1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Jean de la Bruyere

Frases de Jean de la Bruyere

Frases de Jean de la Bruyere

Escritor y moralista francés que se hizo celebré con una sola obra "Les Caracteres ou les Moeurs de ce siècle", un conjunto de cuentos e historias breves que relatan la vida cotidiana de los habitante de la campiña francesa en el siglo XVII. Un relato en versos muy agradable con cierto contenido suspicaz y sensual.

La amistad no puede ir muy lejos cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse los pequeños defectos.
f t g
Los amores mueren de hastío, y el olvido los entierra.
f t g
Hay situaciones en la vida en que la verdad y la sencillez forman la mejor pareja.
f t g
Cuanto más se acerca uno a los grandes hombres, más cuenta se da de que son hombres.
f t g
Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros.
f t g
Más fácil es encontrar un amor apasionado que una amistad perfecta.
f t g
La envidia y el odio van siempre unidos, se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto.
f t g
En la sociedad, el hombre sensato es el primero que cede siempre. Por eso, los más sabios son dirigidos por los más necios y extravagantes.
f t g
Es más vergonzoso desconfiar de los amigos que ser engañado por ellos.
f t g
En el mundo hay sólo dos maneras de triunfar: por la propia capacidad o por la imbecilidad ajena.
f t g
La mejor manera de hacer carrera es transmitir a los demás la impresión de que ayudarte sería para ellos de gran provecho.
f t g
Una cualidad de la Justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia.
f t g
Hay una especie de vergüenza en ser feliz a la vista de ciertas miserias.
f t g
La imposibilidad en que me encuentro de probar que Dios no existe, me prueba su existencia.
f t g
Es empresa vana tratar de ridiculizar a un necio rico: las carcajadas están de su parte.
f t g
Conviene reír sin esperar a ser dichoso, no sea que nos sorprenda la muerte sin haber reído.
f t g
El tiempo fortalece la amistad y debilita el amor.
f t g
No admitir corrección ni consejo sobre la propia obra es pedantería.
f t g
La gloria o el mérito de algunos hombres es escribir bien; la de otros no escribir nada.
f t g
La muerte no llega más que una vez, pero se hace sentir en todos los momentos de la vida.
f t g
Un alma grande está por encima de la injuria, de la injusticia y del dolor.
f t g
La vida es una tragedia para los que sienten, y una comedia para los que piensan.
f t g
Sólo el motivo constituye el mérito de las acciones; y el desinterés les da la perfección.
f t g
El amor y la amistad se excluyen mutuamente.
f t g
La cortesía es conducirse de modo que los demás queden satisfechos de nosotros y de ellos mismos.
f t g
La mayoría de los hombres emplean la mitad de su vida en hacer miserable la otra.
f t g
Es una enorme desgracia no tener talento para hablar bien, ni la sabiduría necesaria para cerrar la boca.
f t g
Hay personas que empiezan a hablar un momento antes de haber pensado.
f t g
No existe para el hombre más que una verdadera desdicha: incurrir en falta y tener motivo de censura contra sí.
f t g
Cuando un pueblo se exalta es difícil calmarlo; pero cuando está tranquilo es difícil saber cuándo va a exaltarse.
f t g
A veces, cuesta mucho más eliminar un sólo defecto que adquirir cien virtudes.
f t g
El amor que nace súbitamente es el más dificil de extinguir.
f t g
Los que emplean mal su tiempo son los primeros en quejarse de su brevedad.
f t g
Con la perfidia de las mujeres se consigue curar los celos.
f t g
Si la pobreza es la madre de los crímenes, la falta de espíritu es su padre.
f t g
Los modales corteses hacen que el hombre aparezca exteriormente tal como debería ser en su interior.
f t g
El sentimiento me dice que hay un Dios y no me dice que no existe. Con eso me basta.
f t g
Casi nadie repara por sí mismo en el mérito de otro.
f t g
La virtud, no por estar de moda, deja de ser virtud.
f t g
Los malvados son como las moscas que recorren el cuerpo de los hombres y sólo se detienen en sus llagas.
f t g
No hay más que tres acontecimientos importantes en la vida: nacer, vivir y morir. No sentimos lo primero, sufrimos al morir y nos olvidamos de vivir
f t g
Frecuentemente la verdad suele ser lo contrario de los rumores que circulan acerca de los sucesos y de las personas.
f t g
Debido a que prestamos demasiada atención a los defectos de los demás, morimos sin haber tenido tiempo de conocer los nuestros
f t g
La amistad pura sabe de placeres que nunca podrán gozar las almas mediocres
f t g
Es una cosa triste cuando los hombres no tienen ni el ingenio para hablar bien, ni el juicio para mantener sus lenguas.
f t g
Casi siempre la burla arguye pobreza de espíritu.
f t g
Hay algunas situaciones en la vida en que la verdad y la sencillez forman la mejor pareja
f t g
La burla significa en muchos casos falta de ingenio.
f t g
Es una desgracia cuando nos faltan, el ingenio para hablar y el tacto para callar.
f t g
La Sencillez hacia el exterior corresponde a los hombres ordinarios, como un vestido hecho a media para ellos, pero sirve como un adorno a los que han llenado su vida con grandes hechos: se podría comparar con un poco de belleza descuidadamente vestida y con ello todo el atractivo más.
f t g
Las mujeres son extremadas en todo: o son mejores o son peores que los hombres.
f t g
Llegamos demasiado tarde para decir cualquier cosa que no haya sido dicho ya.
f t g
Ese hombre es bueno que hace el bien a los demás, si él sufre a causa del bien que hace, él es muy bueno, si él sufre a manos de aquellos a quienes ha hecho el bien, entonces su bondad es tan grande que se podría puede mejorar sólo por mayores sufrimientos, y si había de morir a manos de ellos, su virtud no puede ir más allá: es heroico, es perfecto.
f t g
El esclavo sólo tiene un dueño; el ambicioso, tantos como personas le puedan ser útiles a su fortuna.
f t g
El hombre guarda mejor el secreto ajeno que el suyo; la mujer, por el contrario, guarda mejor su secreto que el ajeno.
f t g
Cuando una mujer bella elogia la belleza de otra, puede estar segura de que es más hermosa que la elogiada.
f t g
No hay nada que los hombres más deseen conservar y menos cuiden que su propia vida
f t g
Sólo hay un camino para llegar, y mil para alejarse.
f t g
No puede ir muy lejos la amistad cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse mutuamente pequeños defectos
f t g
Hacer un libro es un arte, como la fabricación de un reloj, sino que necesita más que talento nativo para ser un autor.
f t g
Entre el sentido común y el buen gusto se encuentra la diferencia entre una causa y su efecto.
f t g
Los mismos vicios que nos parecen enormes e intolerables en los demás, no los advertimos en nosotros.
f t g
Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud.
f t g
El único exceso permitido en el mundo, es el exceso de gratitud
f t g
Cuando el pueblo se rebela no sabemos cómo podrá volver a la calma, y cuando está tranquilo no comprendemos cómo
f t g
Acontece a veces que una mujer oculta a un hombre toda la pasión que por él siente, mientras él finge por ella una pasión que está lejos de sentir
f t g
El egoísmo no es más que el medio de convertirlo todo en utilidad propia.
f t g
Cuanto más nos acercamos a los grandes hombres más nos damos cuenta de que son hombres
f t g
Un hombre discreto ni se deja dirigir ni pretende gobernar a los demás; sólo quiere que la razón impere exclusivamente y siempre.
f t g
Echar de menos a la persona amada, en su ausencia, es un bien comparado con la realidad de vivir con la persona amada.
f t g
Todo nuestro mal proviene de no poder estar solos
f t g
Es menester reír aún sin haber encontrado la felicidad, no sea que muramos sin haber reído nunca.
f t g
Hacer las cosas como todos, es una máxima sospechosa, que casi siempre significa hacer las cosas mal.
f t g
La imposibilidad de probar que Dios no existe, es la mejor prueba de su existencia.
f t g
El tiempo, que fortalece la amistad, el amor se debilita.
f t g
La amistad se forma poco a poco, con el tiempo, por el trato, con la convivencia.
f t g
De toda revelación de un secreto debe culparse a quien lo confió
f t g
No hay mujeres feas
f t g
Por muy exigente que se sea en amor, se perdonan más faltas que en la amistad.
f t g
Más vergonzoso es desconfiar de los amigos que ser engañados por ellos
f t g
El mérito de las acciones humannas lo da el motivo de las mismas; el desinterés las lleva a la perfección
f t g
No hay vicio que no tenga cierto falso parecido con alguna virtud y de la cual no saque partido
f t g
Un amigo fiel es bastante para un hombre; lo difícil es encontrar un amigo fiel
f t g
Los puestos de responsabilidad hacen a los hombres eminentes más eminentes todavía, y a los viles, más viles y pequeños
f t g
Hay padres tan antinaturales que toda su vida parece estar consagrada a dar motivos a sus hijos para que se consuelen de su muerte.
f t g
El amor empieza por amor; de la más estrecha amistad no se puede pasar sino a un amor muy débil.
f t g
El tiempo, que fortalece las amistades, debilita el amor.
f t g
Tememos la vejez, aunque ignoramos si llegaremos a ella.
f t g
Los hijos quizá serían más amados por su padres y recíprocamente éstos de aquellos, si no existiese la palabra heredero.
f t g
Hay ciertas cosas en las que la mediocridad es intolerable: la poesía, la música, la pintura, la elocuencia pública. ¿Qué tortura es escuchar un discurso frío se pomposamente declamado o de segunda categoría verso hablado con ampulosidad todo mal poeta Sitio!
f t g
La ópera es, obviamente, el primer borrador de un bello espectáculo, sino que sugiere la idea de una.
f t g
Horace o Boileau han dicho tal cosa delante de ti. - ¿Puedo tomar su palabra para ella, pero lo he utilizado como la mía. Es posible que no tengo el mismo pensamiento correcto después de ellos, como otros pueden tener tras de mí?
f t g
La crítica a menudo no es una ciencia, es un arte que requiere la salud más bien que el ingenio, trabajar más duro que el talento, más que hábito genio nativo. En las manos de un hombre que ha leído mucho, pero carece de juicio, se aplica a ciertos temas que pueden dañar tanto a sus lectores y el propio escritor.
f t g
Un montón de epítetos es alabanza pobres: la alabanza está en los hechos, y en la manera de decirle a ellos.
f t g
Ningún hombre es tan perfecto, tan necesario para sus amigos, para darles ningún motivo para echarlo de menos menos.
f t g
Usted puede conducir un perro sin sillón del rey, y se subirá en el púlpito del predicador, él ve el mundo impasible, desembarazada, imperturbable.
f t g
Un hombre sabio se cura de la ambición por la ambición propia, y su objetivo es tan elevada que las riquezas, la oficina, la fortuna, y el favor de no satisfacerlo.
f t g
La aflicción que es aturdido y sin habla no está de moda: la mujer de hoy está de luto por su marido en voz alta y le explica toda la historia de su muerte, que aflige tanto, que no olvida el más mínimo detalle al respecto.
f t g
Uno trata de hacer que el ser querido enteramente feliz, o, si eso no puede ser, totalmente miserable.
f t g
La liberalidad consiste menos en dar mucho que en los regalos bien planificados.
f t g
El duelo por la ausencia de un ser querido es felicidad frente a la vida con una persona que odia.
f t g
Entre el genio y el talento existe la proporción del todo con la parte.
f t g
Hay que hipopotamo antes de que seamos felices, por miedo a morir antes de que reírse de todo.
f t g
Sólo hay dos maneras de conseguir en el mundo: por la propia industria, o por la estupidez de los demás.
f t g
Es una gran miseria no tener suficiente espíritu para hablar con propiedad, pero es mayor miseria todavía no poseer suficiente juicio para saber callar a tiempo.
f t g
El hombre que dice que no ha nacido feliz podría, por lo menos, llegar a serlo por la felicidad de sus amigos o de cuantos le rodean. La envidia le impide este último recurso.
f t g
Escribir bien es gloria y mérito de algunos hombres, de otros sería gloria y mérito no escribir nada.
f t g
Hay gentes que hablan un momento antes de haber pensado.
f t g
La cortesía hace que el hombre aparezca exteriormente tal como debiera ser en su interior.
f t g
La liberalidad no consiste en dar mucho, sino dar a tiempo.
f t g
Los que utilizan mal su tiempo son los primeros en quejarse de su brevedad.
f t g
Los moribundos que hablan de su testamento pueden confiar en ser escuchados como si fueran oráculos.
f t g
Para el hombre sólo hay tres acontecimientos: nacer, vivir y morir. No se sabe cuándo nace, padece cuando muere y olvida
f t g
Las mujeres son excesivas: o mejores o peores que los hombres
f t g
El talento y la aptitud no suelen proporcionar grandes riquezas.
f t g
Lo mejor que hay en el mundo es la amistad
f t g
El amor que nace repentinamente mas tarda en irse
f t g
No hay cosa que los hombres traten de conservar tanto ni administren tan mal como su propia vida
f t g
Necio es aquel que ni siquiera tiene el ingenio preciso para ser fatuo
f t g
La armonía más dulce es el sonido de la voz de la mujer que se ama
f t g
Confiamos el secreto en el seno de la amistad, pero en el seno del amor escapa de su cárcel
f t g
El deber de un juez es hacer justicia
f t g
Los médicos dejan morir, los charlatanes matan
f t g
La armonía más dulce de escuchar es el sonido de la voz del ser amado
f t g
Querer olvidar a alguien significa pensar en él
f t g
Para llegar a la meta de sus propósitos, la mayoría de los hombres es más capaz de un esfuerzo extraordinario que de una larga perseverancia.
f t g
No hay mujeres feas; sólo mujeres que no saben cómo parecer bellas
f t g
Conviene reír antes de ser felices, por miedo de morir sin haber reído
f t g
Cuando una lectura os eleva el espíritu y os inspira sentimientos nobles y valerosos, no busquéis ninguna otra regla para juzgar la obra: es buena y está hecha por una mano de artista
f t g
Existe un placer en la amistad pura que no pueden alcanzar aquellos que han nacido mediocres
f t g
La vida es corta y enojosa, transcurre deseando siempre
f t g
Es difícil decidir si la incertidumbre hace al hombre más desgraciado que despreciable
f t g
Esencial a la justicia es hacerla sin diferirla. Hacerla esperar es injusticia
f t g
La muerte no viene más que una vez, pero se deja sentir en todos los momentos de la vida
f t g
El dar de mala gana es grosería. Nada cuesta añadir una sonrisa
f t g
La liberalidad no consiste tanto en dar mucho como en dar oportunamente
f t g
Quien ha experimentado un amor profundo desdeña la amistad
f t g
El amor nace súbitamente, sin más pensar, por temperamento o por debilidad, un rasgo de belleza nos detiene y nos decide. La amistad, por el contrario, se forma poco a poco, con el tiempo, por la práctica, por un largo trato.
f t g
No pensar más que en sí mismo y en el presente es, en la política, una fuente de error
f t g
El presente para los ricos y el porvenir para los virtuosos
f t g
Puede uno esperar mucho de un amigo, si al subir al poder todavía se acuerda de nosotros.
f t g
Hay personas que hablan justo un momento antes de haber pensado.
f t g
Quien dice que no es dichoso, podría serlo por la dicha de su prójimo si la envidia no le quitara este último recurso.
f t g
Nada dura más que una fortuna moderada y nada llega antes a su término que una gran fortuna.
f t g
El amor crece poco a poco y por grados se parece demasiado a la amistad para encenderse en pasión. No pasa de ser una de tantas imitaciones de amor.
f t g
Hay pocas mujeres tan perfectas que no hagan arrepentirse a sus maridos de haberse casado, por lo menos una vez al día.
f t g
Si no murieran todos los hombres, entonces si, que afligiría al morirse.
f t g
Frecuentemente es más breve y más útil adaptarse a los otros que hacer que los demás se ajusten a nosotros.
f t g
El amor que nace de repente es el que más cuesta de curar.
f t g
Hay personas que comienzan a hablar un momento antes de haber pensado.
f t g
Existen dos medios de triunfar en el mundo: mediante la propia habilidad o aprovechando la necedad de los otros.
f t g
La muerte sólo se presenta una vez, pero se anuncia en todos los momentos de la vida; es más cruel temerla que sufrirla.
f t g
Las mujeres no simpatizan entre sí por los mismos motivos que agradan a los hombres.
f t g
Una circunstancia esencial de la justicia es administrarla prontamente: hacerla esperar o diferirla es ya una ínjusticia.
f t g

Otros autores