1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Friedrich Schiller

Frases de Friedrich Schiller

Frases de Friedrich Schiller

Poeta, dramaturgo, filósofo e historiador oriundo de Alemania. Principal exponente del teatro europeo junto al gran Goethe con quién también comparte la misma nacionalidad. Con una serie interminable de poemas que se relatan como baladas muchos con su propia música.

No existe la casualidad, y lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas.
f t g
Créeme, en tu corazón brilla la estrella de tu destino.
f t g
Si quieres conocerte, observa la conducta de los demás. Si quieres comprender a los demás, mira en tu propio corazón.
f t g
La diversión es como un seguro, cuanto más viejo eres más te cuesta.
f t g
Cuanto más alto coloque el hombre su meta, tanto más crecerá.
f t g
A todos pertenece lo que piensas; tuyo es sólo lo que sientes: si quieres hacerlo tuyo, siente a ese Dios en el que piensas.
f t g
Sólo la fantasía permanece siempre joven; lo que no ha ocurrido jamás no envejece nunca.
f t g
No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.
f t g
El encanto de la belleza estriba en su misterio; si deshacemos la trama sutil que enlaza sus elementos, se evapora toda la esencia.
f t g
Haciendo el bien nutrimos la planta divina de la humanidad; formando la belleza, esparcimos las semillas de lo divino.
f t g
No existe ningún hombre que si puede ganar el máximo se conforme con el mínimo.
f t g
Hambre y amor mantienen cohesionada la fábrica del mundo.
f t g
Quien vive entre los deleites y los vicios ha de expiarlos luego con la humillación y la miseria.
f t g
En lo que parecemos, todos tenemos un juez; en lo que somos, nadie nos juzga.
f t g
La libertad existe tan sólo en la tierra de los sueños.
f t g
Sólo conoce el amor quien ama sin esperanza.
f t g
Una memoria ejercitada es guía más valiosa que el genio y la sensibilidad.
f t g
¿Qué es la mayoría? La mayoría es un absurdo: la inteligencia ha sido siempre de los pocos.
f t g
La palabra es libre; la acción muda; la obediencia ciega.
f t g
Hablar con mucha cortesía a veces conquista y otras empalaga.
f t g
Solamente cuando madura cae el fruto de la fortuna.
f t g
El amor es la única cosa de este mundo que no quiere más comprador que a sí mismo.
f t g
El tiempo es el ángel del hombre.
f t g
Es muy dulce ver llegar la muerte mecido por las plegarias de un hijo.
f t g
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano
f t g
Los votos deberían pesarse, no contarse.
f t g
Las mujeres tienen ojos de lince para ver las debilidades de las mujeres.
f t g
Su norma era: vive y deja vivir.
f t g
Que tu sabiduría sea la sabiduría de las canas, pero que tu corazón sea el corazón de la infancia candorosa.
f t g
Todo lo nuevo, incluso la felicidad, causa espanto.
f t g
Todo verdadero genio está obligado a ser ingenuo
f t g
He disfrutado de la felicidad que puede proporcionar el mundo : he amado.
f t g
La libertad sólo existe en el mundo de los sueños.
f t g
Los frutos del destino caen por su propio peso, cuando están maduros.
f t g
Solamente aquellos que tengan la paciencia de hacer a la perfección lo trivial, podrán adquirir el hábito de ejecutar lo difícil con facilidad.
f t g
No tengáis miedo del hombre libre: temed al esclavo, si llega a romper sus cadenas.
f t g
La fantasía es una perpetua primavera
f t g
A través de las edades, el éxito ha sido de aquellos que perciben las necesidades públicas y saben satisfacerlas
f t g
No le resta al hombre sino elegir con temor entre la felicidad sensual y una paz espiritual
f t g
La armonía de las almas no depende del parentesco de los cuerpos
f t g
Aquel que es demasiado precavido realiza muy poco en la vida.
f t g
La verdad es para el sabio; la belleza, para el corazón sensible.
f t g
¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador? Búscalo sobre la bóveda estrellada. Allí, sobre las estrellas, debe vivir.
f t g
Vivir quiere decir soñar; ser sabio significa soñar apaciblemente.
f t g
La excesiva libertad es base de muchos errores, y la senda del deber, mientras más estrecha, más segura
f t g
En las grandes adversidades toda alma noble aprende a conocerse mejor.
f t g
Es la voluntad, la que hace al hombre grande o pequeño.
f t g
¡Oh celos! La más grande de las bagatelas.
f t g
Solamente conoce el amor quien ama sin esperanza.
f t g
La armonía de las armas no depende del parentesco de los cuerpos.
f t g
El hombre sólo juega cuando es libre en el pleno sentido de la palabra y sólo es plenamente hombre cuando juega (Cartas sobre la educación estética del hombre (1795))
f t g
Tu hechizo vuelve a unir lo que el mundo había separado, todos los hombres se vuelven hermanos allí donde se posa tu ala suave.
f t g
Hay que distinguir al hombre de su cargo.
f t g
No es la vida el más grande de los bienes, y el mayor de los males es la culpa.
f t g
Nada existe en el mundo que sea insignificante.
f t g
El hombre crece junto con sus grandes fines
f t g
El reloj no marca nunca las horas para los dichosos
f t g
Siempre el hombre quiere, por lo general, lo justo; pero en lo personal es egoísta.
f t g
Temible es siempre el temor de la fuerza aun fundada en el derecho.
f t g
El día sigue a la noche cerrada, y cuando viene el tiempo, maduran hasta los más tardíos frutos
f t g
El arte es difícil, transitoria su recompensa.
f t g
La lámpara del genio se extingue más rápido que la lámpara de la vida.
f t g
Los votos se deben pesar y no contar.
f t g
La Doncella está cerca de vosotros; ella no puede, como antaño, llevar ante vosotros la bandera, pesadas cadenas la retienen; pero su alma, libre, se lanza fuera de la prisión en alas de vuestro canto guerrero.
f t g
El vino no inventa nada. Sólo hace charlar sobre ello.
f t g
Nada en el mundo es insignificante.
f t g

Otros autores