1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Jesucristo

Frases de Jesucristo

Frases de Jesucristo

Figura emblemática de la religión católica. Descendiente directo de la divinidad y reconocido mesías en el mundo que se cree que vivió en periodos antiguos de la historia humana. Su vida es fundamento y argumento de la doctrina religiosa del catolicismo poniendo su figura en un eje central y protagonista de toda su religión.

El mal no es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ella.
f t g
No juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis habéis de ser juzgados, y con la misma medida que midiereis, seréis medidos vosotros.
f t g
El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.
f t g
Por sus frutos los conoceréis.
f t g
Porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
f t g
Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables.
f t g
Aquel que esté libre de pecado que arroje la primera piedra
f t g
De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma
f t g
Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
f t g
Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, orad por quien os persigue… Porque si amáis a los que os aman, ¿qué hacéis más que otros? ¿No hacen lo mismo los gentiles?
f t g
O hagan el árbol excelente y su fruto excelente, o hagan el árbol podrido y su fruto podrido; porque por su fruto se conoce el árbol. 34 Prole de víboras, ¿cómo pueden hablar cosas buenas cuando son inicuos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca
f t g
No juzguéis y no sereis juzgados, no condeneis y no sereis condenados, perdonad y sereis perdonados, dad y se os dará. Porque la medida que uséis con los demás se usará con vosotros.
f t g
Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.
f t g
Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios.
f t g
Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.
f t g
Yo soy la resurrección El que cree en mí, aunque muera, vivirá. Juan 11:25 - Biblia del vaticano
f t g
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
f t g
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
f t g
Traten a los demás como ustedes quisieran ser tratados. Esta es la esencia de todo lo enseñado por la ley y los profetas
f t g
29 ¡Ay de ustedes, hipócritas!, porque edifican los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas conmemorativas de los justos, 30 y dicen: 'Si hubiéramos estado en los días de nuestros antepasados, no hubiéramos sido partícipes con ellos en la sangre de los profetas'. 31 Así que dan testimonio contra ustedes mismos de que son hijos de los que asesinaron a los profetas.
f t g
No he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento
f t g
Yo soy el camino, la verdad y la vida
f t g
Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente
f t g
El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.
f t g
Cuando des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará
f t g
Porque se asemejan a sepulcros blanqueados, que por fuera realmente parecen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia. 28 Así ustedes, también, por fuera realmente parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero.
f t g
Conocereis la verdad, y la verdad os hará libres
f t g
¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?
f t g
Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen.
f t g
Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros.
f t g
Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios
f t g
Este pueblo de labios me honra; pero su corazón está lejos de mí
f t g
Hay más dicha en dar que en recibir
f t g
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
f t g
Para esto he venido al mundo, para dar testimonio acerca de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz
f t g
Retírate, Satanás, porque escrito está: 'Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás
f t g
Por este motivo les digo: Toda suerte de pecado y blasfemia será perdonada a los hombres, pero la blasfemia contra el espíritu no será perdonada. Por ejemplo, a cualquiera que hable una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado; pero a cualquiera que hable contra el espíritu santo, no le será perdonado, no, ni en este sistema de cosas ni en el venidero.
f t g
¡No mintáis, y no practiquéis lo que odiáis!, porque todo se revela delante del rostro del Cielo. Pues no hay nada escondido que no será revelado, y no hay nada oculto que quedará sin ser descubierto
f t g
Mi reino no es parte de este mundo. Si mi reino fuera parte de este mundo, mis servidores habrían peleado para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero, como es el caso, mi reino no es de esta fuente
f t g
Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.
f t g
Felices son los de corazón puro, puesto que ellos verán a Dios.
f t g
Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas
f t g
¡Miren! Los estoy enviando como ovejas en medio de lobos; por lo tanto, demuestren ser cautelosos como serpientes, y, sin embargo, inocentes como palomas.
f t g
El reino de los cielos está dentro de vosotros.
f t g
Felices son los misericordiosos, puesto que a ellos se les mostrará misericordia.
f t g
El que no está de mi parte, contra mí está, y el que no recoge conmigo, desparrama
f t g
Ama a tu prójimo como a ti mismo
f t g
Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera
f t g
Lo que entra por la boca del hombre no le hace impuro. Al contrario, lo que hace impuro al hombre es lo que sale de su boca
f t g
Felices son ustedes cuando los vituperen y los persigan y mentirosamente digan toda suerte de cosa inicua contra ustedes por mi causa. Regocíjense y salten de gozo, puesto que grande es su galardón en los cielos; porque de esa manera persiguieron a los profetas antes de ustedes.
f t g
Al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda
f t g
Muchos son los llamados y pocos los escogidos
f t g
Está escrito: 'No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios
f t g
El que se avergüence de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre también se avergonzará de él cuando llegue en la gloria de su Padre con los santos ángeles.
f t g
El que esté libre de culpa que tire la primera piedra
f t g
Cuidado que nadie los extravíe; porque muchos vendrán sobre la base de mi nombre, diciendo: 'Yo soy el Cristo', y extraviarán a muchos. Ustedes van a oír de guerras e informes de guerras; vean que no se aterroricen. Porque estas cosas tienen que suceder, más todavía no es el fin.
f t g
Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
f t g
Te queda una cosa por hacer: anda, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres. Después ven y sígueme.
f t g
Entonces Tomás respondió y le dijo: !!Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.
f t g
Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu reino; hágase tu voluntad, así en el cielo como en la tierra; el pan nuestro de cada día dánosle hoy, y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores, y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos de mal.
f t g
Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. Todas estas cosas son principio de dolores de angustia.
f t g
¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino uno solo, Dios
f t g
Perdónales, Padre, porque no saben lo que hacen
f t g
En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!
f t g
Variante: El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado.
f t g
Hombre de poca fe, ¿por qué has dudado?
f t g
Pero lo que les digo a ustedes, a todos lo digo: Manténganse alerta.
f t g
Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
f t g
Muchos que son primeros serán últimos; y los últimos, primeros
f t g
Todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en lo cielos, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.
f t g
También está escrito: 'No tentarás al señor tu Dios
f t g
Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
f t g
Más numerosos que los cabellos de mi cabeza son los que me odian sin motivo.
f t g
Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra.
f t g
¿Por qué traspasan ustedes también el mandamiento de Dios a causa de su tradición? Y así ustedes han invalidado la palabra de Dios a causa de su tradición. Hipócritas, aptamente profetizó de ustedes Isaías, cuando dijo: 'Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy alejado de mí'. En vano siguen adorándome, porque enseñan mandatos de hombres como doctrinas.
f t g
Me han odiado sin motivo.
f t g
Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?
f t g
Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes.
f t g
Todavía hay una cosa que falta en cuanto a ti: Vende todas las cosas que tienes y distribuye entre los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sé mi seguidor
f t g
Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonados porque ha demostrado mucho amor.
f t g
¡Ay de la carne que depende del alma, ay del alma que depende de la carne!
f t g
Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. Y todas las naciones serán reunidas delante de él, y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda.
f t g
También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado
f t g
Serpientes, prole de víboras, ¿cómo habrán de huir del juicio del Gehena? Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos.
f t g
El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla. Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: este es el mandato que recibí de mi Padre
f t g
Por lo tanto, resuélvanlo en sus corazones que no ensayarán de antemano cómo hacer su defensa, porque yo les daré boca y sabiduría, que todos sus opositores juntos no podrán resistir ni disputar.
f t g
Felices son los pacíficos, puesto que a ellos se les llamará 'hijos de Dios'.
f t g
Felices son los que se lamentan, puesto que ellos serán consolados.
f t g
Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad
f t g
Felices son los que han sido perseguidos por causa de la justicia, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.
f t g
Deja que sea, esta vez, porque de esa manera nos es apropiado llevar a cabo todo lo que es justo
f t g
¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito pero engullen el camello!
f t g
¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.
f t g
Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra. Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas
f t g
Todo se ha cumplido.
f t g
Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda.
f t g
En realidad os digo que sé que uno de vosotros me traicionará
f t g
Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos
f t g
Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso
f t g
Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres
f t g
Vengan en pos de mí, y los haré pescadores de hombres.
f t g
Mas el ayudante, el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ese les enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las cosas que les he dicho.
f t g
Oyeron que les dije: Me voy y vengo a ustedes. Si me amaran, se regocijarían de que sigo mi camino al Padre, porque el Padre es mayor que yo.
f t g
Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.
f t g

Otros autores