1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Emily Dickinson

Frases de Emily Dickinson

Frases de Emily Dickinson

Escritora, poetisa estadounidense. Es considerada uno de los referentes más grandes del género dentro de su país. También es mundial-mente reconocida. Paso gran parte de su vida recluida en la casa de su padre y toda su increíblemente basta obra fue conocida y publicada después de su muerte.

Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.
f t g
La esperanza es esa cosa con plumas que se posa en el alma y canta sin parar.
f t g
Si consigo impedir que un corazón se rompa, no habré vivido en vano.
f t g
El éxito les parece lo más dulce a aquellos que no alcanzaron el éxito.
f t g
Todo lo que sabemos del amor es que el amor es todo lo que hay.
f t g
¿Cambiar? Cuando lo hagan las colinas.
f t g
La buena suerte no es casual, es producto del trabajo; así la sonrisa de la fortuna tiene que ganarse a pulso.
f t g
Si puedo evitar que un corazón sufra, no viviré en vano; si puedo aliviar el dolor en una vida, o sanar una herida o ayudar a un petirrojo desmayado a encontrar su nido, no viviré en vano.
f t g
Si leo un libro y hace que mi cuerpo entero se sienta tan frío que no hay fuego que lo pueda calentar, sé que eso es poesía. Si físicamente me siento como si me levantasen la tapa de los sesos, sé que eso es poesía. Esta es la única manera que tengo de saberlo. ¿Hay alguna otra?
f t g
El cerebro es más grande que el cielo si los pones uno junto al otro el primero contiene al segundo y sin dificultad te incluye a ti también.
f t g
El hecho de que sea irrepetible es lo que hace tan dulce la vida.
f t g
De las almas creadas supe escoger la mía. Cuando parta el espíritu y se apague la vida, y sean hoy y ayer como fuego y ceniza, y acabe de la carne la tragedia mezquina, y hacia la Altura vuelvan todos la frente viva, y se rasgue la bruma... Yo diré: Ved la chispa y el luminoso átomo que preferí a la arcilla.
f t g
Mi vida ha sido demasiado sencilla y austera como para turbar a nadie.
f t g
La verdad es algo tan infrecuente que es preciso decirla.
f t g
La idea de que algún día miremos hacia abajo, y veamos los pasos torcidos que hemos dado, desde un lugar más seguro, debe ser algo precioso.
f t g
El dolor que merece la pena no se va tan rápido.
f t g
Las candilejas no pueden mejorar la tumba, sólo la inmortalidad.
f t g
Cuando frecuentaba el bosque de pequeña, me decían que una serpiente podría picarme, que podría coger una flor venenosa o que los duendes me podrían raptar, pero continué yendo y no encontré sino ángeles, mucho más tímidos ante mí de lo que yo pudiera sentirme ante ellos.
f t g
Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie.
f t g
Uno aprende, cuando se hace viejo, que ninguna ficción puede ser tan extraña ni parecer tan improbable, como lo sería la simple verdad.
f t g
Naturaleza no es lo que vemos, la montaña, el poniente, la ardilla, el eclipse, el abejorro, no, naturaleza es el cielo, naturaleza es lo que oímos, el bobolink, el mar, el trueno, el grillo, no, naturaleza es la armonía, naturaleza es lo que sabemos, no tenemos arte para decirlo, tan impotente es nuestra sabiduría para tanta simplicidad.
f t g
Si tengo la sensación física de que me levantan la tapa de los sesos, sé que eso es poesía.
f t g
El éxito les parece lo más dulce a aquellos que no alcanzaron el éxito.
f t g
Todo lo que sabemos del amor es que el amor es todo lo que hay.
f t g
La gratitud es el único secreto que no puede revelarse por sí mismo
f t g
¿Cambiar? Cuando lo hagan las colinas.
f t g
Todo mi patrimonio son mis amigos
f t g
No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas.
f t g
Lo que nunca volverá otra vez, es lo que hace la vida tan dulce.
f t g
Triste puedo estar solo; para estar alegre necesito compañía.
f t g
Ninguna otra fragata nos lleva a todas partes como el libro.
f t g
El hoy hace que el ayer signifique.
f t g
Morir sin morir y vivir sin la vida, es el más arduo milagro propuesto por la fe.
f t g
El corazón sigue sollozando en su sueño.
f t g
La vida es una muerte que prolongamos; la muerte es el gozne de la vida.
f t g
La vida es para dos. Nunca para un comité.
f t g
El temor, como el morirse, dilata la confianza o la impone.
f t g
Nunca intenté levantar las palabras que no puedo sostener.
f t g
No recibo cartas de los muertos, y sin embargo, cada día los quiero más.
f t g
Un hoyuelo en la tumba convierte esa feroz habitación en un hogar
f t g
Para un emigrante, es país es ocioso a no ser que sea el suyo propio.
f t g
No ha sucedido nada sino la soledad, acaso demasiado cotidiana como para relatarla.
f t g
El amor de Dios puede ser enseñado para que no parezcamos osos.
f t g
El Cielo ronda tenazmente a aquellos que lo encuentran aquí abajo, y los arrebata.
f t g
Vivir es tan asombroso que apenas deja espacio para otras ocupaciones, aunque los Amigos son, si cabe, un acontecimiento más hermoso.
f t g
Su pensamiento es tan solemne y cautivador que le deja a uno más fuerte y más débil también, a Sanción de la Dicha.
f t g
Cada día la vida parece más poderosa, y puesto que tenemos el poder de existir, más asombrosa.
f t g
El genio es la ignición del cariño no del intelecto, como se supone la exaltación de la devoción, y en proporción a nuestra capacidad para eso, es nuestra experiencia del genio.
f t g
Ya te quieren. Sé simplemente la doncella que eres para mí y te querrán más.
f t g
Sólo sabemos toda nuestra altura si alguien le dice a nuestro ser: ¡Levanta! Y entonces, fiel consigo, se agiganta hasta llegar al cielo su estatura.
f t g
Una carta la siento siempre como la inmortalidad, porque es la mente sola sin el amigo corporal. Deudores en nuestra conversación de la actitud y del acento, parece que hay un poder espectral en el pensamiento que camina solo.
f t g
Sueño con mi padre todas las noches, siempre un sueño diferente, y olvido lo que hago durante el día, preguntándome dónde estará. Sin nadie, continúo pensando. ¿Cómo puede ser eso?
f t g
Es cosa tan pequeña nuestro llanto; son tan pequeña cosa los suspiros... Sin embargo, por cosas tan pequeñas vosotros y nosotras nos morirnos.
f t g
Madre estaba hermosa cuando murió. Los serafines son artistas solemnes. La iluminación que no viene sino una sola vez, se posó sobre sus facciones y parecía como esconder un cuadro al ponerla en la tumba.
f t g

Otros autores