1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Montesquieu

Frases de Montesquieu

Frases de Montesquieu

Cronista, pensador, político francés. Fuerte exponente e influyente del movimiento intelectual conocido como la Ilustración. Planteo las bases de la democracia moderna divida en tres poderes de autoridad como son las cámaras representativas del poder ejecutivo, legislativo y judicial. Su pragmática separación ha sido incluida en muchas constituciones nacionales de todo el mundo.

La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes.
f t g
Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.
f t g
A la mayoría de las personas prefiero darles la razón rápidamente antes que escucharlas.
f t g
Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco y sin notarlo.
f t g
Cuando se busca tanto el modo de hacerse temer se encuentra siempre primero el de hacerse odiar.
f t g
No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia.
f t g
Para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio.
f t g
Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento.
f t g
Queremos ser más felices que los demás, y eso es dificilísimo, porque siempre les imaginamos mucho más felices de lo que son en realidad.
f t g
El hombre de talento es naturalmente inclinado a la crítica, porque ve más cosas que los otros hombres y las ve mejor.
f t g
El deporte gusta porque halaga la avaricia, es decir, la esperanza de poseer más.
f t g
Hay que estudiar mucho para saber poco.
f t g
La mayor parte de los hombres son capaces más bien de grandes acciones que de buenas acciones.
f t g
La democracia debe guardarse de dos excesos: el espíritu de desigualdad, que la conduce a la aristocracia, y el espíritu de igualdad extrema, que la conduce al despotismo.
f t g
Las leyes inútiles debilitan a las necesarias.
f t g
Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa.
f t g
Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder.
f t g
La adversidad es nuestra madre; la prosperidad sólo es nuestra madrastra.
f t g
Si los triangulos hicieran un dios, lo idearían con tres lados.
f t g
Los países no están cultivados en razón de su fertilidad, sino en razón de su libertad.
f t g
Parece que nuestra vida aumenta cuando podemos ponerla en la memoria de los demás: Es una nueva vida que adquirimos y nos resulta preciosa.
f t g
La verdad en un tiempo es error en otro.
f t g
Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad.
f t g
Los malos ejemplos son más dañinos que los crímenes.
f t g
Las personas que tienen poco que hacer son por lo común muy habladoras: cuanto más se piensa y obra, menos se habla.
f t g
Aquí un marido que ama a su mujer es un hombre que no tiene el mérito suficiente para hacerse amar por otra.
f t g
El estudio ha sido para mí el principal remedio contra las preocupaciones de la vida; no habiendo tenido nunca un disgusto que no me haya pasado después de una hora de lectura.
f t g
El talento es un don que Dios nos hace en secreto, y que nosotros revelamos sin saberlo.
f t g
La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.
f t g
Máxima admirable: no hablar de las cosas hasta después de que estén hechas.
f t g
La mayoría de veces el éxito depende de saber cuánto se ha de tardar en lograrlo.
f t g
Cuando los hombres prometen a una mujer que la amarán siempre suponen a su vez que ellas les promenten ser siempre amables; si ella falta a su palabra, ellos no se creen obligados por la suya.
f t g
Un hombre no es desdichado a causa de la ambición, sino porque ésta lo devora.
f t g
Normalmente, aquellos que poseen un gran talento, son ingenuos.
f t g
La libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer.
f t g
La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principio sobre los cuales fué fundado.
f t g
Las costumbres hacen las leyes, las mujeres hacen las costumbres; las mujeres, pues, hacen las leyes.
f t g
Si nos bastase ser felices, la cosa sería facilísima; pero nosotros queremos ser más felices que los demás, y esto es casi siempre imposible, porque creemos que los demás son bastante más felices de lo que son en realidad.
f t g
En el derecho público el acto de justicia más severo es la guerra, porque puede tener por efecto la destrucción de la sociedad.
f t g
La libertad es el derecho a hacer lo que las leyes permiten. Si un ciudadano tuviera derecho a hacer lo que éstas prohíben, ya no sería libertad, pues cualquier otro tendría el mismo derecho.
f t g
Cuando la muerte ha igualado las fortunas, las pompas fúnebres no deberían diferenciarlas.
f t g
Quisiera abolir las pompas fúnebres. Hay que llorar a los hombres cuando nacen y no ya cuando mueren.
f t g
Las cabezas de los hombres más grandes se achican cuando se reúnen, y allí donde hay más cuerdos es también donde hay menos cordura.
f t g
La religión cristiana, que parece no tiene por objeto más que la felicidad de la otra vida, nos hace también dichosos en ésta.
f t g
Cuando nacen las sociedades, los jefes de un Estado son los que dan a éste su carácter especial. Después, este carácter especial es el que forma a los jefes de Estado.
f t g
El lujo está siempre en proporción con el desnivel de las fortunas.
f t g
Más Estados han perecido por la depravación de las costumbres que por la violación de las leyes.
f t g
El divorcio es indispensable en las modernas civilizaciones.
f t g
No existe tiranía peor que la ejercida a la sombra de las leyes y con apariencias de justicia.
f t g
La injusticia hecha a uno sólo es una amenaza dirigida a todos.
f t g
La corrupción raras veces comienza por el pueblo
f t g
Entre menos piensa el hombre, más habla.
f t g
Pronto cansa la altanería de una mujer hermosa; nunca aburre la de una mujer buena.
f t g
La cobardía es madre de la crueldad.
f t g
No hay tontería mayor y más común que la de amargarse por las tonterías del mundo.
f t g
Cuanto menos piensa el hombre, más habla.
f t g
Lo único que necesita el despotismo es el miedo. La virtud no le hace ninguna falta y el honor sería peligroso
f t g
No hay tampoco libertad si la capacidad de juzgar no está separada de la capacidad legislativa y de la ejecutiva.
f t g
El gobierno peor es el que ejerce la tiranía en nombre de las leyes
f t g
La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha
f t g
Gobernar una familia es casi tan difícil como gobernar todo un reino
f t g
Los más desgraciados no son los que sufren las injusticias, sino los que las cometen
f t g
No hay hombre a quien la fortuna no vaya a visitarlo alguna vez en la vida; pero cuando no lo halla dispuesto a recibirla, entra por la puerta y sale por la ventana
f t g
Siempre he visto que para triunfar en el mundo es preciso parecer loco y ser prudente.
f t g
La prueba más clara de sabiduría es una alegría continua
f t g
La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible.
f t g
Nada graba tan fijamente en nuestra memoria alguna cosa como el deseo de olvidarla.
f t g
Cuando ciertos salvajes quieren coger el fruto, cortan el árbol por el pie y arrancan el fruto. He aquí la imagen del gobierno despótico
f t g
El principio del gobierno democrático es la virtud
f t g
No hay tiranía más cruel que la que se perpetra bajo el escudo de la ley y en nombre de la justicia.
f t g
Cuando visito un país, me preocupa menos conocer cuáles son sus leyes que saber si se aplican
f t g
El que estando enfadado impone un castigo, no corrige, sino que se venga.
f t g
No comparto lo que dices pero defendere hasta la muerte tu derecho a decirlo.
f t g
Nunca he tenido una tristeza que una hora de lectura no haya conseguido disipar.
f t g
Las repúblicas perecen por el lujo; las monarquías por la pobreza
f t g
Amar la lectura es trocar horas de hastío por horas deliciosas.
f t g
Los proyectos que necesitan de mucho tiempo para ser ejecutados no tienen éxito casi nunca
f t g
A la mayoría de las gentes prefiero darles la razón en seguida que escucharlas.
f t g
He observado muchas veces que para prosperar en este mundo hay que tener aire de tonto, pero sin serlo.
f t g
No he sufrido nunca una pena que una hora de lectura no me haya quitado.
f t g
Me gustaría suprimir las pompas fúnebres. Hay que llorar cuando los hombres nacen y no cuando mueren.
f t g
El gobierno debería establecerse de modo que ningún hombre pueda temer a otro.
f t g
La razón es una olla de dos asas: lo mismo puede cogerse por la derecha que por la izquierda.
f t g
Cuando en un gobierno, al hablarse de cosa pública, cada uno dice ¿Qué me importa?, la cosa pública está perdida
f t g
Se ama más a los nietos que a los hijos. Es que uno sabe con bastante exactitud la ayuda que consigue de su hijo, la suerte y el mérito que tiene; pero espera y confía en su nieto.
f t g
Mi libertad es el derecho de hacer lo que las leyes me permiten.
f t g
Cuando uno busca tan extremadamente los medios de hacerse temer, encuentra antes siempre el medio de hacerse odiar
f t g
Los intereses particulares hacen olvidar fácilmente los públicos
f t g
Yo no me encuentro a mí mismo donde me busco. Me encuentro por sorpresa cuando menos lo espero.
f t g
Ante un hombre envidioso, alabo siempre a los que le hacen palidecer
f t g
La ley deben ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.
f t g
El escritor es un insensato que, no contento con haber aburrido a los que han vivido con él, se obstina en atormentar a las generaciones venideras.
f t g
La virtud debe tener límites.
f t g
Cuando hemos alcanzado una categoría, no debemos hacer nada que nos haga parecer inferiores a ella.
f t g
Los países mejor cultivados no son los más fértiles sino los más libres.
f t g
El que teme padecer padece ya lo que teme.
f t g
La verdad en un tiempo es un error en otro y viceversa.
f t g
Creo que los libros de que habla son muy buenos para España y no valdrán nada en países más ilustrados. En referencia a los libros de fray Benito Feijoo.
f t g
Los que tienen poco negocio que atender son buenos charlatanes, los intelectuales y los ocupados hablan menos.
f t g
Los hombres somos más capaces de grandes acciones que de buenas acciones.
f t g
¿Hay nada tan seguro, decidido, desdeñoso, contemplativo, grave, serio, como el asno?
f t g
Para hacer grandes cosas no hace falta ser un gran genio, no se ha de estar por encima de los hombres, sino entre ellos.
f t g
El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies hasta la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que es casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro.
f t g
Para juzgar cosas grandes y nobles es necesario poseer un alma otro tanto grande y noble.
f t g
Nosotros los hombres alardeamos de ser más malos de lo que realmente somos.
f t g
Es menester haber estudiado mucho para llegar a saber un poco
f t g
La libertad es el derecho de hacer todo lo que las leyes permiten
f t g
Es mil veces más fácil hacer el bien que hacerlo bien
f t g
La ley natural es el principio y fuente de la civil; quien ignore la naturaleza, ignorará la política
f t g
La sociedad no son los hombres, sino la unión de los hombres
f t g
Estoy enamorado de la amistad
f t g
La libertad, ese bien que hace gozar de los demás bienes
f t g
La guerra es un gran esfuerzo de todos hacia la paz
f t g
Hay dos clases de hombres: los que piensan y los que se divierten
f t g
Hay que conocer el valor del dinero: los pródigos no lo conocen y los avaros menos aún
f t g
Siempre he observado que para triunfar en la vida hay que ser entendido, pero aparecer como tonto.
f t g
La confianza en la bondad ajena es testimonio no pequeño de la propia bondad
f t g
Nada agravia tanto a los hombres como ir contra sus ceremonias y costumbres
f t g
Si el hombre no deseara más que ser feliz, lo lograría con facilidad; pero quiere ser más feliz que los otros, y esto es ya muy difícil, porque cree que los otros son más felices de lo que realmente son.
f t g
Votación a suertes: sistema democrático. Votación por elección: sistema de la aristocracia
f t g
La esperanza es una cadena que ata todos nuestros placeres.
f t g
Los mismos vicios pueden engendrar orgullo desmedido o humildad excesiva
f t g
De todas mis penas me he consolado siempre con una hora de lectura.
f t g
La verdadera fuerza de un príncipe no consiste tanto en su capacidad para vencer a sus vecinos como en lo difícil que pueda ser para éstos atacarlo.
f t g
El hombre que escribe bien, escribe, no como los demás, sino como él mismo.
f t g
La verdadera libertad consiste en poder hacer lo que hay que hacer.
f t g
Dichosos los pueblos cuyos anales son aburridos.
f t g
Cuanto menos piensan los hombres, más hablan.
f t g
El Poder detiene al Poder.
f t g

Otros autores