1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Goethe

Frases de Goethe

Frases de Goethe

Poeta, escritor, literario y científico alemán que aporto con enorme esfuerzo a la fundación del romanticismo. Dejó una profunda huella en otros importantes artistas y pensadores de la época, y a todos aquellos que consideran al romanticismo como una verdadera revolución cultural. Su novela más destaca Wilhelm Meister fue traducida a numerosos idiomas en todas partes del mundo.

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.
f t g
Un hombre de noble corazón irá muy lejos, guiado por la palabra gentil de una mujer.
f t g
No podemos modelar a nuestros hijos según nuestros deseos, debemos estar con ellos y amarlos como Dios nos los ha entregado.
f t g
Si la mañana no nos desvela para nuevas alegrías y, si por la noche no nos queda ninguna esperanza, ¿es que vales la pena vestirse y desnudarse?
f t g
Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas, para recuperar a su amada.
f t g
La fidelidad es el esfuerzo de un alma noble para igualarse a otra más grande que ella.
f t g
El amor y el deseo son las alas del espíritu de las grandes hazañas.
f t g
Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.
f t g
Cierto que en el mundo de los hombres nada hay necesario, excepto el amor.
f t g
El hombre se cree siempre ser más de lo que es, y se estima menos de lo que vale.
f t g
La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma.
f t g
El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.
f t g
El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.
f t g
Cuando el hombre no se encuentra a sí mismo, no encuentra nada.
f t g
Lo peor que puede pasarle aun hombre es llegar a pensar mal de sí mismo.
f t g
Somos todos tan limitados, que creemos siempre tener razón.
f t g
La inteligencia y el sentido común se abren paso con pocos artificios.
f t g
Podrían engendrarse hijos educados si lo estuvieran los padres.
f t g
Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día.
f t g
Bueno es tener la alegría en casa y no haber menester de buscarla fuera.
f t g
Nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo.
f t g
Actuar es fácil, pensar es difícil; actuar según se piensa es aún más difícil.
f t g
A veces nuestro destino semeja un árbol frutal en invierno. ¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será.
f t g
Si los hombres, una vez que han hallado la verdad, no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho.
f t g
No nos hacemos libres por negarnos a aceptar nada superior a nosotros, sino por aceptar lo que está realmente por encima de nosotros.
f t g
Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar.
f t g
La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad.
f t g
Feliz el que reconoce a tiempo que sus deseos no van de acuerdo con sus facultades.
f t g
La juventud quiere mejor ser estimulada que instruida.
f t g
Los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán; los que de veras hacen algo no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen.
f t g
Muchos hombres no se equivocan jamás porque no se proponen nada razonable.
f t g
El hombre feliz es aquel que siendo rey o campesino, encuentra paz en su hogar.
f t g
El aburrimiento es una mala hierba, pero también una especia que hace digerir muchas cosas.
f t g
Nadie sabe lo que hace mientras actúa correctamente, pero de lo que está mal uno siempre es consciente.
f t g
Todo aquel que aspira al poder ya ha vendido su alma al diablo.
f t g
Nada hay más terrible que una ignorancia activa.
f t g
El mal está sólo en tu mente y no en lo externo. La mente pura siempre ve solamente lo bueno en cada cosa, pero la mala se encarga de inventar el mal.
f t g
Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.
f t g
La creencia no es el principio, sino el fin de todo conocimiento.
f t g
Si cada uno limpia su acera, la calle estará limpia.
f t g
Las ideas audaces son como piezas de ajedrez. Pueden ser vencidas, pero también pueden iniciar una partida victoriosa.
f t g
La venganza más cruel es el desprecio de toda venganza posible.
f t g
Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser.
f t g
Nunca se desprende uno de lo que le pertenece, aunque lo tire o lo regale.
f t g
La noche es la mitad de la vida y la mejor mitad.
f t g
El suicidio sólo debe mirarse como una debilidad del hombre, porque indudablemente es más fácil morir que soportar sin tregua una vida llena de amarguras.
f t g
Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer me sale al encuentro.
f t g
Si yo pinto a mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.
f t g
Se dice que las mujeres son vanidosas por naturaleza; es cierto, pero les queda bien y por eso mismo nos agradan más.
f t g
Yo amo a aquel que desea lo imposible.
f t g
Lo que no comprendemos no lo poseemos.
f t g
Todo se soporta en la vida, con excepción de muchos días de continua felicidad.
f t g
El amor es una cosa ideal; el matrimonio, una cosa real; la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune.
f t g
Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos sino para que se reconozca lo que sabía su autor.
f t g
El que quiera tener razón y habla solo, de seguro logrará su objetivo.
f t g
El talento se desarrolla en lugares tranquilos, el carácter en el tumultuoso curso de la vida.
f t g
No preguntemos si estamos plenamente de acuerdo, sino tan sólo si marchamos por el mismo camino.
f t g
Es un gran error creerse más de lo que uno es, o menos de lo que uno vale.
f t g
El comportamiento es un espejo en el que cada uno muestra su imagen.
f t g
La actividad es lo que hace feliz al hombre.
f t g
¡Como te pareces al agua, alma del hombre! ¡Como te pareces al viento, destino del hombre!
f t g
Lo que habéis heredado de vuestros padres, volvedlo a ganar a pulso o no será vuestro.
f t g
Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso.
f t g
Todo comienzo tiene su encanto.
f t g
¿Cuál es el mejor gobierno? El que nos enseña a gobernarnos a nosotros mismos.
f t g
El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo.
f t g
Una vida ociosa es una muerte anticipada.
f t g
Se tiende a poner palabras allí donde faltan las ideas.
f t g
Las palabras de aliento después de la censura son como el sol tras el aguacero.
f t g
Uno tiene que ser algo para poder hacer algo.
f t g
El niño es realista; el muchacho, idealista; el hombre, escéptico, y el viejo, místico.
f t g
¿Quién osó luchar con los dioses, y quién con el Único? Es hermoso ser un discípulo de Homero, aunque sea el último.
f t g
La multitud no envejece ni adquiere sabiduría: siempre permanece en la infancia.
f t g
Para conocer a la gente hay que ir a su casa.
f t g
Estar preocupado es ser inteligente, aunque de un modo pasivo. Sólo los tontos carecen de preocupaciones.
f t g
La ventaja se la lleva aquel que aprovecha el momento oportuno.
f t g
El espíritu humano avanza de continuo, pero siempre en espiral.
f t g
Asombro: lo más elevado a que puede llegar el hombre.
f t g
Cuando más desquiciada está la vida de la mente, más abandonada a sí misma queda la máquina de la materia.
f t g
No hablaríamos tanto en sociedad si nos diéramos cuenta del poco caso que hacen los demás de lo que decimos.
f t g
El hombre sordo a la voz de la poesía es un bárbaro.
f t g
Una vida inútil equivale a una muerte prematura.
f t g
Toda palabra dicha despierta una idea contraria.
f t g
La belleza es indivisible; el que ha llegado a poseerla, antes de compartirla prefiere anonadarla.
f t g
Todas las épocas decadentes son subjetivas y por contra todas las épocas de progreso son objetivas.
f t g
Las dificultades aumentan conforme se aproxima uno al fin.
f t g
Puedo prometer ser sincero, pero no imparcial.
f t g
Los genios son peligrosos para los talentos jóvenes, pues no hacen más que reproducirlos creyendo reproducirse a sí mismo.
f t g
Ni aún el genio más grande iría muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior.
f t g
Si se quisieran estudiar todas las leyes, no habría tiempo material de infringirlas.
f t g
Los sentimientos delicados que nos dan la vida yacen entumecidos en la mundanal confusión.
f t g
Al entrar en sociedad deben cogerse las llaves del corazón y meterlas en el bolsillo; los que las dejan en su sitio son estúpidos.
f t g
Hay quién porque golpea la pared con un martillo se cree clavar clavos.
f t g
Con el conocimiento se acrecientan las dudas.
f t g
Si no pretendiéramos saber todo con tanta exactitud puede que conociéramos mejor las cosas.
f t g
La existencia dividida por la razón deja siempre un resto.
f t g
A veces nuestro destino se asemeja a un árbol frutal en invierno. ¿Quién pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Mas esperamos que así sea, y sabemos que así será.
f t g
Lo más importante en este mundo, no es saber donde estás, sino hacia donde vas.
f t g
Una vida sin propósito es una muerte prematura.
f t g
Una mujer y un vaso de vino curan todo mal, y el que no bebe y no besa está peor que muerto.
f t g
Quien no conoce las lenguas extranjeras nada sabe de la suya propia.
f t g
Dinero perdido, pérdida ligera; honor perdido, pérdida considerable; coraje perdido, pérdida irreparable.
f t g
El que no sabe llevar su contabilidad por espacio de tres mil años se queda como un ignorante en la oscuridad y sólo vive al día.
f t g
No es prudente poner gran confianza en palabras pronunciadas en momentos de emoción.
f t g
No hay nada más espantoso que la ignorancia activa.
f t g
Todos los días deberíamos oír un poco de música, leer una buena poesía, contemplar un cuadro hermoso y si es posible, decir algunas palabras sensatas.
f t g
Nunca nos engañan, nos engañamos a nosotros mismos.
f t g
Dichoso aquél que recuerda con agrado a sus antepasados, que gustosamente habla de sus acciones y de su grandeza y que serenamente se alegra viéndose al final de tan hermosa fila.
f t g
Ambición y amor son las alas de las grandes acciones.
f t g
Sea lo que sea que puedas o sueñes que puedas, comiénzalo. El atrevimiento posee genio, poder y magia. Comiénzalo ahora.
f t g
Toda teoría es gris, querido amigo, y verde es el dorado árbol de la vida.
f t g
¿Conoces el país donde florecen los limoneros?
f t g
Un hombre y una mujer verdaderamente enamorados es el único espectáculo de este mundo digno de ofrecer a los dioses.
f t g
Aquellos que ven en cada desilusión un estímulo para mayores conquistas, ésos poseen el recto punto de vista para con la vida.
f t g
Amigo mío, todas las teorías son grises; solamente está lozano el árbol dorado de la vida.
f t g
Donde se pierde el interés, también se pierde la memoria.
f t g
La fe es amor a lo invisible, confianza en lo imposible, en lo inverosímil.
f t g
Donde arden lámparas hay manchas de aceite; donde arden velas, gotas de cera; únicamente la luz del Sol ilumina pura y sin mancha.
f t g
Con todas las fuerzas en contra, perseverar. Jamás doblegarse. Mostrarse fuerte atrae el auxilio de los dioses.
f t g
La maldad no necesita razones, le basta con un pretexto.
f t g
Nada contribuye más al hastío de la vida que un segundo amor.
f t g
Afortunadamente, el hombre sólo puede comprender un cierto grado de desgracia; más allá de este grado, la desgracia le aniquila o le deja indiferente.
f t g
Hay una diferencia entre vivir con alguien y vivir en el. Hay hombres en los que se puede vivir sin vivir con ellos, y viceversa. Unir ambas cosas solo les es dado al amor y la amistad mas puros.
f t g
Es gran virtud del hombre sereno oír todo lo que censuran contra él, para corregir lo que sea verdad y no alterarse por lo que sea mentira.
f t g
Los cementerios están llenos de hombres imprescindibles.
f t g
La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si no hubiesen sido dichas por otro.
f t g
Pensar es fácil; actuar, difícil; transformar los pensamientos en actos es lo más difícil.
f t g
Mi placer de crear era ilimitado. El talento productivo no me abandonó ni un instante durante algunos años; lo que se me ocurría durante el día y en estado de vela, se iba a menudo elaborando de noche, en ordenados sueños.
f t g
Nada hay en éste mundo más digno de lástima que un hombre irresoluto que oscila entre dos sentimientos.
f t g
Sólo nuestro corazón labra su felicidad o su desventura.
f t g
Beneficiadme con vuestras convicciones, si es que las tenéis; pero guardaos vuestras dudas, pues me bastan con las mías.
f t g
Un gran sacrificio resulta fácil; los que resultan difíciles son los continuos pequeños sacrificios.
f t g
Haz sólo lo que sea justo, lo demás vendrá por sí solo.
f t g
Cierto que en el mundo del hombre nada es necesario, excepto el amor.
f t g
Quien quiere el bien que lo practique.
f t g
Lo que puedas hacer o soñar, ponte a hacerlo. La osadía está llena de genialidad, poder y magia.
f t g
Nunca somos engañados; nos engañamos nosotros mismos.
f t g
Peligroso es el hombre que ya no tiene nada que perder.
f t g
Cuando oigo hablar de ideas liberales siempre me asombra ver como los hombres se entretienen tan a gusto con palabras hueras: ¡una idea no puede ser liberal! Deberá ser vigorosa, excelente y perfecta en sí misma para que cumpla con la divina misión de ser productiva. Menos aún podrá ser liberal un concepto, pues tiene una tarea totalmente distinta.
f t g
La arquitectura es una música congelada.
f t g
No hay espectáculo más terrible que la ignorancia en acción
f t g
Lo que puedas hacer o soñar, ponte a hacerlo. La osadía está llena de genilidad, poder y magia.
f t g
Ya sé que no somos ni podemos ser iguales, pero opino que quien juzga imprescindible distanciarse del así llamado populacho para mantener su respeto, es tan reprobable como el cobarde que se esconde del enemigo por temor a sucumbir.
f t g
Sólo es feliz y grande aquel que para llegar a ser algo no necesita ni mandar ni obedecer.
f t g
El que habla largamente, quitando la palabra a los demás y haciendo caso omiso a toda galantería, excita la oposición de los oyentes.
f t g
Cuando el corazón es bueno, todo puede corregirse.
f t g
Bueno es en verdad adquirir, pero es mucho mejor conservar.
f t g
El talento se educa en la calma, y el carácter en la tempestad.
f t g
¿Quién es el hombre inútil? El que no sabe mandar ni obedecer.
f t g
No basta con saber, también hay que aplicar. No basta con querer, también hay que actuar.
f t g
Quien soporta mis defectos es mi amo, aunque sea mi criado.
f t g
Si yo pinto mi perro exactamente como es, naturalmente tendré dos perros, pero no una obra de arte.
f t g
Sobre las rosas se puede filosofar, tratándose de patatas hay que comer.
f t g
Es el hombre un ser tan tenazmente contradictorio que no acepta imposición alguna en su provecho, y sí sufre cualquier coacción en su perjuicio.
f t g
Se ha pretendido que el mundo esté regido por números; todo lo que yo sé sobre esto es que los números dicen si un país está bien o mal gobernado.
f t g
Las personas deben hablar menos y dibujar más. Personalmente, me gustaría renunciar por completo del habla y, al igual que la naturaleza orgánica, comunicar todo lo que tengo que decir visualmente.
f t g
Alegría y amor son las alas para las grandes promesas.
f t g
Cuán insensato es el hombre que deja transcurrir el tiempo estérilmente.
f t g
El amor es el único juego que pierdes, simplemente por rehusarte a jugarlo.
f t g
Amo a los que sueñan con imposibles.
f t g
En cualquier ser siento al hombre, al dios, al gusano, al loco, al humano eternamente parecido a mí.
f t g
El verdadero hombre ama como a un verdadero hombre le corresponde. Dedica la mayor parte de su tiempo al trabajo, y al amor el tiempo que le sobra.
f t g
En mi opinión, los Evangelios son meticulosamente auténticos, pues en ellos se encuentra la reflexión eficaz de lo sublime que emana de la persona de Cristo; y eso es tan divino como lo más divino que ha aparecido en la Tierra.
f t g
En un momento dado de la vida, morimos sin que nos entierren. Se ha cumplido nuestro destino. El mundo está lleno de gente muerta, aunque ella lo ignore.
f t g
Gris es toda teoría, mi caro amigo, y verde el áureo árbol de la vida.
f t g
Hay que ser algo para hacer algo.
f t g
La felicidad nace de la moderación.
f t g
Hay quien cree contradecirnos cuando no hace más que repetir su opinión sin atender a la nuestra.
f t g
Vivimos en medio de fenómenos deducidos y no tenemos la menor idea de cómo acceder a la cuestión primordial.
f t g
La cobardía es la madre de la crueldad.
f t g
La actividad es la esencia de la felicidad del hombre.
f t g
La vejez no nos vuelve infantiles, como dicen, sino que nos encuentra todavía cual verdaderos niños.
f t g
No nos preguntamos qué derecho a gobernar tenemos: gobernamos. No nos preocupa saber si el pueblo tiene algún derecho al derrocarnos: procuramos tan sólo que no se sienta tentado a hacerlo.
f t g
De vez en cuando me encuentro con un joven en el que no desearia ver nada cambiado ni mejorado; sólo me preocupa que haya tantos perfectamente dispuestos a nadar con la corriente de su época...
f t g
El hombre que piensa yerra particularmente cuando pregunta por la causa y el efecto: ambos juntos forman el fenómeno indivisible. Quien sabe reconocer esto se halla en el buen camino hacia la acción, el actuar.
f t g
Los hombres de carácter suelen convertir en ley las flaquezas. Hay gente con conocimiento del mundo que ha dicho: La sagacidad tras la que se oculta el miedo resulta invencible. Los hombres débiles tienen a menudo ideas revolucionarias; piensan que estarían bien si nadie los gobernase, y no sienten que son incapaces de gobernarse a sí mismos y a los demás.
f t g
El alemán posee libertad de opinión, por eso no advierte cuando le faltan la libertad de gusto y la de espíritu.
f t g
El verdadero alemán se distingue por su cultura plural y su unidad de carácter.
f t g
Resulta dificil hacer frente a los errores de la época: si los combatimos, nos quedamos solos; si cedemos ante ellos, no conseguimos ni honor ni alegría.
f t g
Entre todos los pueblos, fueron los griegos quienes más bellamente soñaron el sueño de la vida.
f t g
Las hipótesis son andamios que se colocan ante el edificio y se quitan al término de las obras. Son imprescindibles para el albañil, que sin embargo no debe tomar el andamio por el edificio.
f t g
El hombre dado a lo sensible se rie a menudo cuando no hay de qué reírse. Su bienestar interior sale a relucir sea cual sea el móvil que lo estimule.
f t g
Los más grandes hombres están siempre ligados a su siglo por alguna flaqueza.
f t g
Ni con la mejor voluntad y la más pura de las intenciones les resulta fácil conocerse a los hombres; y a ello viene a sumarse la mala voluntad, que todo lo tergiversa.
f t g
La verdad es semejante a Dios: no se revela inmediatamente, sino que debemos adivinarla a partir de sus manifestaciones.
f t g
Ahora bien, lo que han establecido los hombres no siempre es apropiado, ya sea justo o injusto; en cambio, lo que establecieron los dioses está siempre en su lugar, sea justo o injusto.
f t g
Si a Dios le hubiera interesado que los hombres vivieran y actuaran en la verdad, habría tenido que disponer las cosas de otro modo.
f t g
A la modestia le sienta bien un grupo social selecto y cerrado. Ya en un grupo más numeroso el inmodesto se lleva siempre la palma...
f t g
En cuanto se suprime la tiranía, estalla el conflicto entre aristocracia y democracia.
f t g
Bien mirada, toda filosofía no es sino sentido común en lenguaje oscuro.
f t g
Pensemos en la grandeza de los antiguos, sobre todo de la escuela socrática, y en cómo ésta pone ante nuestros ojos la fuente y el hilo conductor de toda vida y toda actividad, y estimula no a una especulación vacía, sino a vivir y actuar.
f t g
La dicha más hermosa del hombre que piensa es haber escrutado lo escrutable y venerar serenamente lo inescrutable.
f t g
Buscad dentro de vosotros y lo encontraréis todo, y alegraos de que allá fuera, o como queráis llamarlo, haya una naturaleza que diga sí y amén a todo cuanto habéis hallado en vosotros.
f t g
Aquel que encuentra la paz en su hogar, ya sea rey o aldeano, es de todos los seres humanos el más feliz.
f t g
Quien produce con alegría y se alegra de lo producido es feliz.
f t g
Vivir en el corazón de aquellos que hemos dejado es no morir.
f t g
Hay en el objeto algo de ley ignorada que corresponde a la ley ignorada en el sujeto.
f t g
El ajedrez es prueba de inteligencia.
f t g
Los ingleses nos cubrirán de vergüenza con su puro sentido común y su buena voluntad; los franceses, con su ingeniosa perspicacia y su sentido práctico.
f t g
Los alemanes, y no sólo ellos, poseen el don de hacer inaccesibles las ciencias. Nada alegraba tanto a los alemanes de los viejos tiempos como el hecho de que nadie tuviera que obedecer a nadie.
f t g
Esa rápida alternancia de broma y seriedad, de interés e indiferencia, de pesar y alegría parece ser un rasgo típico del carácter irlandés.
f t g
Cuando un hombre de letras alemán deseaba antiguamente dominar a su nación, le bastaba con hacerle creer que había alguien dispuesto a dominarla. Al punto quedaban todos tan intimidados que se dejaban dominar con gusto por quien fuese.
f t g
La afición de los alemanes por lo impreciso en las artes proviene de su proclividad a la chapucería; pues quien hace chapuzas no puede aprobar el esmero, ya que si no él mismo no sería nada.
f t g
Los matemáticos son un poco como los franceses: cuando se les dice algo, lo traducen a su lengua y al punto pasa a ser otra cosa.
f t g
Nada revela tan a las claras el carácter de los hombres como aquello que encuentran ridículo.
f t g
Todas las inteligencias son invisibles para el que no tiene inteligencia él mismo.
f t g
Siempre resta a cada uno suficiente fuerza para alcanzar aquello de que está convencido.
f t g
Puede uno vivir todo lo retraído que quiera; pero al menor descuido se hallará convertido en deudor o en acreedor.
f t g
El genio, ese poder que deslumbra a los ojos humanos, no es a menudo otra cosa que perseverancia bien disfrazada.
f t g
No puede decirse que lo razonable sea siempre bello; pero lo bello es siempre razonable.
f t g
El público siempre está equivocado en el detalle, pero nunca en el conjunto.
f t g
Llevar una idea a la práctica es la cosa más difícil del mundo.
f t g
La mejor lección es la que nos enseña a dominarnos.
f t g
Guárdate de lo que anhelas en tu juventud porque lo obtendrás en la madurez.
f t g
Toda la culpa se venga en la Tierra.
f t g
El talento se forma en la quietud, el carácter en el torrente del mundo.
f t g
El hombre más feliz es el que encuentra paz en su hogar.
f t g
Sed pródigos, muy pródigos; si queréis lograr vuestro objetivo, procurad interesar a los hombres, ya que es dificil contentarlos.
f t g
Todas las sectas me parecen estar acertadas en sus afirmaciones, y equivocadas en sus negaciones.
f t g
Aquel que prevé es dueño de sus días.
f t g
Lo que heredaste de tus padres, conquístalo para poseerlo.
f t g
El escribir es un ocio muy trabajoso.
f t g
No hay que buscar tras los fenómenos. La enseñanza son ellos mismos.
f t g
La fuerza creadora nada puede sin el sentimiento, y la fuerza activa, la simple fuerza activa, al contrario, tiene poder sin el sentimiento y sin la fuerza creadora; y por eso admitimos que es la fundamental.
f t g
No existe ningún signo externo de la cortesía que no tenga un profundo fundamento moral. La verdadera educación sería la que manifestara al mismo tiempo ese signo y su fundamento.
f t g
Un libro de genio no puede tener fin.
f t g
El que es firme moldeará el mundo a su medida.
f t g
Se dice que no hay hombre grande para su ayuda de cámara. Eso es porque el gran hombre sólo puede ser reconocido por otro gran hombre, y el ayuda de cámara seguramente sólo sabrá estimar a sus iguales.
f t g
Nadie concede a los demás el derecho a equivocarse.
f t g
Variación sin distracción sería el mejor tema para la enseñanza y para la vida, si este noble equilibrio fuera tan fácil de obtener.
f t g
El día afortunado es como un día de cosecha; en cuanto el trigo está en sazón, hay que apresurarse a recogerlo.
f t g
El vino alegra el corazón del hombre y la alegría es la madre de todas las virtudes.
f t g
No conocemos a los hombres cuando vienen a vernos; tenemos que visitarlos a ellos para averiguar cómo son.
f t g
Hago regalos a la madre, pero pienso en la hija.
f t g
El trato con las mujeres es el fundamento de las buenas formas.
f t g
¡Sea el hombre noble, caritativo y bueno! Es lo único que lo distingue de todos los demás seres.
f t g
Todo lo bueno ya lo han pensado antes otros; sin embargo, debemos intentar nuevamente pensar en ello.
f t g
No basta saber, sino también aplicar el saber; no basta querer, es preciso obrar.
f t g
Por fortuna, el hombre no es capaz más que de una cierta medida de infelicidad; pasada ésa, queda o anonadado o indiferente.
f t g
Si nos encontramos a alguien que nos debe agradecimiento, enseguida lo recordarnos. ¡Cuántas veces nos encontramos con alguien al que debemos agradecimiento y no pensamos en ello.
f t g
Le diría al instante. ¡Permanece, eres tan hermoso!
f t g
Yo soy el espíritu que siempre niega.
f t g
España, el bello pais del vino y las canciones.
f t g
Todo lo transitorio es sólo una imagen.
f t g
El eterno femenino nos atrae hacia lo alto.
f t g
En la contención es donde primero se muestra el Maestro.
f t g
En Arte lo mejor es lo suficientemente bueno.
f t g
En las cumbres se halla la paz.
f t g
Se toma a cada uno en el mundo por lo que da de sí; pero debe dar algo. Se soporta mejor a los molestos e importunos que a los hombres insignificantes.
f t g
Puedo comprometerme hasta a ser sincero; pero no me exijáis que me comprometa a ser imparcial.
f t g
Vivir sin un ideal es vivir a medias.
f t g
¿Y quién es el primero? Yo creo que aquél cuyo ingenio controla al de los demás y por su carácter y destreza transforma las fuerzas y pasiones ajenas en artífices de sus deseos.
f t g
Y aunque yo tuviera el alma llena de las más dulces sensaciones, no sabría hacer feliz a quien en la suya no tuviera nada.
f t g
... estoy seguro, no podrás aborrecer nunca a quien tanto te ha idolatrado.
f t g
¿Qué es el hombre, ése semidios ensalzado? ¿No le falta la fuerza cuando más la necesita? Y cuando abre las alas en el cielo de los placeres, lo mismo que cuando se sumerge en la desesperación, ¿no se ve siempre detenido y condenado a convencerse de que es débil y pequeño, él, que esperaba perderse en el infinito?
f t g
La vida y el destino del hombre dependen de un momento y el acierto no es deliberar mucho tiempo, la decisión es cuestión de un instante y se expone uno a embotar el tacto del sentimiento al entregarse a consideraciones que sobran.
f t g
Verdaderamante, las chicas tienen no poco interés en que uno sea devoto y sencillo a la vieja usanza. Si a esto se allana, piensan ellas, también nos obedecerá de igual modo a nosotras.
f t g
Por grande que sea, llena de esto tu corazón, y cuando, penetrada de tal sentimiento, seas feliz, nómbralo entonces como quieras, llámale Felicidad, Corazón, Amor, Dios. Para ello no tengo nombre; el sentimiento es todo. El nombre no es más que ruido y humo que ofusca la lumbre del cielo.
f t g
Amor mío, ¿quién osaría decir: Creo en Dios ? Puedes preguntar a sacerdotes y sabios, y su respuesta no parecerá sino una burla dirigida al preguntador.
f t g
No son los ojos los que ven, sino que nosotros vemos por medio de los ojos.
f t g
El hombre que es temido de muchos a muchos ha de temer.
f t g
Los amigos se convierten con frecuencia en ladrones de nuestro tiempo.
f t g
Muchas veces ayudó una broma donde la seriedad solía oponer resistencia.
f t g
Ni aún el genio muy grande irá muy allá si tuviera que sacarlo todo de su propio interior.
f t g
Afortunadamente, el ser humano sólo puede comprender hasta cierto grado de desgracia; lo que va más allá, o lo aniquila o le deja indiferente.
f t g
En toda cumbre hay tranquilidad.
f t g
Cuando uno es viejo tiene que hacer más que cuando es joven.
f t g
Lo que no habéis heredado de vuestros padres, volverlo a ganar a pulso o no será vuestro.
f t g
Beneficiadme con vuestra convicciones, si es que las tenéis; pero guardaros vuestras dudas, pues me bastan las mías.
f t g
Al fin y a la postre el hombre no debe contar sino consigo mismo.
f t g
¡También las reglas destruyen el verdadero sentimiento de la naturaleza y la auténtica expresión!
f t g
... algunos casquivanos o majaderos se divierten y complacen en fingir familiaridad con el vulgo para hacerle sentir después su desprecio de manera asertiva.
f t g
... toda regla, todo precepto, es una especie de traba que sofocará el sentimiento real de la naturaleza, hará estéril el verdadero genio y le quitará su verdadera expresión.
f t g
Cada momento es único.
f t g
El ejemplo noble hace fáciles los hechos más difíciles.
f t g
Los poetas jóvenes, en vez de preguntarse constantemente si tal asunto ha sido ya tratado y recorrer los puntos cardinales en busca de sucesos inauditos, deberían hacer algo con asuntos sencillos. Lo que pasa es que hacer algo con un asunto sencillo tratándolo magistralmente, es cosa que exige espíritu y talento, y esto es lo que falta.
f t g
Pensar es fácil. Actuar es difícil. Actuar como se piensa es lo más difícil de todo.
f t g
Una aventura es siempre algo extraordinario para el que tiene el alma aventurera.
f t g
Los mejores placeres de este mundo no son completamente puros.
f t g
No se pueden moldear los hijos conforme a las ideas de los padres. Hay que tomarlos como Dios los da, amarlos y educarlos lo mejor posible, sin torcer su inclinación.
f t g
El que quiere librarse de un mal sabe siempre lo que quiere; el que desea algo mejor de lo que tiene, ese está completamente ciego.
f t g
El hombre de acción es sin conciencia, sólo hay conciencia en el contemplativo.
f t g
Vivir a gusto es de plebeyos. El noble aspira a vivir en un mundo ordenado y regido por leyes buenas.
f t g
Nadie se da cuenta del esfuerzo y el tiempo que cuesta aprender a leer. Yo estoy en ello desde hace ochenta años y no puedo decir que lo haya conseguido.
f t g
Cuando a la bondad del alma se le une la belleza del cuerpo, todos se acercan al ser afortunado y se detenien ante él.
f t g
El eterno femenino nos impulsa hacia arriba.
f t g
Aquel que cree en la inmortalidad debe disfrutar su felicidad en silencio, sin presumir de ello.
f t g
Cada hombre da vueltas alrededor de su pequeño círculo, como el gato que juega con su cola.
f t g
En la guerra, la fortuna es variable. Por eso, el guerrero prudente no debe menospreciar al enemigo.
f t g
Debe preguntarse a los niños y a los pájaros cómo saben las cerezas y las fresas.
f t g
Al amar o alabar a un niño, no alabamos y amamos lo que es sino lo que esperamos que sea.
f t g
El hombre no vive en el mundo nada más que una vez.
f t g
Siempre se tiene tiempo suficiente cuando se emplea como es debido.
f t g
Es muy cierto que sólo el amor hace que el hombre necesite a sus semejantes.
f t g
Un hombre no aprende a comprender nada a menos que lo ame.
f t g
Feliz el hombre que tiene una buena esposa: vive el doble.
f t g
No sólo lo congénito, sino lo adquirido forma al hombre
f t g
Donde no hay mujeres no existen los buenos modales.
f t g
El amor es siempre astuto y quien se fía de él resulta engañado.
f t g
A las muchachas las amamos por lo que son; a los muchachos, por lo que prometen ser.
f t g
Un partido nunca tiene razón absoluta precisamente por ser un partido.
f t g
Un recuerdo de amor se parece al amor, es también una dicha.
f t g
Un talento se forma en la calma; un carácter, en el torrente del mundo.
f t g
Una pasión verdadera transforma de pronto al adolescente en hombre.
f t g
Una colección de anécdotas y máximas es el mayor tesoro para el hombre de mundo que acierte a intercalar las primeras en su lugar debido, y a recordar las segundas en el caso oportuno.
f t g
Sólo vemos lo que conocemos.
f t g
Somos modelados por lo que amamos.
f t g
Todo el mundo puede conocer cuándo me equivoco, pero no cuándo miento.
f t g
Todo es soportable en esta vida, excepto la sucesión prolongada de días prósperos.
f t g
Todo nace y pasa según la ley; más sobre la vida del hombre, este precioso tesoro, impera una suerte inestable.
f t g
Todo lo que sucede es sólo una parábola.
f t g
Todo nos falta cuando nos faltamos a nosotros mismos.
f t g
Todos vivimos del pasado y nos vamos a pique con él.
f t g
Tu tendencia constante es la de dar forma poética a la realidad; los otros pretenden dar realidad a lo que se supone poético, a lo imaginativo, y así no resulta más que materias inexpresivas.
f t g
Si la juventud es un defecto, uno se corrige muy pronto de él.
f t g
Si quieres vivir alegremente, no te preocupes por el pasado.
f t g
Si quieres conocerte, actúa. Al actuar es cuando verdaderamente nos medimos con los demás.
f t g
Si yo pudiera enumerar cuanto debo a mis grandes antecesores y contemporáneos, no me quedaría mucho en propiedad.
f t g
Si se quisiera estudiar todas las leyes, no habría tiempo material de infringirlas.
f t g
Sobre la gran balanza de la fortuna, raramente se detiene el fiel; debes subir o bajar; debes dominar y ganar, o servir y perder, sufrir o triunfar; ser yunque o martillo.
f t g
Sin prisa, pero sin descanso.
f t g
Siempre que el hombre reflexiona sobre su parte física o moral, suele generalmente hallarse enfermo.
f t g
Sigue la mente de un maestro; caminar con él es avanzar.
f t g
Sólo teme al hombre quien no lo conoce; y quien lo rehuye, pronto lo ignora.
f t g
Sólo pueden ser dichosas las almas enamoradas.
f t g
¿Qué es un filisteo? Una tripa hueca y rellena de miedo y esperanza... ¡de que Dios sea misericordioso!
f t g
Quien con perspicacia declara su limitación se halla muy cerca de la perfección.
f t g
Quien al vulgo le exige deberes sin avenirse a concederle derechos, lo habrá de pagar caro.
f t g
Quien hace el bien desinteresadamente siempre es pagado con usura.
f t g
¡Quién sabe dónde vamos, si casi no nos acordamos de dónde venimos!
f t g
¿Quieres ser invisible para los hombres? Sé pobre. ¿Quieres ser invisible para las mujeres? Sé viejo.
f t g
Se vive sólo una vez en el mundo.
f t g
¡Sea un puro soplo de tu poema!
f t g
Si cada uno limpia su vereda, la calle estará limpia.
f t g
No veo falta que yo no hubiera podido cometer.
f t g
Nunca cruza por la mente de los necios la manera de como están encadenados el mérito y la fortuna; si ellos poseyeran la piedra filosofal no la tendrían los sabios.
f t g
Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil.
f t g
Para poder resignarse es menester carácter.
f t g
Para un hombre inteligente no hay locura pequeña.
f t g
Pensar y obrar, obrar y pensar es la suma de toda sabiduría.
f t g
Preciso es que el placer tenga sus penas, y el dolor sus placeres.
f t g
Que avance la cultura intelectual, que las ciencias naturales progresen en mayor medida y profundidad, y que la mente humana se expanda tanto como le plazca. No superarán la cultura moral del cristianismo que se irradia de los Evangelios.
f t g
Nadie puede saltar por encima de su sombra.
f t g
Nadie se ha perdido aún en un camino recto.
f t g
Nadie quiere conceder a los demás el derecho de equivocarse.
f t g
No es posible que la razón llegue a ser popular.
f t g
No hay buenas o malas influencias, sino buenas o malas naturalezas digestiva.
f t g
No hay sombra fuerte donde hay mucha luz.
f t g
No se hace digno de la libertad y de la existencia sino aquel que tiene que conquistarlas cada día.
f t g
No se debe zaherir lo vulgar, pues eternamente perdura inmutable.
f t g
Llamo al clásico el sano y al romántico la persona enferma.
f t g
Los sufrimientos serían menores entre los humanos si éstos dedicasen su fantasía con menos ahínco en evocar el recuerdo de males pretéritos, antes que en hacer soportable un presente anodino.
f t g
Los sabios y los tontos son igualmente inofensivos; los que más son de temer son los sabios a medias y los medio tontos.
f t g
Los sentidos no engañan, engaña el juicio.
f t g
Manera intuitiva, pura, honda y habitual, de ver a Dios en la Naturaleza y a la Naturaleza en Dios.
f t g
Mejorar es de gran ayuda, pero estimular vale más.
f t g
Nada lastima más a los laureles que dormirse en ellos.
f t g
Nada muestra tan claramente nuestro carácter como la cosa que nos hace reír.
f t g
Nada tan agradable como los principios del amor, cuando a ella le gusta aprender y a él le gusta enseñar.
f t g
La vida ociosa es una muerte anticipada.
f t g
Las fatigas de la vida nos enseñan únicamente a apreciar los bienes de la vida.
f t g
Las mayores dificultades están donde no las esperamos.
f t g
Las pasiones son virtudes o defectos exagerados.
f t g
Lo importante no es hacer cosas nuevas sino hacerlas como si nunca nadie las hubiera hecho antes.
f t g
Lo peor que puede ocurrirle al hombre es llegar a pensar mal de sí mismo.
f t g
Lo primero y lo último que se le pide al genio es amor a la verdad.
f t g
Lo que importa más nunca debe de estar a merced de lo que importa menos.
f t g
Los errores del hombre son especialmente los que le hacen digno de amor.
f t g
La naturaleza está siempre en acción y maldice toda negligencia.
f t g
La metafísica de los filósofos no es más que el sentido común en lenguaje intrincado.
f t g
La más bella metempsicosis es aquella en que nos vemos aparecer de nuevo en otros.
f t g
La mayor riqueza del hombre consiste en tener un ánimo suficientemente grande para no desear la riqueza.
f t g
La mujer es la única vasija que aún nos queda donde verter nuestro idealismo.
f t g
La naturaleza y el arte parecen rehuirse, pero se encuentran antes de lo que se cree.
f t g
La sabiduría se halla sólo en la verdad.
f t g
La paloma protesta contra el aire sin darse cuenta de que es lo único que le permite volar.
f t g
La necesidad es la mejor consejera.
f t g
La claridad consiste en una acertada distribución de luz y sombra.
f t g
La conformidad del interlocutor nos deja indiferentes. La contradicción nos hace productivos y eficaces.
f t g
La esperanza es la segunda alma del desdichado.
f t g
La fidelidad es un esfuerzo del alma noble para igualarse a otra más grande que ella.
f t g
La filosofía muchas veces no reporta nada, pero ahorra mucho.
f t g
La infelicidad máxima, como la felicidad máxima, modifica el aspecto de todas las cosas.
f t g
La juventud quiere ser estimada más que ser instruida.
f t g
La libertad es como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días.
f t g
Hacer una corona es mucho más fácil que hallar una cabeza digna de llevarla.
f t g
Hablamos demasiado.
f t g
Hay dos poderes pacíficos: el derecho y la astucia.
f t g
Hay libros que no parecen escritos para que la gente aprenda, sino para que se entere que el autor ha aprendido algo.
f t g
Hay hombres que ni siquiera se equivocan, porque no se proponen nada razonable.
f t g
Incluso de aquellos que miran con buenos ojos mi modo de representar las cosas, ninguno sobre mí.
f t g
La alegría y el amor son dos alas para las grandes acciones.
f t g
La Biblia se vuelve más y más bella en la medida en que uno la comprende.
f t g
La bondad es la cadena de oro que enlaza a la sociedad.
f t g
La caza es siempre una forma de guerra.
f t g
El requesón pisoteado, lejos de endurecerse, se desparrama.
f t g
Es peligroso aquel que no tiene nada que perder.
f t g
El talento se nutre en la soledad; el carácter se forma en las oleadas tormentosas de mundo.
f t g
En la audacia hay un genio, fuerza y magia.
f t g
Es por consiguiente, lo mejor tener el mayor conocimiento posible de los objetos al observarlos, y de nosotros mismo al reflexionar sobre ellos.
f t g
Es la creencia en la Biblia, el fruto de profunda meditación, lo que me ha servido de guía de mi vida moral y literaria.... Ha sido para mí un capital invertido con seguridad, y que me ha producido abundante interés.
f t g
Es preciso haber encontrado una cosa para saber dónde está.
f t g
Escribir es un ocio laborioso.
f t g
Es preferible la injusticia al desorden.
f t g
Estamos aquí para tornar imperecedero lo perecedero; y esto puede suceder sólo si se saben valorar ambas cosas.
f t g
Ésta es la última conclusión de la sabiduría: la libertad y la vida se merecen si se las conquista todos los días.
f t g
El hombre sólo se conoce a sí mismo por la acción.
f t g
El hombre yerra tanto como lucha.
f t g
El más pequeño cabello proyecta su sombra.
f t g
El joven lucha para que el viejo goce.
f t g
El más cercano a la perfección es quien, con penetrante mirada, se declara limitado.
f t g
El órgano con el que he comprendido el mundo ha sido el ojo.
f t g
El perro, si está bien educado, se equipara incluso a un hombre sabio.
f t g
El problema que plantea el instinto de los animales sólo puede explicarse mediante la noción de mónadas y entelequias.
f t g
El que con perspicacia reconoce la limitación de sus facultades, está muy cerca de llegar a la perfección.
f t g
El que no espere tener un millón de lectores que no escriba ni una línea.
f t g
El que sabe aprovechar la ocasión, ese es el hombre oportuno.
f t g
Cuanto hacemos tiene consecuencias. Pero no siempre lo justo y razonable produce consecuencias felices, ni lo absurdo consecuencias desfavorables, sino que a menudo acontece lo contrario.
f t g
Cuanto más desquiciada está la vida de la mente, más abandonada a sí misma queda la máquina de la materia.
f t g
Debemos renunciar a nuestra existencia para existir verdaderamente.
f t g
Divide y manda: ¡sabio consejo!; une y guía: ¡otro lema mucho mejor!
f t g
El aire hace el águila.
f t g
El día es excesivamente largo para quien no lo sabe apreciar y emplear.
f t g
El Arte es el medio más seguro de aislarse del mundo así como de penetrar en él.
f t g
El hombre que siente miedo sin peligro, inventa el peligro para justificar su miedo.
f t g
El genio es una reunión de fuerzas de la naturaleza.
f t g
Apenas se habla y ya se está uno equivocando.
f t g
Aprovechad el tiempo que vuela tan aprisa, el orden os enseñará a ganar tiempo.
f t g
¡Artista!, ¡Plasma!, ¡No hables!
f t g
Asombro: lo más elevado que puede llegar el hombre.
f t g
Cada mónada es una entelequia que sale a la luz en determinadas condiciones. Un estudio del organismo permite estos secretos.
f t g
Calza unos zapatos de tacón alto. Siempre seguirás siendo lo que eres.
f t g
Cerrad vuestros corazones con más cuidado que vuestras puertas.
f t g
Comprender significa ser capaz de hacer.
f t g
Con los negocios sucede lo mismo que con el baile: hácese indispensable que las personas bailen al compás.
f t g
Conocí, sentí del modo más vivo que mi existencia se ensanchaba en infinita medida.
f t g
¿Cuál es tu deber? La exigencia del día.
f t g
Muchos se muestran orgullosos de lo que saben y presuntuosos con lo que ignoran.
f t g
En toda gran separación late un germen de locura; hay que guardarse bien de incubarlo y alimentarlo meditando sobre él.
f t g
Ninguna nación podrá emitir un juicio si antes no es capaz de juzgarse a sí misma. Pero a esta posición tan ventajosa suele llegar muy tarde.
f t g
Aprender a reinar es fácil, a gobernar, difícil.
f t g
Una verdad insuficiente resulta eficaz por una temporada, pero luego, en vez de una elucidación completa, se presenta de pronto algún error deslumbrante. Este le basta al mundo, y el engaño se mantiene así durante siglos.
f t g
Escribir la historia es una forma de quitarse de encima el pasado.
f t g
A bien con las mujeres y a puñetazos con los hombres, y con más crédito que capital; así va el hombre por el mundo.
f t g
El sentimentalismo de los ingleses es humorístico y tierno, el de los franceses, popular y llorón, el de los alemanes, ingenuo y realista.
f t g
A ti te debo todo mi vigor, pasión sin tasa débote, inclinación, culto y locura.
f t g
Antes pensarlo, después lanzarse.
f t g
Al envejecer, el hombre construye su rostro y la mujer lo destruye.
f t g
Apenas se entra en sociedad se quita la llave del corazón, escondiéndola en el bolsillo; los que dejan la llave puesta son cortos de entendimiento.
f t g
El talento se cultiva en la calma; el carácter se forma en las tempestuosas oleadas del mundo.
f t g
Todo aquel que aspire al poder, ya ha vendido su alma al diablo.
f t g
¡Oh, sí, mujer angélical...! ¡Quiero vivir... vivir para tí!
f t g
Un hombre vale por tantos hombres cuantos idiomas posee.
f t g
Lo que puedes hacer, o sueñes que puedes hacer, empieza.
f t g
Sirviendo a los demás aprendemos a saber mandar y a conocer cuál es nuestra autoridad.
f t g
El orgullo más barato es el orgullo nacional, que delata en quien la siente la ausencia de cualidades individuales de las que pudiera enorgullecerse.
f t g
Lo que puedas hacer, o sueñes que puedes hacer, empiézalo.
f t g
Lo que yo sé, cualquiera lo puede saber; pero mi corazón lo tengo sólo yo.
f t g
Los hombres ricos en lágrimas son buenos. Apartaos de todo aquel que tenga seco el corazón y secos los ojos.
f t g
No es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos, lo que convierte la vida en una bendición.
f t g
Nadie es tan esclavo como quien se cree libre sin serlo.
f t g
Nuestro destino semeja un árbol frutal de invierno. ¿Quien pensaría que esas ramas reverdecerán y florecerán? Más esperamos que así sea y sabemos que así será.
f t g
Por el poder de la verdad mientras viva habré conquistado el universo
f t g
Que el hombre sea noble, caritativo y bueno, puesto que sólo esto le distingue de todos los otros seres.
f t g
Se predica contra muchos vicios, pero no sé de nadie que haya predicado contra el mal humor.
f t g
Soledad, sólo tú no me has envilecido.
f t g

Otros autores