1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Julio Cortázar

Frases de Julio Cortázar

Frases de Julio Cortázar

Escritor, traductor, intelectual argentino. Uno de los principales exponentes del realismo-fantástico o realismo mágico. Maestro del relato corto. Residió en muchos países más allá de Argentina y esto se ve influenciado en su obra. Nacionalista y amante de la cultura popular. Su obra también ha sido considerada de interés político.

Vení a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.
f t g
Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma.
f t g
La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.
f t g
¿Qué quieres? El amor pide calle, pide viento, no sabe morir en la soledad.
f t g
Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.
f t g
En realidad las cosas verdaderamente difíciles son todo lo que la gente cree poder hacer a cada momento.
f t g
Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos...
f t g
Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha, al mismo tiempo, fue el no aceptar las cosas como me eran dadas.
f t g
¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?
f t g
Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha.
f t g
Después de los cuarenta años la verdadera cara la tenemos en la nuca, mirando desesperadamente para atrás.
f t g
Hacés mal en ilusionarte, yo estoy lejos de todo. Tan lejos que me da asco.
f t g
Las costumbres, Andrée, son formas concretas del ritmo, son la cuota del ritmo que nos ayuda a vivir.
f t g
Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio
f t g
Lo que me gusta de tu cuerpo es el sexo. Lo que me gusta de tu sexo es la boca. Lo que me gusta de tu boca es la lengua. Lo que me gusta de tu lengua es la palabra
f t g
Me basta mirarte para saber que con vos me voy a empapar el alma
f t g
No renuncio a nada, simplemente hago lo que puedo para que las cosas me renuncien a mí
f t g
Y así es como los que nos iluminan son los ciegos. Así es como alguien, sin saberlo, llega a mostrarte irrefutablemente un camino que por su parte sería incapaz de seguir
f t g
Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos
f t g
La humanidad empezará verdaderamente a merecer su nombre el día en que haya cesado la explotación del hombre por el hombre
f t g
Amor mío, no te quiero por vos ni por mí ni por los dos juntos, no te quiero porque la sangre me llame a quererte, te quiero porque no sos mía, porque estás del otro lado, ahí donde me invitas a saltar y no puedo dar el salto, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa
f t g
Si no nos salvamos nosotros como pueblo no nos salvaremos más
f t g
Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo
f t g
La risa ella sola ha cavado más túneles útiles que todas las lágrimas de la tierra
f t g
Por eso no seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno
f t g
Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino es también la luna y el espejo, busco esa línea que hace temblar a un hombre en una galería de museo. Además te quiero, y hace tiempo y frío
f t g
No estarás para nada, no serás ni recuerdo, y cuando piense en ti pensaré un pensamiento que oscuramente trate de acordarse de ti
f t g
Cada vez iré sintiendo menos y recordando más
f t g
Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte
f t g
Una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja
f t g
Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino
f t g
Cómo cansa ser todo el tiempo uno mismo
f t g
La cultura es el ejercicio profundo de la identidad.
f t g
Si encontráramos la manera podríamos vivir mil veces más de lo que estamos viviendo por culpa de los relojes, de esa manía de minutos y de pasado mañana
f t g
Vanidad de creer que comprendemos las obras del tiempo: él entierra sus muertos y guarda las llaves. Sólo en sueños, en la poesía, en el juego -encender una vela, andar con ella por el corredor- nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos
f t g
¡Música! Melancólico alimento para los que vivimos de amor
f t g
La vida, como un comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos
f t g
Y diré las palabras que se dicen, y comeré las cosas que se comen, y soñaré las cosas que se sueñan, y sé muy bien que no estarás
f t g
Fui una letra de tango para tu indiferente melodía
f t g
Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo
f t g
No tiene importancia lo que yo pienso de Mafalda. Lo importante es lo que Mafalda piensa de mí
f t g
No me dormiré, no me dormiré en toda la noche, veré la primera raya del alba en esa ventana de tantos insomnios, sabré que nada ha cambiado
f t g
Se puede vivir sin pensar
f t g
En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las cosas tal como me son dadas.
f t g
Ven a domir conmigo esta noche. No haremos el amor; él nos hará.
f t g
Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.
f t g
Pero habría que vivir de otra manera. ¿Y qué quiere decir vivir de otra manera? Quizá vivir absurdamente para acabar con el absurdo, tirarse en sí mismo con una tal violencia que el salto acabara en los brazos de otro
f t g
En literatura no hay temas buenos ni temas malos, hay tan sólo temas bien o mal tratados
f t g
Probablemente Icaro creía tocar el cielo cuando se hundía en el mar epónimo
f t g
La explicación es un error bien vestido
f t g
Es inconcebible una revolución que no desemboque en la alegría.
f t g
Lo que llamamos absurdo es nuestra ignorancia
f t g
Todo dura siempre un poco más de lo que debería
f t g
Un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil
f t g
Todo mañana es la pizarra donde te invento y te dibujo
f t g
Abrazarse interminablemente o con una violencia que los apartaba en el mismo instante, como si del deseo creciera amarga la distancia. Y siempre por debajo, un silencio agazapado donde latía el tiempo enemigo
f t g
No me perdonan lo que ellos no supieron
f t g
Ningún juego te hará olvidar: tu alma es una máquina fría, un lúcido registro
f t g
No nos vimos nunca pero no importaba, mi hermano despierto mientras yo dormía, mi hermano mostrándome detrás de la noche su estrella elegida
f t g
Lo que me gusta es escribir y cuando termino es como cuando uno se va dejando resbalar de lado después del goce, viene el sueño y al otro día ya hay otras cosas que te golpean en la ventana, escribir es eso, abrirles los postigos y que entren
f t g
Cuando mis cronopios hicieron algunas de las suyas en Corrientes y Esmeralda, una eminente intelectual exclamó: ¡qué lástima, pensar que era un escritor tan serio!
f t g
Estar vivo parece siempre el precio de algo
f t g
¿Quién los ve andar por la ciudad si todos están ciegos?
f t g
Cada vez que entramos en una crisis es el absurdo total, comprende que la dialéctica solo puede ordenar los armarios en momentos de calma
f t g
Los caminos del Che son infinitos.
f t g
Sabemos tantas cosas, que la aritmética es falsa, que uno más uno no siempre son uno sino dos o ninguno, nos sobra tiempo para hojear el álbum de agujeros, de ventanas cerradas, de cartas sin voz y sin perfume
f t g
Soy un burguesito ciego a todo lo que pasa más allá de la esfera de lo estético.
f t g
No me parece que la luciérnaga extraiga mayor suficiencia del hecho incontrovertible de que es una de las maravillas más fenomenales de este circo, y sin embargo basta suponerle una conciencia para comprender que cada vez que se le encandila la barriguita el bicho de luz debe sentir como una cosquilla de privilegio
f t g
Ya están vestidos, ya se van por la calle. Y es sólo entonces cuando están muertos, cuando están vestidos, que la ciudad los recupera hipócrita y les impone los deberes cotidianos
f t g
Todavía no sentimos montar los recuerdos, esa necesidad de inventariar el pasado que crece con la soledad y el hastío
f t g
Para qué volver sobre el hecho sabido de que cuanto más se parece un libro a una pipa de opio más satisfecho queda el chino que lo fuma, dispuesto a lo sumo a discutir la calidad del opio pero no sus efectos letárgicos
f t g
Hay una cosa que se llama tiempo, Rocamadour, es como un bicho que anda y anda. No te puedo explicar porque eres tan chico, pero quiero decir que Horacio llegará en seguida
f t g
No me creas demasiado optimista; conozco a mi país, y a muchos otros que lo rodean. Pero hay signos, hay signos
f t g
Una lenta ceremonia incomprensible nos había acercado en la noche desde nuestras infinitas distancias
f t g
En resumen... la Cafeína produce Disfunción Eréctil en un periódo relativamente corto de tiempo...
f t g
El ajedrez es un juego que me apasionó de joven, pero un buen día me empezó a tomar demasiado tiempo y entonces lo eliminé
f t g
Nunca he pensado en nada, solamente de golpe me doy cuenta de lo que he pensado, pero eso no tiene gracia, ¿verdad?, ¿Qué gracia va a tener darse cuenta de que uno ha pensado algo? Para el caso es lo mismo que si pensaras tú o cualquier otro. No soy yo, yo. Simplemente saco provecho de lo que pienso, pero siempre después, y eso es lo que no aguanto.
f t g
Pensar era inútil como desesperarse por recordar un sueño del que sólo se alcanzan las últimas hilachas al abrir los ojos
f t g
Con qué tersa dulzura me levanta del lecho en que soñaba profundas plantaciones perfumadas
f t g
En literatura no hay buenos ni malos temas, hay solamente un buen o mal tratamiento del tema.
f t g

Otros autores