1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Horacio

Frases de Horacio

Frases de Horacio

Principal poeta lírico y satírico. Referente clásico de la lengua del latín. Uno de las personas que más escribió acerca de la juventud en la historia. Parte del genero literario de las epístolas, donde se redactan cartas a personajes reales y ficticios, que se utilizan como publicación en lugar de ser enviadas.

El tiempo saca a luz todo lo que está oculto y encubre y esconde lo que ahora brilla con el más grande esplendor.
f t g
Lo que hace falta es someter a las circunstancias, no someterse a ellas.
f t g
Prefiero pasar por necio o estúpido, con tal de que mis faltas me den placeres o ilusiones, que ser sabio a rabiar.
f t g
Carpe Diem (aprovecha el día presente). Palabras que nos recuerdan que la vida es corta y debemos apresurarnos a gozar de ella.
f t g
La virtud de los padres es una gran dote.
f t g
Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá.
f t g
Es falso que se haya hecho fortuna, cuando no se sabe disfrutarla.
f t g
Donde brillan muchas bellezas no han de ofender algunas manchas, de las que rara vez se escapa la naturaleza humana.
f t g
La justicia, aunque anda cojeando, rara vez deja de alcanzar al criminal en su carrera.
f t g
Si estás bueno del estomago, y no te duele ningún costado y puedes andar con tus pies, ninguna otra cosa mejor te podrán añadir todas las riquezas de los reyes.
f t g
¿Quién es libre? Sólo el que sabe dominar sus pasiones.
f t g
Todos los tiranos de Sicilia no han inventado nunca un tormento mayor que la envidia.
f t g
La palabra dicha no puede volver atrás.
f t g
Quien vive temeroso, nunca será libre.
f t g
La vida no regala nada a los mortales, sin un gran esfuerzo.
f t g
Ninguno nace libre de vicios; y el hombre más perfecto es aquel que sólo tiene los pequeños.
f t g
¿Quién es libre? El sabio que puede dominar sus pasiones, que no teme a la necesidad, a la muerte ni a las cadenas, que refrena firmemente sus apetitos y desprecia los honores del mundo, que confía exclusivamente en sí mismo y que ha redondeado y pulido las aristas de su carácter.
f t g
Las muchas promesas disminuyen la confianza.
f t g
En los contratiempos, sobre todo, es en donde conocemos todos nuestros recursos, para hacer uso de ellos.
f t g
Piensa que cada día puede ser el último.
f t g
El que ha comenzado bien, está a la mitad de la obra.
f t g
En el amor hay dos males: la guerra y la paz.
f t g
Una pintura es un poema sin palabras.
f t g
Cada día es una pequeña vida.
f t g
La palabra una vez hablada, vuela y no torna.
f t g
El humor es una lógica sutil.
f t g
La virtud es el punto medio entre dos vicios opuestos.
f t g
La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes.
f t g
Pobre, pero endeudado sólo conmigo mismo.
f t g
Somos engañados por la apariencia de la verdad.
f t g
La ira es una locura de corta duración.
f t g
El placer que acompaña al trabajo pone en olvido a la fatiga.
f t g
Todo tiene sus límites.
f t g
¿Qué impide decir la verdad con humor?
f t g
El pueblo me silba, pero yo me aplaudo.
f t g
No hay nada inaccesible a los mortales.
f t g
Mezcla a tu prudencia un grano de locura.
f t g
Consigue dinero ante todo, la virtud vendrá después.
f t g
En la adversa fortuna suele descubrirse al genio, en la prosperidad se oculta.
f t g
La fuerza que no va guíada por la prudencia, cae por su propio peso.
f t g
Como la pintura, así en poesía.
f t g
Aprovecha el día, fíate del mañana lo menos posible.
f t g
Coge el día de hoy; no seas demasiado crédulo en el de mañana.
f t g
Prueba a ser tal como dicen de tí tus aduladores.
f t g
Al que vive temiendo nunca le tendré por libre.
f t g
El envidioso enflaquece de lo que a otros engorda.
f t g
Dulce y noble cosa es morir por la patria.
f t g
En la adversidad es donde conocemos nuestros recursos para hacer uso de ellos.
f t g
La ira es como una locura breve.
f t g
Acumular riquezas proporciona gran sosobra.
f t g
¿Podríais contener la risa?
f t g
Disputan los gramáticos y hasta ahora el caso está sin decidir.
f t g
Trato de ser breve, y me vuelvo oscuro.
f t g
Resulta difícil decir como propoias las cosas comunes.
f t g
El parto de los montes, un ridículo ratón.
f t g
En alguna ocasión incluso Homero se duerme.
f t g
El que ha encontrado un tema adecuado a sus facultades no dejará nunca de encontrar palabras elocuentes y una expresión lúcida
f t g
Trata de ser como te pintan los aduladores
f t g
Las guerras son el espanto de las madres
f t g
Somos deudores de nuestra muerte y de la muerte de nuestras cosas
f t g
Los años venideros nos proporcionan muchas ventajas; los pasados nos han quitado otras tantas
f t g
Todos somos mortales. Nosotros y nuestras obras
f t g
Si nada te parece delicioso sino el amor y la holganza, vive ocioso y amando
f t g
¿Quién es el hombre bueno? Aquel que obedece a sus padres y acata las leyes humanas y divinas.
f t g
La cólera es una locura breve.
f t g
El populacho puede silbarme, pero cuando voy a mi casa y pienso en mi dinero me aplaudo a mí mismo.
f t g
Coge el día presente y fíate lo menos posible del mañana.
f t g
La pobreza nos incita a hacer y soportar cualquier cosa con tal de liberarnos de ella, y por eso nos aparta de la virtud
f t g
Acuérdate de conservar un alma igual en la fragosa adversidad
f t g
La virtud, la gloria, el honor, todas las cosas humanas y divinas, son esclavas de las riquezas
f t g
El conocimiento de los hombres y de las costumbres es el primer principio y el principal manantial del bien escribir
f t g
Las riquezas, o bien sirven o bien mandan al que las posee
f t g
Muchos héroes vivían antes que Agamenón
f t g
Necio es el que se jacta de su estirpe y de su nombre
f t g
Quien mezcle lo placentero con lo útil, ganará la aprobación de todos
f t g
El necio se sienta a la orilla del río a esperar que acabe de pasar el agua. Pero esta fluye, y continuará pasando eternamente
f t g
Los buenos aborrecen el vicio sólo por amor a la virtud. Tú no te harás culpable de nada por temor al castigo
f t g
La alta alcurnia y las hazañas meritorias, si no van unidas a la riqueza, son tan inútiles como las algas marinas
f t g
La muerte es el último límite de todas las cosas.
f t g
Los necios, mientras huyen de un vicio, caen en el contrario
f t g
Cualquier consejo que des, procura que sea breve
f t g
Al hombre justo y tenaz en sus propósitos no le moverán de su firme voluntad ni la exaltación de los malos deseos de la multitud, ni el fiero rostro de un tirano amenazador
f t g
La vaca desea los arreos del caballo y el caballo perezoso, estar al arado
f t g
Es un error afligirse sin cesar
f t g
La brevedad de la vida nos prohíbe concebir largas esperanzas
f t g
El bueno odia el pecado por un amor innato a la virtud
f t g
Ningún descanso me redime del trabajo; la noche persigue mi reposo al día y el día a la noche
f t g
La instrucción desarrolla en nosotros el germen de los talentos y los sabios principios nos fortifican en el amor a la virtud
f t g
Aprovecha el día de hoy; fíate del mañana lo menos posible
f t g
Nuestra breve vida nos impide tener grandes esperanzas
f t g
La Grecia conquistada conquisto al bárbaro conquistador e introdujo las artes en el Lacio agreste.
f t g
Si me haces llorar, tendrá también pena tu alma
f t g
Para el desidioso todos los días son festivos
f t g
Un día empuja al otro y las lunas nuevas corren hacia la muerte
f t g
El trabajo es un dulce recreo
f t g
Consiguió todos los sufragios quien unió lo útil con lo agradable
f t g
El tiempo huye de modo irreparable
f t g
Todo aquello que está debajo de la tierra, el tiempo lo sacará a la luz del sol
f t g
Te interesa personalmente si la casa de tu vecino está ardiendo
f t g
Dulce y honorable es morir por la patria
f t g
Se ha debatido mucho si un poema es el resultado de la naturaleza o del arte. Por mi parte no veo qué podría hacer el arte sin la ayuda de la naturaleza, ni ésta sin el arte. Ambas necesitan ayudarse mutuamente y deben estar siempre estrechamente unidas
f t g
La plata cede al oro; el oro, a la virtud.
f t g
El ánfora guarda siempre el aroma del primer vino que guardó
f t g
Piensa que cada día es el último que luce para ti, y recibirás agradecido la hora que se te da y no esperabas
f t g
La juventud es fugaz
f t g
Será un perpetuo esclavo quien no sabe contentarse con poco
f t g
El que obtiene lo que es suficiente no debe desear más
f t g
Quienes cruzan el mar cambian de cielo, pero no de alma
f t g
No vivió infelizmente quien nació en la oscuridad y en la oscuridad murió
f t g
A los que mucho desean les falta mucho
f t g
Huir del vicio es virtud, y la primera condición para ser sabio es no ser necio
f t g
El primer principio para escribir es pensar bien. Borra a menudo si quieres escribir cosas que sean dignas de ser leídas
f t g
Me es deliciosa un poco de locura cuando recobro a un amigo
f t g
El uso hace brillar los metales.
f t g
En los trances duros y lo mismo en la bonanza mantente siempre con ánimo sosegado.
f t g
La fortuna es como un vestido: muy holgado nos embaraza, muy estrecho nos oprime.
f t g
Quien mucho promete mina la confianza en él.
f t g
La pálida muerte llama con el mismo pie a las chozas de los pobres que a los palacios de los reyes
f t g
El primer paso hacia la sabiduría es liberarse de la necedad
f t g
El envidioso enflaquece al ver la opulencia del prójimo
f t g
Lo que es imposible corregir, la paciencia lo hace tolerable
f t g
El hombre avaricioso está lleno de temores, y quien vive con temor será siempre un siervo.
f t g
¿De qué ríes? , si cambias de nombre la historia habla de ti.
f t g
Apresúrate siempre hacia la solución.
f t g
Aprovecha el día de hoy y fíate lo menos posible del mañana.
f t g
Gobierna tu mente, o ella te gobernará a ti.
f t g
¿A qué mal no conduce la embriaguez? Revela los secretos, exagera nuestras esperanzas y nos arroja a la pelea.
f t g
Los locos, cuando salen de un vicio, caen en el opuesto.
f t g
Nadie nace libre de vicios. El hombre más perfecto es el que tiene menos.
f t g
Lo que no se puede evitar hay que llevarlo con paciencia
f t g
Recorres el mundo en busca de una felicidad que está siempre al alcance de tu mano.
f t g
Quien vive temeroso, no será nunca libre.
f t g
Quien confíe en sí mismo será el rey del enjambre.
f t g
El que halla gusto en lo ajeno, está descontento con lo suyo
f t g
Apodérate del día; no confíes en el mañana
f t g
El hombre avaro está lleno de temores, y quien vive con temor será siempre un siervo.
f t g
Acuérdate de conservar en los acontecimientos graves la mente serena.
f t g
La envidia sólo es vencida por la muerte
f t g
La conciencia es como un vaso, si no está limpio ensuciará todo lo que se eche en él.
f t g
Imagina que cada día es el último que brilla para ti, y aceptarás agradecido el día que no esperabas vivir ya
f t g
Al que no posee demasiados bienes se le puede llamar, con razón, feliz.
f t g

Otros autores