1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Gabriela Mistral

Frases de Gabriela Mistral

Frases de Gabriela Mistral

Diplomática y feminista chilena reconocida mundial-mente por sus conferencias y reclamos acerca del rol de la mujer en las sociedades patriarcales y la defensa del género femenino ante enormes injusticias cometidas en el mundo. También es reconocida como una de las principales figuras de la literatura latinoamericana.

La educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios.
f t g
Hay sonrisas que no son de felicidad, sino de un modo de llorar con bondad.
f t g
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino.
f t g
La experiencia es como un billete de lotería comprado después del sorteo. No creo en ella.
f t g
En vano se echa la red ante los ojos de los que tienen alas.
f t g
Muchas de las cosas que nosotros necesitamos pueden esperar, los niños no pueden, ahora es el momento, sus huesos están en formación, su sangre también lo está y sus sentidos se están desarrollando, a él nosotros no podemos contestarle mañana, su nombre es hoy
f t g
Recordar un buen momento es sentirse feliz de nuevo
f t g
El futuro de los niños es siempre hoy. Mañana será tarde.
f t g
Hay besos que pronuncian por sí solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada hay besos que se dan con la memoria
f t g
Lo que el alma hace por su cuerpo es lo que el artista hace por su pueblo.
f t g
Decir amistad es decir entendimiento cabal, confianza rápida y larga memoria; es decir, fidelidad.
f t g
Un bello paisaje, una hermosa jornada, un libro selecto... ¿Qué más necesitáis para ser felices? El sol resplandece por dentro
f t g
Tengo un día. Si lo sé aprovechar, tengo un tesoro
f t g
Existe la inmensa alegria de vivir y de ser justos, pero ante todo existe la inmensa alegria de servir
f t g
La Biblia es para mí el libro. No veo cómo puede alguien vivir sin ella.
f t g
Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca
f t g
Dame la mano y danzaremos; dame la mano y me amarás. Como una sola flor seremos, como una flor, y nada más
f t g
Vuélveme tu suspiro, y subiré y bajaré de tu pecho, me enredaré en tu corazón, saldré al aire para volver a entrar. Y estaré en este juego toda la vida
f t g
Yo te miro, yo te miro sin cansarme de mirar y que lindo niño veo a tus ojos asomar
f t g
El mismo verso cantaremos, al mismo paso bailarás. Como una espiga ondularemos, como una espiga, y nada más
f t g
Te espero sin plazo ni tiempo. No temas noche, neblina ni aguacero. Acude con sendero o sin sendero. Llámame a donde tú eres, alma mía, y marcha recto hacia mí, compañero
f t g
No digas lo que piensas pero piensa lo que dices.
f t g
Creo en mi corazón, el que yo exprimo para teñir el lienzo de la vida
f t g
Los tiempos felices en la humanidad son las páginas vacías de la historia
f t g
Los días más felices son aquellos que nos hacen sabios
f t g
Quiero volver a tierras niñas; llévenme a un blando país de aguas. En grandes pastos envejezca y haga al río fábula y fábula
f t g
Nosotros somos culpables de muchos errores y muchas faltas, pero nuestro peor crimen es el abandono de los niños negándoles la fuente de la vida
f t g
Las cosas de la vida siguen su rumbo pero no te dejes llevar por su destino
f t g
Tener patria es un regalo al que tarde en tarde hay que corresponder.
f t g
Escóndeme que el mundo no me adivine. Escóndeme como el tronco su resina, y que yo te perfume en la sombra, como la gota de goma, y que te suavice con ella, y los demás no sepan de dónde viene tu dulzura
f t g
¡Ay, qué amante es la rosa y qué amada la espina!
f t g
Te llamas Rosa y yo Esperanza, pero tu nombre olvidarás, porque seremos una danza en la colina y nada más
f t g
No hay arte ateo. Aunque no ames al creador, lo afirmarás creando a su semejanza
f t g
Yo que todo lo he perdido ahora tiemblo hasta al dormir. No resbales de mi brazo: ¡duérmete apegado a mí!
f t g
Hay besos que en los labios dejan huellas como un campo de sol entre dos hielos
f t g
La guerra es para distraernos de lo bueno
f t g
Hay países que yo recuerdo como recuerdo mis infancias. Son países de mar o río, de pastales, de vegas y aguas
f t g
Doña Primavera viste que es primor, viste en limonero y en naranjo en flor
f t g
El mundo fue más hermoso desde que me hiciste aliada, cuando junto de un espino nos quedamos sin palabras ¡y el amor como el espino nos traspasó de fragancia!
f t g
El mundo cambia en un instante y nacemos en un dia.
f t g
Doña Primavera de aliento fecundo, se ríe de todas las penas del mundo
f t g
En costa lejana y en mar de Pasión, dijimos adioses sin decir adiós
f t g
Felices los que eligen, los que aceptan ser elegidos
f t g
Tu entraña fuese y sería quemada en marchas tuyas que nunca más oigo, ¡y en tu pasión que retumba en la noche, como demencia de mares solos!
f t g
Creo en mi corazón, siempre pero nunca vaciado
f t g
Creo en mi corazón, ramo de aromas que mi Señor como una fronda agita, perfumando de amor toda la vida y haciéndola bendita.
f t g

Otros autores