1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Quintiliano

Frases de Quintiliano

Frases de Quintiliano

Reconocido pedagogo y escritor oriundo de la Hispania Romana. Ejemplar ciudadano con un aporte transcendental a las formas de educación ciudadana. Puede que sus perspectivas hayan quedado atrasadas respecto de las modernas formas pero varios aspectos de lo que dejo como legado todavía se mantienen en el ámbito de la edicación

Los malos hábitos es más fácil romperlos que enmendarlos.
f t g
No es tan dañoso oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.
f t g
La conciencia vale por mil testigos.
f t g
La ambición es un vicio, pero puede ser madre de la virtud.
f t g
El que miente necesita tener buena memoria.
f t g
Aunque la ambición sea un vicio, no obstante, a menudo es causa de virtud.
f t g
El que pretende pasar por sabio entre los necios, pasa por necio entre los sabios
f t g
Algunos hablan demasiado, pero sin decirlo todo.
f t g
El que parece sabio entre los tontos, parece tonto entre los sabios.
f t g
Nada es más peligroso para el hombre que un rápido cambio de estado.
f t g
No muchas cosas, sino mucho.
f t g
Lo que no ayuda, estorba.
f t g
Menos trabajo hay en vivir bien que mal
f t g
Desde el comienzo puede asegurarse el fin
f t g
Ese débil método de educación al que solemos llamar indulgencia, destruye toda la fuerza del alma y del cuerpo
f t g
Mucho más se desea lo que se veda
f t g
Del maldiciente al malhechor sólo media la ocasión
f t g
A eso que algunos llaman libertad, otros llaman licencia
f t g
Excusamos nuestra pereza, so pretexto de la dificultad
f t g
Lo que en algunos se llama libertad, en otros se conoce como libertinaje.
f t g
La brevedad es loable cuando no se dice más ni menos de lo necesario.
f t g
No es tan dañino oír lo superficial como dejar de oír lo necesario.
f t g
Esa suave educación que llamamos indulgencia, destruye todo el vigor del alma y del cuerpo.
f t g
Aunque la ambición sea en si misma un vicio es, con frecuencia, causa de virtudes.
f t g
Las riquezas están donde están los amigos.
f t g
No vivo para comer, sino que como para vivir.
f t g
Prefiero renunciar a un amigo que a un dicho.
f t g
Van mal los asuntos humanos cuando queda solamente la fe en los asuntos materiales.
f t g
Bastante riqueza es no desear más.
f t g
A la mayor parte de los niños no les falta ingenio, sino aplicación.
f t g
Dejo a un lado las amistades, que trabadas como con lazos de religión, duran hasta la vejez; porque el tener unos mismos estudios no es menos estrecho vínculo que profesar una misma religión.
f t g

Otros autores