1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Francisco de Quevedo

Frases de Francisco de Quevedo

Frases de Francisco de Quevedo

Escritor español del Siglo de Oro, especialmente conocido por su obra poética, pero que también se destaco en narraciones y en historias narrativas cercanas al drama. Ostentó varios títulos de nobleza, hasta su ingreso oficial en 1617.

Los que de corazón se quieren sólo con el corazón se hablan.
f t g
El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar a que le llamen.
f t g
La envidia va tan flaca y amarilla porque muerde y no come.
f t g
El que quiere de esta vida todas las cosas a su gusto, tendrá muchos disgustos.
f t g
Las palabras son como monedas, que una vale por muchas como muchas no valen por una.
f t g
El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor.
f t g
Nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar y no de vida y de costumbres.
f t g
Por nuestra codicia lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho.
f t g
Siempre se ha de conservar el temor, más jamás se debe mostrar.
f t g
El ánimo que piensa en lo que puede temer, empieza a temer en lo que puede pensar.
f t g
No hay amor sin temor de ofender o perder lo que se ama.
f t g
Sólo el que manda con amor es servido con fidelidad.
f t g
El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien.
f t g
El temor empieza toda sabiduría, y quien no tiene temor, no puede saber.
f t g
Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y la honra.
f t g
La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre cae de donde subió.
f t g
No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca.
f t g
Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.
f t g
Ruin arquitecto es la soberbia; los cimientos pone en lo alto y las tejas en los cimientos.
f t g
El consejo, bueno es; pero creo que es de las medicinas que menos se gastan y se gustan.
f t g
Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir.
f t g
Si quieres que te sigan las mujeres, ponte delante.
f t g
Lo mucho se vuelve poco con sólo desear otro poco más.
f t g
La hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política.
f t g
Ningún vencido tiene justicia si lo ha de juzgar su vencedor.
f t g
Si haces bien para que te lo agradezcan, mercader eres, no bienhechor; codicioso, no caritativo.
f t g
El mayor despeñadero, la confianza.
f t g
El amor es fe y no ciencia.
f t g
Donde hay poca justicia es un peligro tener razón.
f t g
Lo que en la juventud se aprende, toda la vida dura.
f t g
Todos deseamos llegar a viejos; y todos negamos que hemos llegado.
f t g
Vive sólo para ti si pudieres, pues sólo para ti si mueres, mueres.
f t g
Bien puede haber puñalada sin lisonja, mas pocas veces hay lisonja sin puñalada.
f t g
El general ha de ser considerado, y el soldado obediente.
f t g
El ocio es la pérdida del salario.
f t g
Muchos son los buenos, si se da crédito a los testigos; pocos, si se toma declaración a su conciencia.
f t g
Hay libros cortos que, para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga.
f t g
Apocarse es virtud, poder y humildad; dejarse apocar es vileza y delito.
f t g
Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla.
f t g
El consejo del escarmiento las más de las veces llega tarde.
f t g
Quien deja vivo al ofendido, ha de temer siempre a la venganza.
f t g
Virtud envidiada es dos veces virtud.
f t g
Ser tirano no es ser, sino dejar de ser, y hacer que dejen de ser todos.
f t g
La posesión de la salud es como la de la hacienda, que se goza gastándola, y si no se gasta, no se goza. 
f t g
Mejor se puede disculpar el que se muere de miedo, que el que de miedo se mata: porque allí obra sin culpa la naturaleza; y en éste, con delito y culpa, el discurso apocado y vil.
f t g
El rico come; el pobre se alimenta.
f t g
Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez.
f t g
El amor es la última filosofía de la tierra y del cielo.
f t g
La justicia es una constante y perpetúa voluntad de dar a cada uno lo que le toca.
f t g
En los más ilustres y gloriosos capitanes y emperadores del mundo, el estudio y la guerra han conservado la vecindad, y la arte militar se ha confederado con la lección. No ha desdeñado en tales ánimos la espada a la pluma. Docto símbolo de esta verdad es la saeta: con la pluma vuela el hierro que ha de herir.
f t g
Matan los médicos y viven de matar, y la queja cae sobre la dolencia.
f t g
Poderoso caballero es Don Dinero.
f t g
No es dichoso aquél a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada.
f t g
No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa.
f t g
Ninguna cosa despierta tanto el bullicio del pueblo como la novedad.
f t g
La adulación, bajeza del que adula; engaño del adulado y aún bajeza de los dos; porque su bajeza muestra el que gusta de su adulación, que no se fía en el valor de sus méritos.
f t g
El exceso es el veneno de la razón.
f t g
No vive el que no vive seguro.
f t g
Muchos vencimientos han ocasionado la consideración, y muchas victorias ha dado la temeridad.
f t g
La astrología es una ciencia que tienen por golosina los cobardes, sin otro fundamento que el crédito de los supersticiosos. Es un falso testimonio que los hombres mal ocupados levantan a las estrellas.
f t g
Una sola piedra puede desmoronar un edificio.
f t g
No se ganan los hombres con favores sin obras.
f t g
Bien acierta quien sospecha que siempre yerra.
f t g
Matarse por no morir es ser igualmente necio y cobarde.
f t g
El amor a la patria siempre daña a la persona.
f t g
Conviene vivir considerando que se ha de morir; la muerte siempre es buena; parece mala a veces porque es malo a veces el que muere.
f t g
La guerra es de por vida en los hombres, porque es guerra la vida, y vivir y militar es una misma cosa.
f t g
Es la vida un dolor en que se empieza el de la muerte, que dura mientras dura ella.
f t g
El avaro visita su tesoro por traerle a la memoria que es su dueño, carcelero de su moneda.
f t g
El amigo interesado mira a su amor propio; el verdadero, sólo al bien del amigo.
f t g
Los fumadores de tabaco comienzan, desde aquí abajo, su noviciado para el infierno, donde se necesita estar muy acostumbrado al humo
f t g
El que parece sabio entre los tontos parece tonto entre los sabios
f t g
Creyendo lo peor, casi siempre se acierta.
f t g
Mira que eres el que ha poco no fuiste y el que siendo eres poco y el que de aquí a poco no serás; verás como tu vanidad se castiga y se da por vencida.
f t g
Muchos son limpios de manos porque se lavan, no porque no roban.
f t g
No hay cosa que más avive el amor que el temor de perder al ser amado.
f t g
Todos anhelamos llegar a viejos y todos hemos negado que ya hemos llegado.
f t g
La paciencia es virtud vencedora. La impaciencia es vicio del demonio.
f t g
En sujetos enfermizos nunca los males huyen, sino anídanse
f t g
Cuando el avaro dice: tengo un tesoro, el preso dice: tenga una cárcel.
f t g
Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad es-coja.
f t g
Lo más seguro es no ponerse en peligro.
f t g
No conviene mostrar la verdad desnuda, sino en camisa
f t g
No hay cuestión ni pesadumbre que sepa amigo, nadar; todas se ahogan en vino, todas se atascan de pan.
f t g
Bien sé a cuántos contradigo, y reconozco los que se han de armar contra mí; mas no fuera yo español si no buscara peligros, despreciándolos antes para vencerlos después.
f t g
El árbol de la vida es la comunicación con los amigos; el fruto, el descanso y la confianza en ellos.
f t g
Los verdaderos grandes son los de ánimo grande.
f t g
Cuando decimos que todo tiempo pasado fue mejor, condenamos el porvenir sin conocerlo
f t g
Nunca el justo se halla solo, porque siempre tiene a Dios presente.
f t g
Debemos aborrecer los vicios, no las personas.
f t g
La palabra de Dios abre los ojos a los ciegos.
f t g
Mala cosa cuando en el ánimo se representa la temeridad con rostro de valentía, y la cordura con rostro de cobardía.
f t g
Donde hay poca justicia es grave tener razón.
f t g
Si te pide el pobre, no digas que le diste, sino que le pagaste, que el pobre que pide al rico lo que le falta y a él le sobra, mandamiento trae, a cobrar viene.
f t g
Dijo la rana al mosquito desde una tinaja: más quiero morir en el vino que vivir en el agua...
f t g
En tanto en Cataluña quedase un solo catalán, y piedras en los campos desiertos, hemos de tener enemigos y guerra.
f t g
...En besos, no en razones.
f t g
Haces lo que padeces y te imitas
f t g
Muchos son buenos si se da crédito a los testigos; pocos si se toma declaración a su conciencia.
f t g
No hace la codicia que suceda lo que queremos, ni el temor que no suceda lo que recelamos.
f t g
No hay verdadero amor donde hay alguna sospecha.
f t g
No es menos ofensiva arma la caricia en las mujeres, que la espada en los hombres.
f t g
No quieres inmortalidad porque lo dudas, sino porque la temes
f t g
Pocos oyen murmurar de otro, que no les parezca poco lo que oyen y verdad lo que creen
f t g
Poderoso caballero don Dinero
f t g
Quien no ama con todos sus cinco sentidos a una mujer hermosa, no estima a la naturaleza su mayor cuidado y su mayor obra.
f t g
Ser tirano no es ser, es dejar de ser y hacer que dejen de ser todos.
f t g
Uno a uno, todos somos mortales; juntos, somos eternos.
f t g
Dichoso reino cuyo rey sabe llorar y enternecerse; se escandalicen los bravos, que el Rey de reyes sabemos que lloró y nos hizo venturosos en sus lágrimas y en sus dolores
f t g
El hombre va como los peones: de casilla en casilla sin poder atrapar a la dama.
f t g
Qué plaga, qué aburrimiento, qué tedio es tener que tratarse con ellas mayor tiempo que los breves instantes en que son buenas para el placer.
f t g
Para conservar la salud y cobrarla si se pierde, conviene alargar en todo y en todas maneras el uso del beber vino, por ser, con moderación, el mejor vehículo del alimento y la más eficaz medicina.
f t g

Otros autores