1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Marguerite Yourcenar

Frases de Marguerite Yourcenar

Frases de Marguerite Yourcenar

Escritora francesa nacionalizada en Estados Unidos. Es reconocida por ser la autora de novelas como "El jardín de las Quimeras", "Memorias de Adriano", "Opus Nigrum", etc, su obra es en verdad extensa. Polémica oradora y abiertamente homosexual, pionera en los reclamos para la libertad de elección y en defensa del género.

Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón.
f t g
Nuestro gran error es intentar obtener de cada uno en particular las virtudes que no tiene, y desdeñar el cultivo de las que posee.
f t g
Exageráis la hipocresía de los hombres. La mayoría piensa demasiado poco para permitirse el lujo de poder pensar doble.
f t g
A veces hace falta un ramalazo de locura para construir un destino.
f t g
El amor y la locura son los motores que hacen andar la vida.
f t g
El descuido es un sucedáneo de la mentira.
f t g
Tener razón demasiado pronto es lo mismo que equivocarse.
f t g
¿Quién sería lo bastante insensato para morir sin haber dado al menos la vuelta a su cárcel?
f t g
La amistad es, ante todo certidumbre, y eso es lo que la diferencia del amor
f t g
No vemos dos veces el mismo cerezo ni la misma luna sobre la que se recorta un pino. Todo momento es el último porque es único. Para el viajero, esa percepción se agudiza debido a la ausencia de rutinas engañosamente tranquilizadoras, propias del sedentario, que nos hacen creer que la existencia va a seguir siendo como es por algún tiempo
f t g
La música me transporta a un mundo en donde el dolor sigue existiendo, pero se ensancha, se serena, se hace a la vez más quieto y más profundo, como un torrente que se transforma en lago
f t g
Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad
f t g
No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación. Creo que voy a ponerme a construir
f t g
No presumo de haber amado. He sentido demasiado lo poco durables que son las emociones más vivas para querer, al acercarme a seres perecederos, encaminados hacia la muerte, extraer un sentimiento que se pretende inmortal.
f t g
En todas las épocas hay personas que no piensan como los demás. Es decir, que no piensan como los que no piensan
f t g
Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo
f t g
Era demasiado joven para sospechar que la existencia no está hecha de súbitos impulsos y de obstinada constancia, sino de compromisos y de olvidos
f t g
El verdadero lugar de nacimiento es aquel donde por primera vez nos miramos con una mirada inteligente
f t g
El crimen del loco consiste en que se prefiere a los demás. Esta preferencia impía me repugna en los que matan y me espanta en los que aman. La criatura amada ya no es, para esos avaros, sino una moneda de oro en que crispar los dedos. Ya no es un dios: apenas es una cosa. Me niego a hacer de ti un objeto, ni siquiera el Objeto amado.
f t g
Escucha con la cabeza, pero deja hablar al corazón
f t g
Olvidaba que en todo combate entre el fanatismo y el sentido común, pocas veces logra este último imponerse
f t g
¿A dónde huir? Tú llenas el mundo. No puedo huir más que en ti
f t g
Comer carne es digerir la agonía de otros seres vivos
f t g
La posibilidad de quitarse la máscara en todas las ocasiones es una de las raras ventajas que reconozco a la vejez
f t g
Si es difícil vivir, es aún mucho más penoso explicar nuestra vida
f t g
No hay nada que temer. He tocado fondo. No puedo caer más bajo que tu corazón
f t g
Se puede ser feliz y seguir estando triste
f t g
La vida es el misterio de todo ser humano: es tan admirable que siempre se la puede amar.
f t g
Soy capaz de imaginar formas de servidumbre peores que las nuestras, por más insidiosas, sea que se logre transformar a los hombres en máquinas estúpidas y satisfechas, creídas de su libertad en pleno sometimiento, sea que, suprimiendo los ocios y los placeres humanos, se fomente en ellos un gusto por el trabajo tan violento como la pasión de la guerra entre las razas bárbaras.
f t g
No fue culpa mía si aquella mañana me encontré con la belleza...
f t g
El sufrimiento nos hace egoístas porque nos absorbe por entero: sólo más tarde, en forma de recuerdo, nos enseña la compasión.
f t g
Hacer de cada espacio donde se esté, un lugar limpio, aireado, claro, un oasis para uno mismo y para los otros
f t g
No sientas fastidio por la condición humana, por lo poco que en adelante ella te dé. Bien parece que el estado de ser humano es el único en el que se aprende a pensar
f t g
Un corazón es tal vez algo sucio. Pertenece a las tablas de anatomía y al mostrador del carnicero. Yo prefiero tu cuerpo
f t g
El presente es un momento fugaz, aunque su intensidad lo haga parecer eterno
f t g
Estoy cansado de este ser mediocre, sin porvenir y sin confianza en el porvenir, de este ser al que tengo forzosamente que llamar: «yo», puesto que no puedo separarme de él
f t g
En el fondo de toda gran impotencia encontramos un sentimiento de tranquilidad.
f t g
Una sirena llora la salida de un barco sobre el agua que borra
f t g
...quitarme de nuevo la ropa como hubiera deseado quitarme el cuerpo...
f t g
En cuanto a la observación de mi mismo, me obligo a ella, aunque sólo sea para llegar a un acuerdo con ese individuo con quien me veré forzado a vivir hasta el fin
f t g
Hay pocos bípedos, después de Adán, que hayan merecido el apelativo de hombres
f t g
Simplificando: se trata de luchar contra las malas inclinaciones; dedicarse hasta el fin al estudio; perfeccionarse en la medida de lo posible, y por fin por numerosas que sean las criaturas que vagan en la extensión de los tres mundos, es decir en el universo, trabajar para salvarlas.
f t g
Todo ser que haya vivido la aventura humana, vive en mí
f t g
Y esto no es todo, amiga mía: nuestra alma, nuestro espíritu y nuestro cuerpo tienen exigencias generalmente contradictorias; creo difícil unir satisfacciones tan diversas sin envilecer a unas y sin desanimar otras, así que he disociado el amor.
f t g
¡Qué insípido hubiera sido ser feliz!
f t g
Por primera vez sentía un placer perverso en ser diferente de los demás. Es difícil no creerse superior cuando uno sufre, y el ver gente feliz nos da náuseas.
f t g
He leído con frecuencia que las palabras traicionan al pensamiento, pero me parece que las palabras escritas lo traicionan todavía más.
f t g
Todos los silencios de la tierra son pétalos de tu flor
f t g
Conocer bien las cosas es liberarse de ellas.
f t g
¿Y qué es el error, y su sucedáneo, la mentira -prosiguió Zenón-, sino una especie de Caput Mortuum, una materia inerte sin la cual la verdad, harto volátil, no podría triturarse en los morteros humanos...?
f t g
Cuerpo, compañero, juntos nos moriremos. No puedo no querer la sombra que tenemos, no apresar con ella el resplandor de un verso
f t g
En todos los casos, se trata de informarse acerca del mundo tal cual es y de instruirse también ante los vestigios de lo que ha sido
f t g
Me he limitado casi siempre a complicidades banales, por un terror oscuro a enamorarme y sufrir. Basta con ser prisionero de un instinto, no quiero serlo también de una pasión, y creo sinceramente que no he amado nunca.
f t g
El frote de dos parcelas de carne no define el fenómeno del amor así como la cuerda rozada por el dedo no explica el milagro infinito de los sonidos.
f t g
Cada uno de nosotros posee más virtudes de lo que cree, pero sólo el éxito las pone de relieve, quizá porque entonces se espera que dejemos de manifestarlas
f t g
Dudo de que toda la filosofía de este mundo consiga suprimir la esclavitud; a lo sumo le cambiarán el nombre
f t g
Es cierto que el placer solitario es un placer estéril, pero ningún placer es estéril cuando nos reconcilia con la vida
f t g
La moral es una convención privada; la decencia, una cuestión pública; toda licencia demasiado visible me ha hecho siempre el efecto de una ostentación de mala ley
f t g
Como todo el mundo, sólo tengo a mi servicio tres medios para evaluar la existencia humana: el estudio de mi mismo, que es el más difícil y peligroso, pero también el más fecundo de los métodos; la observación de los hombres; y los libros
f t g
Toda felicidad es inocencia.
f t g
Más allá del dolor y la alegría, la dignidad de ser
f t g
Mis primeras patrias fueron los libros. Y, en menor grado, las escuelas.
f t g
Hay algo reprobable en mostrarse demasiado cariñoso cuando unos se va, como para que lo echen de menos.
f t g
Sólo se está a gusto cuando se es libre, y disimular nuestras opiniones es aún más molesto que cubrirnos la piel
f t g
El gran mérito de la magia y de la alquimia, su hija, era el postular la unidad de la materia, hasta tal punto que algunos filósofos del alambique habían creído poder asimilar ésta a la luz y al rayo
f t g
Por mi parte creo que aquel espíritu inculto era de los que se dejan atrapar por sus propias mentiras, y que el fanatismo corría en él parejo con la astucia
f t g
La muerte es un sacramento del que sólo son dignos los más puros: muchos hombres se deshacen, pocos mueren
f t g
Vuelvo a pensar en ti y te vuelvo a olvidar
f t g
¿Ingenio? ¿En el dolor? Puede ser, pues hay sal en las lágrimas
f t g
Todos nos transformaríamos sin nos atreviéramos a ser lo que somos.
f t g
Quizás lo que haga la voluptuosidad tan terrible sea que nos enseña que tenemos un cuerpo. Antes, sólo nos servía para vivir. Después, sentimos que aquel cuerpo tiene su existencia particular, sus sueños, su voluntad y que, hasta la muerte, tendremos que contar con él, cederle, transigir o luchar. Sentimos (creemos sentir) que nuestra alma sólo es su mejor sueño.
f t g
Creo que sólo hubiera podido amar a un ser perfecto y soy demasiado mediocre para merecer que me aceptara, incluso si lo encuentro algún día.
f t g
Nada es más lento que el verdadero nacimiento de un hombre.
f t g
La imagen del tiempo transcurrido se refleja en mi memoria
f t g
Un buen negociador nunca confía
f t g
Pero cuando veo cuan pocas son las gentes que leen la Ilíada de Homero, me resigno más fácilmente a no ser leído
f t g
Mi viejo corazón es un Rey sin razón
f t g
Rocío: el verano te bebe
f t g
Se dice loco de alegría. También podría decirse loco de dolor
f t g
A menudo he pensado con tristeza que un alma verdaderamente hermosa no alcanzaría la gloria, porque no la desearía
f t g
¿Vale la pena afanarse durante veinte años para llegar a la duda, que crece por sí misma en todas las cabezas inteligentes?
f t g
Una parte de cada vida, y aun de cada vida insignificante, transcurre en buscar las razones de ser, los puntos de partida, las fuentes
f t g
Tengo varias religiones, como tengo varias patrias, de manera que en cierto sentido no pertenezco quizás a ninguna
f t g
No soy de los que afirman que sus acciones no se le parecen. Muy al contrario, pues ellas son mi única medida, el único medio de grabarme en la memoria de los hombres, y aún en la propia mía
f t g
Todo placer, sentido con gusto, parece casto.
f t g
Yo abrazo, delicia pura, tu cara desconocida, idéntica a mi alma
f t g
Las leyes cambian menos rápidamente que las costumbres; son peligrosas cuando quedan a la zaga de éstas, pero aún lo son más cuando pretenden precederlas
f t g
No amaba menos, sino al contrario. Pero el peso del amor, como el de un brazo tiernamente posado sobre un pecho, se hacía cada vez más difícil de soportar
f t g
Soy como ustedes un juguete en la enorme mano
f t g
Vosotros, poetas, habéis hecho del amor una inmensa impostura: el que nos toca en suerte siempre nos parece menos hermoso que esas rimas emparejadas como dos bocas una sobre otra
f t g
Observar las disciplinas humildes. Fidelidad en las pequeñas cosas
f t g
La miel de las heridas embalsama el amor
f t g
La novela devora hoy todas las formas: estamos casi obligados a pasar por ella
f t g
La filosofía epicúrea, ese lecho estrecho pero limpio
f t g
Yo sufro la ausencia y el espacio duro; la pena es un muro.
f t g
Mi oficio me pareció inútil, lo que es casi tan absurdo como creerlo sublime
f t g
Te veo pálido y bello: tu carne es una antorcha hecha de cera y fuego
f t g
La ficción tiene su lado bueno, prueba que las decisiones del espíritu y la voluntad priman sobre las circunstancias
f t g
Una buena voluntad admirable se concentró en torno a mí: la reducida tropa que mandaba tenía en su estrecha cohesión una forma suprema de virtud, la única que soporto todavía: su firme determinación de ser útil
f t g
La costumbre nos hubiera llevado a ese fin sin gloria pero también sin desastres que la vida procura a los que no rehúsan su dulce embotamiento por el uso
f t g
La verdad tiene secretos para introducirse en un alma que ya no se atrinchera contra ella
f t g
Un triunfo sólo sienta bien a los muertos. La fortuna de un muerto está al abrigo de los reveses; hasta sus derrotas adquieren un resplandor de victoria
f t g
Siempre ha habido muchas razones para viajar, de las cuales la más simple -y ya compleja- consiste en hacerlo por la ganancia y por la aventura, dos móviles difícilmente separables incluso en el caso de Las mil y una noches y en el de Marco Polo.
f t g
Entreveía la posibilidad de helenizar a los bárbaros, de atizar a Roma, de imponer poco a poco al mundo la única cultura que ha sabido separarse un día de lo monstruoso, de lo informe, de lo inmóvil, que ha inventado una definición del método, una teoría de la política y de la belleza.
f t g

Otros autores