1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Guy de Maupassant

Frases de Guy de Maupassant

Frases de Guy de Maupassant

Escritor francés, amante del género de los cuentos. Fue famoso en su época, muy reconocido por la sociedad parisina del siglo XIX. Escribió seis novelas y más de trecientos cuentos. La mayoría de sus textos están escritos en prosa, con verso, pero lejos de acercarse a la poesía, sus historias estaban más orientadas al estilo narrativo.

Un beso legal nunca vale tanto como un beso robado.
f t g
Nuestro gran tormento en la vida proviene de que estamos solos y todos nuestros actos y esfuerzos tienden a huir de esa soledad.
f t g
Cualquier cosa que se quiere decir sólo hay una palabra para expresarla, un verbo para animarla y un adjetivo para calificarla.
f t g
El patriotismo es el huevo de donde nacen las guerras.
f t g
La soledad es peligrosa: cuando estamos solos mucho tiempo, poblamos nuestro espíritu de fantasmas
f t g
Usted tiene un ejército de mediocridades seguido por la multitud de tontos. Como los mediocres y los tontos siempre son la inmensa mayoría, es imposible que se elija un gobierno inteligente.
f t g
Nuestra memoria es un mundo más perfecto que el universo: le devuelve la vida a los que ya no la tienen.
f t g
El patriotismo es una especie de religión, es el huevo en donde se empollan las guerras.
f t g
El amor es siempre amor, venga de donde venga. Un corazón que late con su acercamiento, un ojo que llora cuando se va, son cosas tan raras, tan dulces, tan preciosas que nunca deben ser despreciadas.
f t g
La dicha está sólo en la esperanza, en la ilusión sin fin
f t g
Cuando sale la luna creciente, a las cuatro o las cinco de la tarde, presenta una luz brillante y alegre como de plata; en cambio, después de media noche es apagada, triste y siniestra. Es una verdadera luna de noche de brujas.
f t g
Amamos a la madre casi sin saberlo; y tan sólo percibimos toda la profundidad de las raíces de este amor en el momento de la última separación.
f t g
El hombre y la mujer son siempre extraños de alma e inteligencia, son siempre dos beligerantes y entre ellos siempre tiene que haber un vencedor y un vencido.
f t g
Sólo hay una cosa buena en la vida, y es el amor.
f t g
Vivimos siempre bajo el peso de las viejas y odiosas costumbres de nuestros antepasados bárbaros.
f t g
Es mejor ser infeliz en el amor que infeliz en el matrimonio, pero algunas personas logran las dos cosas.
f t g
El pasado me atrae, el presente me aterra porque el porvenir es la muerte.
f t g
Un buen relato empieza con un buen título.
f t g
Me es imposible vivir en París a causa de la indefinible angustia que en esta ciudad se apodera de mí.
f t g
He entrado en la vida literaria como un meteoro, y voy a salir de ella como un rayo.
f t g
¡Que se respeten mis convicciones, y yo respetaré las suyas!
f t g
Amor significa el cuerpo, el alma, la vida, todo el ser. Sentimos el amor cuando sentimos el calor de nuestra sangre, respiramos amor con el aire que respiramos, lo tenemos en nosotros mismos cuando lo tenemos en nuestro pensamiento. Nada más existe para nosotros.
f t g
¿No es más bien el toque del amor -el misterio del amor- que constantemente busca unir a dos seres, que intenta con su fuerza en el mismo instante que un hombre y una mujer se han mirado cara a cara?
f t g
Hay, en todo, algo inexplorado, porque estamos habituados a no servirnos de nuestros ojos, sino con el recuerdo de lo que se ha pensado antes que nosotros sobre aquello que contemplamos.
f t g
Cuando un amigo se casa todo termina, porque el cariño celoso de la mujer no tolera el afecto vigoroso y franco que existe entre dos hombres.
f t g
Las ideas fijas nos roen el alma con la tenacidad de las enfermedades incurables. Una vez que penetran en ella, la devoran, no le permiten ya pensar en nada ni tomar gusto a ninguna cosa.
f t g
Cada gobierno tiene en gran parte la obligación de evitar la guerra como capitán de un buque ha de evitar un naufragio.
f t g
Siento tal pasión por la soledad que no puedo soportar la idea de que otros duerman bajo mi mismo techo.
f t g
La esencia de la vida es la sonrisa de las mujeres.
f t g
¡Dios mío! ¡Dios mío! Quisiera ser capaz de descubrir lo que me ha sucedido. Pero... ¿Me atreveré? ¿Podré hacerlo?..Es una locura, tan fantástico, tan inexplicable e incomprensible...
f t g
Si bien me sentí incapaz de salir, torturado por la emoción quise investigar, porque soy valiente como un caballero de la Edad Media caído sin pensar en un nido de brujas.
f t g

Otros autores