1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Hipócrates

Frases de Hipócrates

Frases de Hipócrates

Médico de la Antigua Grecia considerado como el padre de la medicina por sus importantes contribuciones a esta ciencia.

Las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros son las que verdaderamente curan las enfermedades.
f t g
Si no puedes hacer el bien, por lo menos no hagas daño.
f t g
Los hombres deberían saber que del cerebro y nada más que del cerebro vienen las alegrías, el placer, la risa, el ocio, las penas, el dolor, el abatimiento y las lamentaciones.
f t g
Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.
f t g
Tus fuerzas naturales, las que están dentro de ti, serán las que curarán tus enfermedades.
f t g
La vida es breve; el arte, largo; la ocasión, fugaz; la experiencia, engañosa; el juicio, difícil.
f t g
El vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre si, en tanto en la salud como en la enfermedad, se administra con tino y justa medida.
f t g
La fiebre de la enfermedad la provoca el cuerpo propio. La del amor, el cuerpo del otro.
f t g
Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento.
f t g
Nunca, ni siquiera ante un ruego, administraré algún veneno letal como tampoco daré consejo para eso; nunca daré a mujer alguna supositorio para que aborte.
f t g
La madre del conocimiento es la ciencia; la opinión genera ignorancia.
f t g
El arte es largo, la vida breve, la ocasión fugitiva, la experiencia falaz, el juicio dificultoso. No basta que el médico haga por su parte cuanto debe hacer, si por otro lado no concurren al mismo objeto, los asistentes y demás circunstancias exteriores.
f t g
Hay una circulación común, una respiración común. Todas las cosas están relacionadas.
f t g
No daré veneno a nadie aunque me lo pida, ni le sugeriré tal posibilidad.
f t g
Los viejos tienen menos enfermedades que los jóvenes, pero las que tienen no les abandonan nunca.
f t g
Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza alguna para el porvenir.
f t g
Ni la sociedad, ni el hombre, ni ninguna otra cosa deben sobrepasar para ser buenos los límites establecidos por la naturaleza.
f t g
Que tu alimento sea tu única medicina.
f t g
La naturaleza obra sin maestros.
f t g
La terapéutica debe ayudar a la fuerza regeneratriz de la naturaleza.
f t g
La guerra es la mejor escuela del cirujano.
f t g
No los remedios, sino la naturaleza es la que cura, consistiendo la virtud de aquellos en ayudar a ésta.
f t g
El vino ahoga todas las penas.
f t g
Hombres de Atenas, no tenemos mucho tiempo para la exhortación, pero para los valientes valen lo mismo pocas palabras que muchas.
f t g
Un trago de vino aplaca el hambre, un hambre excesiva detesta el vino.
f t g

Otros autores