1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. El Principito

Frases de El Principito

Frases de El Principito

La obra más famosa del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry. Es el libro frances más leído y traducido de todos los tiempos. La historia trata de un personaje que es príncipe de un pequeño mundo y que en soledad se ve invadido por muchas reflexiones como también personajes intrépidos e interesantes.

Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digiere un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas mayores pudieran comprender. Siempre estas personas tienen necesidad de explicaciones.
f t g
Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones.
f t g
Viví mucho con personas mayores y las he conocido muy de cerca; pero esto no ha mejorado demasiado mi opinión sobre ellas.
f t g
El principito, que me hacía muchas preguntas, jamás parecía oír las mías.
f t g
Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.
f t g
Es muy triste olvidar a un amigo. No todos han tenido un amigo.
f t g
Es una cuestión de disciplina, me decía más tarde el principito. Cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta. Hay que dedicarse regularmente a arrancar los baobabs, cuando se les distingue de los rosales, a los cuales se parecen mucho cuando son pequeñitos. Es un trabajo muy fastidioso pero muy fácil.
f t g
Conozco un planeta donde vive un señor muy colorado, que nunca ha olido una flor, ni ha mirado una estrella y que jamás ha querido a nadie. En toda su vida no ha hecho más que sumas. Y todo el día se lo pasa repitiendo como tú: “¡Yo soy un hombre serio, yo soy un hombre serio!”… Al parecer esto le llena de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!
f t g
Yo no debía hacerle caso nunca hay que hacer caso a las flores, basta con mirarlas y olerlas. Mi flor embalsamaba el planeta, pero yo no sabía gozar con eso.
f t g
Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.
f t g
Nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que no conocemos ha comido, o no, a una rosa.
f t g
Será necesario que soporte dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas; creo que son muy hermosas. Si no ¿quién vendrá a visitarme? Tú estarás muy lejos. En cuanto a las fieras, no las temo: yo tengo mis garras.
f t g
Yo puedo juzgarme a mí mismo en cualquier parte y no tengo necesidad de vivir aquí.
f t g
Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores.
f t g
¡Bueno! Te admiro —dijo el principito encogiéndose de hombros—, pero ¿para qué te sirve?
f t g
Bebo para olvidar que soy un borracho.
f t g
Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer.
f t g
Te miraré de reojo y tu no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos.
f t g

Otros autores