1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Romain Rolland

Frases de Romain Rolland

Frases de Romain Rolland

Profesor universitario, escritor, filósofo, ensayista, dramaturgo, musicólogo y francés (1866 - 1944) que gano el premio Nobel de Literatura de 1915.

La razón es un sol severo: ilumina pero ciega.
f t g
Un héroe es todo aquel que hace lo que puede.
f t g
Uno comete errores, que es la vida. Pero nunca es un error haber amado.
f t g
La tiranía es implacable y cruel porque es cobarde y débil.
f t g
Cada cual lleva en sí mismo un pequeño cementerio a los que ha amado.
f t g
Es el trabajo del artista crear luz cuando el sol falla.
f t g
Los hombres hacen las obras, pero las mujeres hacen los hombres.
f t g
La vida es una serie de muertes y resurrecciones.
f t g
La guerra es el fruto de la debilidad y necedad de los pueblos
f t g
Considero odiosa la guerra pero lo son más aquellos que la cantan sin hacerla
f t g
La primera de las virtudes es la alegría; es preciso que el que obra bien se regocije de su propia conducta
f t g
La vida es un combate sin grandeza, sin felicidad, sostenido en la soledad y el silencio.
f t g
Cuando se discute no existe superior, ni inferior, ni títulos, ni edad, ni nombre: sólo cuenta la verdad; delante de ella todo el mundo es igual
f t g
Si hay un lugar sobre la faz de la tierra donde todos los sueños de los hombres han encontrado un hogar desde el primer día en la existencia del hombre, es la India...
f t g
Nadie nunca lee un libro. Se lee a sí mismo a través de los libros.
f t g
Cuando el orden es injusticia, el deorden es ya un principio de justicia
f t g
El escepticismo, acribillando la fe de ayer, preparó la fe de mañana.
f t g
Me parece detestable la guerra, pero los elogios provenientes de los que no participar en ella más aún.
f t g
Dudó, y pensó, sin decidirse, durante varios años; y tantas veces como retomaba el proyecto, lo abandonaba, arrastrado sin cesar por el torbellino de sus pasiones y de sus melancolías.
f t g
He destacado, en mi colección, una cantidad de ejemplos realmente aterradores por cuanto denuncian la sordera mental de hombres inteligentes, llenos de buen gusto para otras cosas, de quienes, además, respeto infinitamente los trabajos en otros dominios.
f t g

Otros autores