1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Marco Aurelio

Frases de Marco Aurelio

Frases de Marco Aurelio

Nacido en Roma, considerado uno de los más nobles emperadores que tuvo la posibilidad de gobernar. De origen hispano por sus padres, co-imperio con su hermano adoptivo gracias a las enseñanzas del emperador Adriano. Tuvo revueltas en las provincias del Este las cuales aplaco con fuerte convicción, su tratado "Meditaciones" es considerado uno de los textos más perfectos acerca de como gobernar un territorio.

No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad.
f t g
Si la fama sólo llega después de la muerte, no tengo prisa en conseguirla.
f t g
El verdadero modo de vengarse de un enemigo es no parecérsele.
f t g
Lo que no es útil para la colmena, no es útil para la abeja.
f t g
Cuando el dolor es insoportable, nos destruye; cuando no nos destruye, es que es soportable.
f t g
De las cosas que tienes, escoge las mejores y después medita cuán afanosamente las hubieras buscado si no las tuvieras.
f t g
El tiempo es como un río que arrastra rápidamente todo lo que nace.
f t g
Nunca discutas con un superior. Corres el riesgo de tener razón.
f t g
Todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho. Todo lo que vemos es una perspectiva, no es la verdad.
f t g
Acuérdate en adelante, cada vez que algo te contriste, de recurrir a esta máxima: que la adversidad no es una desgracia, antes bien, el sufrirla con grandeza de ánimo es una dicha.
f t g
Acuérdate también de esto siempre; para vivir felizmente basta con muy poco
f t g
No malgastes lo que te queda de vida conjeturando sobre los demás, a no ser que busques un bien común. Pues imaginar qué pueden estar haciendo y por qué, qué están pensando y qué planean, te aturde y te aparta de tu guía interior
f t g
Si la fama llega después de la muerte, no tengo prisa en conseguirla.
f t g
En ninguna parte puede hallar el hombre un retiro tan apacible y tranquilo como en la intimidad de su alma.
f t g
La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos: por lo tanto, Guardia en consecuencia, y cuidar de que se entretienen sin nociones inadecuadas a la virtud y el carácter razonable.
f t g
Morir no es otra cosa que cambiar de residencia
f t g
La dulzura, cuando es sincera, es una fuerza invencible.
f t g
Los deseos conducen a la permanente preocupación y decepción, ya que todo lo que se desea de este mundo es miserable y corrupto.
f t g
La perfección de las costumbres consiste en vivir cada día como si fuera el último.
f t g
Sólo los locos persiguen lo imposible. Imposible es que los malos no cometan maldades
f t g
La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella.
f t g
Es una locura trabajar toda la vida, si nuestra imaginación y nuestro esfuerzo no tiende hacia un objeto determinado
f t g
Nada le sucede al hombre que su naturaleza no esté preparada para superar
f t g
La mejor manera de vengarse de una persona es no parecérsele
f t g
Realiza cada acto de tu vida como si fuera el último.
f t g
El verdadero dolor es de quien sufre sin testigos
f t g
Si no conviene, no lo hagas; si no es verdad, no lo digas. Sé dueño de tus inclinaciones.
f t g
Un instante y habrás olvidado todo; otro instante todavía y todos te habrán olvidado.
f t g
Un instante más y habrás olvidado todo; otro, y todos te habrán olvidado.
f t g
Vive una buena vida. Si hay dioses y son justos, entonces no importa lo devota que ha sido, pero le dará la bienvenida en base a las virtudes que han vivido por. Si hay dioses, pero injusta, entonces usted no debe querer adorarlos. Si no hay dioses, entonces se le ha ido, sino que han vivido una vida noble que perdurará en la memoria de sus seres queridos.
f t g
La vida más larga y la más corta tienen la misma equivalencia, pues el presente es de igual duración para todos
f t g
Con frecuencia bajo un traje sucio se esconde una gran sabiduría
f t g
En ninguna parte puede encontrar el hombre un retiro más tránquilo y menos agitado que en su propia alma.
f t g
Dejemos de discutir lo que debe ser un hombre bueno... y procuremos serlo
f t g
No desprecies la muerte, pero acéptala de buen agrado, porque forma parte de lo establecido
f t g
El mundo no es más que transformación, y la vida, opinión solamente.
f t g
La pereza anda tan despacio que la pobreza la alcanza enseguida
f t g
La alegría se encuentra en el fondo de todas las cosas pero a cada uno le corresponde extraerla
f t g
Creéme, no es de sabios decir: 'Viviré'. Mañana es ya demasiado tarde: vive ya.
f t g
Todo hombre tiene de sí mismo un concepto más alto que de los demás; pero la opinión que los demás tienen acerca de él le parece más estimable que la suya propia
f t g
Es ridículo no intentar evitar tu propia maldad, lo cual es posible, y en cambio intentar evitar la de los demás, lo cual es imposible
f t g
El hombre bueno será siempre un principiante
f t g
El acto de morir es también uno de los actos de la vida
f t g
Recuerdo a los hombres famosos del pasado: Alejandro, Pompeyo, Julio César, Sócrates, y tantos otros; y me pregunto: Ahora ¿dónde están? ¡Cuánto han luchado, para luego morir y volverse tierra...!
f t g
Van mal los asuntos humanos cuando queda solamente la fe en los asuntos materiales
f t g
Acepte las cosas que el destino te une, y amar a la gente con la que el destino te trae juntos, pero lo hacen con todo su corazón.
f t g
Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza
f t g
Abstenerse de la imitación es la mejor venganza.
f t g
Realiza cada una de tus acciones como si fuera la última de tu vida
f t g
A la piedra arrojada, no le importa caer ni subir
f t g
Basta conocer la pasión dominante de una persona, para poder estar seguros de saber agradarle.
f t g
Concibe sin cesar el mundo como un ser viviente único, que contiene una sola sustancia y un alma única, y cómo todo se refiere a una sola facultad de percibir, la suya, y cómo todo lo hace con un sólo impulso, y cómo todo es responsable solidariamente de todo lo que acontece, y cuál es la trama y contextura.
f t g
Ten presente que los hombres, hagan lo que hagan, siempre serán los mismos.
f t g
No sólo hay que recordar que cada día vivido es un día menos sino que no está garantizado que nuestra inteligencia nos acompañará hasta el final
f t g
La vida no es sino un río de cosas que pasan y se pierden. Veo una cosa por un instante, y ya pasó; y otras y otras pasarán... Pronto me llegará la orden: -Te has embarcado; has navegado; has llegado; desembarca
f t g
Que el porvenir no te perturbe; tú lo abordarás, si es necesario, munido de la misma razón que empleas para el presente
f t g
Todas las cosas se hallan entrelazadas entre sí y su común vínculo es sagrado y casi ninguna es extraña a la otra, porque todas están coordinadas y contribuyen al orden del mismo mundo
f t g
Dios deja vivir en su error, hecho un estúpido, a aquel a quien desea desviar
f t g
Sufrir percances no es sufrir una desgracia; pero soportarlos con abnegación es una virtud meritoria.
f t g
El alma humana se avergüenza de sí misma cuando se deja vencer por el placer o el dolor
f t g
No vivas como si tuvieses mil años por delante. El destino está a un paso, hazte bueno mientras la vida y la fuerza son todavía tuyas.
f t g
No llores por mí, Pensad en la pestilencia y la muerte de tantos otros
f t g
¡Asia, Europa: rincones del mundo; todo el océano: una gota del universo! El Athos: un minúsculo terrón en todo el universo; todo el presente, un instante en la eternidad
f t g
Es una tontería preocuparse del mundo, éste no se preocupa por ello
f t g
Pase lo que pase a ti, que estaba preparado para ti desde toda la eternidad, y la implicación de las causas fue desde la eternidad girando el hilo de tu ser y de lo que es incidente a él.
f t g
Un hombre noble compara y estima a sí mismo por una idea que es superior a él, y un hombre malo, por uno menor que él. La produce una aspiración, y el otro ambición, que es la forma en la que un hombre vulgar aspira
f t g
Nada hay tan útil como el arrepentimiento
f t g
No obres como si fueras a vivir mil años; obra como si el fin estuviera muy cerca
f t g
Dios ha dado a cada pueblo un profeta en su propia lengua
f t g
Pronto olvidarás todo, pronto serás olvidado
f t g
Una excelente manera de defenderte de los demás es procurar no parecerte a ellos
f t g
Una sola es la luz del sol, aunque la obstaculicen muros, montes, incontables impedimentos
f t g
Ten muy presente que los hombres, hagas lo que hagas, siempre serán los mismos.
f t g
No permitas que tu memoria se enajene de las cosas que tienes, sino de las que te hagan falta.
f t g
El arte de vivir se asemeja más a la lucha que a la danza.
f t g
Quien huye de las obligaciones sociales es un desertor.
f t g
Tú tienes poder sobre tu mente - no fuera de los acontecimientos. Darse cuenta de esto, y usted encontrará la fuerza.
f t g
Aunque vayas a vivir tres mil años o tres mil veces diez mil, recuerda que nadie deja atrás otra vida que esa que está viviendo y tampoco está viviendo otra que no sea la que deja atrás. Se iguala por tanto lo más duradero con lo más breve: el presente es igual para todos, como también lo que muere, y lo que dejamos atrás se manifiesta efímero por igual
f t g
No hables demasiado acerca de la amabilidad del hombre, o de qué tan bueno debe ser, sólo sé así
f t g
Contempla de continuo que todo nace por transformación, y habitúate a pensar que nada ama tanto la naturaleza del Universo como cambiar las cosas existentes y crear nuevos seres semejantes
f t g
Acomódate a las cosas que la suerte te ha destinado, y ama con verdadero amor a los hombres con quienes debes convivir
f t g
Cumplo mi obligación, lo demás no me distrae
f t g
Piensa cuanto mas dolorosas son las consecuencias de tu ira que las acciones que la han originado.
f t g
El tiempo es como un río cuyo curso rápido arrastra todo lo que es. Tan pronto algo aparece, es arrastrado, y lo que detrás de él viene es arrastrado a su vez
f t g
La que se casa muchas veces, no se casa; es una adúltera dentro de la ley
f t g
Haz por ser semejante a un promontorio. Las olas del mar se estrellan contra él de continuo, y él se mantiene inmóvil hasta que en torno suyo se abonanzan las aguas
f t g
Aunque digan o hagan lo que quieran es preciso que yo sea un hombre de bien; lo mismo que el oro, la esmeralda o la púrpura, digan o hagan lo que quieran los hombres, tendrán su brillo propio
f t g
La vida es guerra, y la estancia de un extraño en tierra extraña
f t g
Los hombres están hechos los unos para los otros; instruyéndolos o soportándolos
f t g
Cuando se te presentan muchos caminos, elige siempre el más recto, que al mismo tiempo es el más corto y seguro; la experiencia y la verdad te lo indicarán
f t g
No hay hombre tan afortunado que no tenga a su lado, cuando está a punto de morir, alguien que se complace en lo que va a suceder
f t g
Vive como sobre una montaña
f t g
La muerte nos libera de las impresiones de los sentidos, de los deseos que nos hacen juguete suyo, de las divagaciones del espíritu y del duro servicio de la carne.
f t g
Contemplar la vida humana durante cuarenta años es lo mismo que contemplarla durante diez mil, pues ¿qué más veréis en diez mil años?
f t g
Destruye la queja de se me ha dañado y destruido queda el daño
f t g
La inteligencia del universo es social. Ha hecho a los inferiores para beneficio de los superiores, y a los superiores para que se adapten unos a otros
f t g
El alma llega a ser exterminada por el color de sus pensamientos
f t g
Te embarcaste, surcaste mares, atracaste: ¡desembarca!
f t g
Donde quiera que se pueda vivir se puede vivir bien
f t g
El tiempo es un río de acontecimientos, una corriente impetuosa
f t g
La ambición es un vicio, pero puede ser madre de la virtud
f t g
Aunque los reyes obren bien, se hablará mal de ellos
f t g
Es gran prudencia, cuando el daño puede remediarse, que se remedie, y cuando no, que se disimule.
f t g
A nadie le acontece cosa alguna que no sea, por naturaleza, capaz de recordar.
f t g
La naturaleza del universo, valiéndose de la sustancia del conjunto universal, como de una cera, modeló ahora un potro; después, lo fundió y se valió de su materia para formar un arbusto, a continuación un hombrecito, y más tarde otra cosa.
f t g

Otros autores