1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Giovanni Boccaccio

Frases de Giovanni Boccaccio

Frases de Giovanni Boccaccio

Escritor, humanista italiano. Es considerado el padre de la literatura en el idioma del italiano. Entre sus obras más destacadas, mencionamos títulos como "La caza de Diana", "El Filocolo", "El Filostrato", "La Teseida". En verdad es autor de una obra muy extensa, y cada relato es propio de un cuestiona-miento de la época.

Vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.
f t g
Meter mucho ruido a propósito de una ofensa recibida no disminuye el dolor, sino que acrecienta la vergüenza.
f t g
Los lazos de la amistad son más estrechos que los de la sangre y la familia.
f t g
En una bandada de blancas palomas, un cuervo negro añade más belleza incluso que el candor de un cisne.
f t g
Boca besada no pierde fortuna, es más renueva como la luna.
f t g
Haz lo que decimos y no hagas lo que hacemos.
f t g
Humana cosa es tener compasión de los afligidos; y esto, que en toda persona parece bien, debe máximamente exigirse a quienes hubieron menester consuelo y lo encontraron en los demás.
f t g
De todas las pasiones, el amor es la que más irrita y acrece cuando encuentra obstáculos
f t g
Cuando era joven leía casi siempre para aprender; hoy, a veces, leo para olvidar
f t g
Que la suerte te acompañe.
f t g
La chanza debe morder como una oveja y no como un perro.
f t g
Haz según decimos, y no según hacemos.
f t g
La mujer es voluble como hoja movida por el viento.
f t g
Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar.
f t g
Quiero saberlo todo. Y siempre me encuentro como antes, triste como la vida y resignado como la sabiduría.
f t g
Tanto me satisface mi hermosura que en otro amor jamás ni pensaré ni buscaré ternura.
f t g
Por lo cual, sucedía que, cuando la reina quería cabalgar, montaba con más gusto el palafrén cuidado por éste que por ningún otro; cuando eso ocurría, éste lo reputaba grandísimo favor y no se apartaba del estribo, teniéndose por feliz si podía tocarle las ropas.
f t g
Que por decir la verdad ni en la confesión ni en otro caso nunca se ha pecado...
f t g
No se escapa este bien cuando deseo, por sentir un consuelo, contemplarlo, pues mi placer secunda, y mi recreo de tan suave manera, que expresarlo no podría, ni podría experimentarlo ningún mortal jamás.
f t g
Temo a un solo enemigo que se llama, yo mismo.
f t g

Otros autores