1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. D. H. Lawrence

Frases de D. H. Lawrence

Frases de D. H. Lawrence

Escritor inglés. Muy destacado en el género de las novelas y los cuentos, pero también tuvo se faceta dentro de las obras de teatro, los libros de viaje y la critica literaria. Fuerte critico de la modernidad y de los efectos que la misma tenia sobre sus pares en la sociedad inglesa de 1885, un periodo de intensa industrialización y asinamiento.

El orgullo es una forma de egoísmo.
f t g
Tenemos que vivir, no importa cuántos cielos hayan caído.
f t g
Pero mejor morir que vivir mecánicamente una vida que es una repetición de repeticiones.
f t g
El mundo esté lleno de esos seres incompletos que andan en dos pies y degradan el único misterio que les queda: el sexo.
f t g
La vida no es aceptable a no ser que el cuerpo y el espíritu vivan en buena armonía, si no hay un equilibrio natural entre ellos y si no experimentan un respeto natural el uno por el otro.
f t g
Alguien puede salir de la masa, pero esto no cambia nada; así que eso debemos tener en cuenta socialmente: las masas serán siempre las masas.
f t g
La ley del mundo es aprovecharse de los otros, si no queremos que los otros se aprovechen de nosotros.
f t g
La vida interior necesita una casa confortable y una buena cocina.
f t g
Yo soy parte del sol, como mis ojos son parte de mi. mis pies saben perfectamente que yo soy parte de la tierra;y mi sangre es parte de la mar.no hay ninguna parte de mi que exista por su cuenta, excepto, quizás, mi mente; pero en realidad mi mente no es mas que un fulgor del sol sobre las superficies de las aguas.
f t g
¡Es inútil! ¡es inútil intentar liberarse de la propia soledad! Hay que aguantarla toda la vida. Aunque a veces, sólo a veces, el vacío se llene!
f t g
El dinero y el mal llamado amor constituyen las dos grandes manias sociales. El dinero mucha más.
f t g
Pero así son los hombres. Ingratos y siempre insatisfechos. Cuando los rechazan, odian porque los rechazan, y cuando se cede, odian también por alguna otra razón. O sin razón alguna
f t g
La pornografía es el intento de insultar al sexo, de ensuciarlo
f t g
Las personas son como los animales. También necesitan ser acariciadas.
f t g
Todos los redentores y fundadores de religiones no han hecho, a fin de cuentas, más que cortar los lazos que nos unen a la vida.
f t g
La educación nos inculca desde el nacimiento un repertorio de emociones ya hechas: no sólo lo que nos es permitido o no sentir, sino cómo se han de sentir las pocas emociones que nos son permitidas.
f t g
Le gustaba el recuerdo de la sensación de la carne de aquel hombre tocando la suya, incluso de la pegajosidad de su piel en la suya. en cierto sentido era una sensación sagrada
f t g
El mundo está lleno de esos seres incompletos que andan en dos pies y degradan el unico misterio que les queda: El sexo.
f t g
Construye pues el barco de la muerte ya que debes emprender el más largo viaje, el del olvido.
f t g
La sexualidad y un cóctel. Duran el mismo tiempo, producen el mismo efecto, y vienen a significar lo mismo
f t g
La nuestra es esencialmente una era trágica, así que nos rehusamos a considerarla trágicamente.
f t g
Lo que la pornografía es para un hombre para otro es risa del genio
f t g
La vida no se deja conmover por la compasión, prosigue su camino a pesar de los gritos de angustia o de odio
f t g
-Sí, la gente finge tener emociones cuando, en realidad, nada siente. Creo que ser romántico consiste en eso.
f t g
El mundo moderno, al dar rienda suelta a la emoción sólo ha conseguido vulgarizarla. Lo que necesitamos es el dominio clásico.
f t g
Lo que los ojos no ven y la mente no conoce, no existe
f t g
En materia sexual el espíritu está retrasado respecto a los actos físicos.
f t g
Yo creo que lo más cerca que estuve del amor perfecto fue con un joven minero cuando tenía cerca de 16 años.
f t g
La vida sólo es soportable cuando el cuerpo y el alma viven en perfecta armonía, existe un equilibrio natural entre ambos y se respetan recíprocamente.
f t g
Me gustaría saber por qué casi todo hombre que se aproxima a la grandeza tiende a la homosexualidad, más allá de que lo admita o no.
f t g

Otros autores