1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Gerardo Diego

Frases de Gerardo Diego

Frases de Gerardo Diego

Escritor, poeta español. Licenciado en las carreras de la filosofía y las letras, se destacan obras muy populares y conocidas como "Amazona", "La Sorpresa", "El Jándalo", "La fundación del querer". Durante el periodo de la Guerra Civil es más notorio encontrar en su obra textos políticos.

A la hora de la verdad, que es la de buscarse a sí mismo en lo objetivo, uno olvida todo y se dispone a no ser fiel más que a su propia sinceridad.
f t g
Como un guante famélico el día se me escapa de los dedos.
f t g
Amar es no pedir, es dar.
f t g
La guitarra es un pozo con viento en vez de agua.
f t g
Y tantas mariposas distraídas han fallecido en tu mirada que las estrellas ya no alumbran nada.
f t g
¿Quién ha entrado en el portal, en el portal de Belén, no por la puerta y el techo ni el aire del aire, quién?. Flor sobre impacto capullo, rocío sobre la flor. Nadie sabe cómo vino mi Niño, mi amor
f t g
Mis pensamientos son montes, mares, selvas, bloques de sal cegadora, flores lentas.
f t g
La poesía es el lenguaje incorruptible.
f t g
Yo no soy responsable de que me atraigan simultáneamente el campo y la ciudad, la tradición y el futuro; de que me encante el arte nuevo y me extasíe el antiguo; de que me vuelva loco la retórica hecha, y me torne más loco el capricho de volver a hacérmela -nueva- para mi uso personal e intransferible.
f t g
¿Quién ha entrado en el portal por el techo abierto y roto? ¿Quién ha entrado que así suena celeste alboroto? Una escala de oro y música, sostenidos y bemoles y ángeles con panderetas dorremifasoles
f t g
¿Quién ha entrado en el portal, en el portal de Belén? ¿Quién ha entrado por la puerta? ¿quién ha entrado, quién?. La noche, el frío, la escarcha y la espada de una estrella. Un varón, vara florida y una doncella
f t g
Querer ser libre es ser libre.
f t g
El poeta nunca ha ido a la universidad.
f t g
Levanta hacia mí tus ojos, tus ojos lentos, y ciérralos poco a poco conmigo dentro.
f t g
Mi oración es así. Tú estás en todo y todo en mí.
f t g
Amar amar y siempre amar haber amado haber de amar.
f t g
Dentro, en tus ojos, donde calla y duerme un palpitar de acuario submarino, quisiera, licor tenue al difumino, hundirme, decantarme, adormecerme.
f t g
Dibujada llevo en mi sangre y mi cuerpo cuerpo y sangre de mi patria.
f t g
Descansa, duérmete, sueña, no tengas miedo del mundo, que yo te velo.
f t g
Desesperadamente amar, amarte y volver a nacer para quererte.
f t g
¡Quién pudiera ser tu novio en un sueño eterno y dulce, blanco como las estrellas!
f t g
Así te quiero, en límites pequeños, aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa, y tu unidad después, luz de mis sueños.
f t g
A la brisa, a la abeja, a la hermosa el rosal puede dedicar la rosa.
f t g
Después de ver el cuadro la luna es más precisa y la vida más bella.
f t g
Mi poesía y las manzanas hacen la atmósfera más fina.
f t g
Si eres tú misma el rosal y las rosas, la noche de mi verso y sus estrellas, ¿a quién dedicaré este breve cielo, este arbusto, esta fuente, este desvelo?
f t g
Y por tus ojos la borrasca y la ventisca y el miedo a las hadas.
f t g
Era tu figura la flor de un nimbo de ensueño.
f t g
Nada hay como un suspiro intercalado y entre suspiro y suspiro la melodía ininterrumpida.
f t g

Otros autores