agradar al que escucha. Pero la meditación sobre ellas es lo que verdaderamente importa.
f t g
Si todavía no conocemos la vida, ¿cómo podremos conocer la muerte?.
f t g
En todos los ritos, la sencillez es mejor que la extravagancia.
f t g
Todavía no he visto un hombre que sea inflexible en sus principios.
f t g
Comed en casa como si comierais en la del rey.
f t g
Absorberse en el estudio de lo sobrenatural es peligroso.
f t g
El que no es fiel y sincero con sus amigos, jamás gozará de la confianza de sus superiores.
f t g
Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los otros astros dan vueltas a su alrededor.
f t g
Cuando el reino es administrado con justicia y equidad, bastará su palabra para que le sea conferida la dignidad que merece; cuando el reino sea mal gobernado, y se produzca disturbios y sediciones, bastará su silencio para salvar su persona.
f t g
La cortesía que debe presidir nuestras actuaciones cotidianas se fundamenta principalmente en el respeto y comprensión hacia todos.
f t g
Conocer lo que es justo y no practicarlo es una cobardía.
f t g
Quienes son pródigos en exceso y se entregan al lujo, fácilmente se vuelven orgullosos.
f t g
Una virtud nunca puede subsistir aislada; siempre ha de hallarse protegida por otras virtudes.
f t g
El hombre prudente es parco en el hablar pero activo en el obrar.
f t g
Cuando el hombre se halla cerca de la muerte, sus palabras son sinceras y veraces.
f t g
Tan malo es pasar de la medida como no alcanzarla.
f t g
En general los hombres aman más la belleza corporal que la virtud.
f t g
¿En qué consiste la bondad? En amar a todos los hombres.
f t g
No debe afligirnos el que los hombres no os conozcan. Lo lamentable es que no seáis dignos de ser conocidos por los hombres.
f t g
Reflexionar con calma antes de adoptar ninguna determinación, no cansarse nunca de obrar el bien, y tratar cada asunto según convenga.
f t g
Deben imponerse castigos cuando convenga. La fidelidad no es contraria a una justa corrección.
f t g
El noble sólo busca la verdad y no se aferra con ciega obstinación a su criterio.
f t g
Transmitid la cultura a todo el mundo, sin distinción de razas ni de categorías.
f t g
Las palabras han de expresar con fidelidad nuestro pensamiento.
f t g
Si se mata una gallina, ¿Para qué utilizar un cuchillo, que sirve para matar bueyes?
f t g
Aún las profesiones más humildes son dignas de respeto.
f t g
Las desgracias, al igual que la fortuna, sólo llegan cuando las hemos buscado con nuestros actos.
f t g
Es preciso que los hombres conozcan el mal para poder evitarlo y entregarse a la práctica del bien.
f t g
Lo que hagáis, a vosotros os pertenece; yo sólo debo responder de mis propios actos.
f t g
Los caminos del sabio son elevados e inasequibles. Sus actos pueden ser admirados, pero no imitados.
f t g
Nadie debe comer sin habérselo ganado.
f t g
El cielo gobierna los acontecimientos del mundo sin ser visto; esta acción oculta del cielo es lo que se llama el destino.
f t g
Cuando en un país reina el orden, es una vergüenza ser hombre pobre y común. Cuando en un país reina el caos, es una vergüenza ser rico y funcionario.
f t g
La verdad no puede apartarse de la naturaleza humana. Si lo que consideramos verdad se aparta de la naturaleza humana, entonces no puede ser verdad.
f t g
Cuando las familias individuales han aprendido la bondad, entonces la nación entera ha aprendido la cortesía.
f t g
Dejé de comer y de beber para meditar; es inútil: más vale aprender.
f t g
Pensar, sin aprender, es cansador y peligroso. Aprender, sin pensar, es vano.
f t g
Quien ha nacido en nuestros días y retorna a los modos de la antigüedad es un estúpido y labra su propia desgracia.
f t g
Yo no innovo, transmito: soy fiel, amo a la antigüedad.
f t g
Yo no imparto enseñanza al que no se esfuerza sinceramente en aprender.
f t g
Quien aprende, no por ello penetra hasta la verdad; quien penetra hasta la verdad, no por ello es capaz de afianzarla; quien la afianza, no por ello está en condiciones de sopesarla en cada circunstancia particular.
f t g
Sólo quien no repara la falta que ha cometido (no se enmienda) incurre de veras en falta.
f t g
El noble en la práctica se deja guiar por los «li» (costumbres).
f t g
¿Por qué, niños, no aprendéis las canciones? Las canciones sirven para elevarse, para atestiguar el propio valer, para aprender sociabilidad, para aprender a odiar, para servir en casa al padre y fuera de casa al soberano.
f t g
Si uno se sabe de memoria las trescientas piezas del cancionero, pero cuando se le encargan las funciones de gobierno no es capaz de desempeñar (el puesto), o mandado en calidad de enviado al extranjero no se sabe contestar por sí mismo, ¿de qué sirve tanta erudición?
f t g
Una posición eminente sin nobleza de carácter, culto sin veneración, prácticas funerarias sin sincero dolor: he aquí situaciones que no soporto.
f t g
El noble no se desentiende de sus semejantes.
f t g
Quizás otros acierten de entrada; lo que es yo, no acierto sino después de diez tentativas. Quizás otros acierten después de diez tentativas; yo, después de mil.
f t g
Mi doctrina toda se resume en una sola cosa: «tchung» (el medio); o, acaso, en una sola palabra: «shu» (igualdad, reciprocidad, amor al prójimo).
f t g
Cuando el corazón se agita, se ofrenda rutinariamente. Por eso, sólo el sabio es capaz de agotar el sentido de la ofrenda.
f t g
Quien ama a los hombres afianza a los hombres, pues él mismo desea ser afianzado; ayuda a los hombres a lograr éxito, pues él mismo desea lograr éxito.
f t g
Tener suficiente dominio de sí mismo para juzgar a los otros por comparación con nosotros mismos, y obrar en relación a ellos tal como desearíamos que obrasen con nosotros, a esto es a lo que puede llamarse doctrina de la humanidad; no hay nada más allá de esto.
f t g
Poseer capacidad y talentos, y aceptar la opinión de los que carecen de ellos; tener mucho y aceptar la opinión de los que no tienen nada; ser rico y comportarse como siendo pobre; estar lleno y parecer vacío y desprovisto de todo; dejarse ofender sin manifestar resentimiento; en otro tiempo tenía un amigo que se comportaba así en la vida.
f t g
Cuando uno no sabe aún lo que es la vida, ¿cómo podría conocer lo que es la muerte?
f t g
El noble promueve lo que tiene de hermoso el hombre, el vil lo que tiene de feo.
f t g
Todo le es perdonado a quien no se perdona nada a sí mismo.
f t g
Cuando el pueblo es tan numeroso, ¿qué puede hacerse en su bien? Hacerlo rico y feliz. Y cuando sea rico, ¿Qué más puede hacerse por él? Educarlo.
f t g
El que acepta sufrir, sufrirá la mitad de la vida; el que no acepta sufrir, sufrirá durante su vida entera.
f t g
Es posible lograr que el pueblo siga al hombre bueno, pero nunca se le podrá forzar a que le comprenda.
f t g
El hombre que no medita y obra con precipitación, no podrá evitar grandes fracasos.
f t g
Es hombre quien imponiéndose a su yo se somete a los «li» (costumbres), a la ley de las convenciones sociales.
f t g
El noble no expresa nunca su parecer sobre las cosas que no comprende. Busca la máxima precisión en sus palabras; esto es lo más importante.
f t g
Nada es más digna de admiración en un hombre noble que el saber aceptar e imitar las virtudes de los demás.
f t g
Cuando se emprenden guerras para conquistar nuevos territorios, los campos quedarán cubiertos por los cuerpos de las víctimas.
f t g
Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y tendida la mano.
f t g
El sendero recto no es seguido. Yo conozco la causa de ello. Los hombres instruidos lo rebasan; los ignorantes no lo alcanzan. Los hombres de virtud fuerte llegan más allá; los de virtud débil no llegan. El hombre de virtud auténtica persevera naturalmente en la práctica del medio igualmente alejado de los extremos.
f t g
No hay nada más patente que lo secreto, ni nada más tangible que lo recóndito; por eso, el noble debe ser cauteloso con respecto a lo que él sólo es para sí.
f t g
El que sabe mantener un porte digno aun cuando se halla entre sus amigos, conseguirá que sus más íntimos amigos sientan un gran respeto hacia él.
f t g
No puede ser calificado de noble quien desconoce la voluntad del cielo, no puede estar asentado sobre una base firme quien ignora las leyes de las conveniencias («li»); no puede conocer a los hombres quien no entiende de las palabras de ellos.
f t g
La medida y el medio son la culminación de la naturaleza humana. El estado en el cual aún no se manifiesta la esperanza, ni la ira, ni la tristeza, ni la alegría, se llama el medio. El estado en el cual ellas se manifiestan pero aciertan el ritmo justo se llama la armonía.
f t g
Hacer verdaderos los pensamientos significa no engañarse a sí mismo.
f t g
Lo único que yo ambiciono y deseo es no caer en la necesidad de vanagloriarme por mis virtudes y por mi inteligencia, y no pregonar mis buenas acciones.
f t g
Si el príncipe es justo, nadie será injusto; si el príncipe es bondadoso, nadie será cruel.
f t g
Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hemano complaciente.
f t g
El noble ante nada en el mundo adopta una actitud cerrada en favor o en contra. Se adhiere únicamente a lo justo. Está para todos y es imparcial. Ante lo que no entiende suspende el juicio. Se caracteriza por firmeza de carácter, pero no por obstinación. Es tratable, pero sin intimar. Es seguro de sí, pero no porfiado.
f t g
Cuando tenía quince años, estaba empeñado en aprender; a los treinta, contaba con una base firme; a los cuarenta, ya no tenía dudas de nada; a los cincuenta, conocía la ley del cielo; a los sesenta, tenía los oídos bien abiertos; a los setenta, era capaz de satisfacer los deseos de mi corazón sin excederme.
f t g
Un pueblo sólo puede ser guiado por costumbres, no por saber.
f t g
Cuando uno examina su propia interioridad y comprueba que no hay en ella nada malo, ¿por qué habría de ser triste, qué tiene que temer?
f t g
Los defectos y faltas de los hombres dan a conocer su verdadera valía. Si examinamos con atención las faltas de un hombre, llegaremos a conocer si su bondad es sincera o fingida.
f t g
El medio más eficaz para combatir nuestros vicios y malas inclinaciones consiste en no combatir los vicios y malas inclinaciones de los demás antes de haber eliminado los propios.
f t g
Quien tiene la íntima substancia, también tiene las palabras; quien tiene palabras, no siempre tiene también la íntima substancia.
f t g
Cuando empecé a tratar con los hombres, escuchaba sus palabras y confiaba en que sus acciones se ajustarían a las mismas. Ahora, al tratar con los hombres, escucho sus palabras y al propio tiempo observo sus acciones.
f t g

Otros autores