1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. Séneca

Frases de Séneca

Frases de Séneca

Intelectual, político y filósofo romano reconocido por ser moralista. Es considerado el máximo representante del estoicismo romano.

La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.
f t g
En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.
f t g
Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti.
f t g
Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
f t g
No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.
f t g
La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.
f t g
El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios.
f t g
Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.
f t g
La amistad siempre es provechosa; el amor a veces hiere.
f t g
La tristeza, aunque esté siempre justificada, muchas veces sólo es pereza. Nada necesita menos esfuerzo que estar triste.
f t g
No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.
f t g
¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano.
f t g
El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto.
f t g
El primer arte que deben aprender los que aspiran al poder es el de ser capaces de soportar el odio.
f t g
El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera.
f t g
Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría.
f t g
Jamás se descubriría nada si nos considerasemos satisfechos con las cosas descubiertas.
f t g
Lo que de raíz se aprende nunca del todo se olvida.
f t g
La naturaleza nos ha dado las semillas del conocimiento, no el conocimiento mismo.
f t g
Igual virtud es moderarse en el gozo que moderarse en el dolor.
f t g
¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor.
f t g
Merece salir engañado el que al hacer un beneficio, cuente con la recompensa.
f t g
Teméis todas las cosas como mortales y todas las deseáis como inmortales.
f t g
Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo.
f t g
Tan grande como la turba de los admiradores es la turba de los envidiosos.
f t g
Decir lo que sentimos, sentir lo que decimos, concordar las palabras con la mente.
f t g
Es tan grande el placer que se experimenta al encontrar un hombre agradecido que vale la pena arriesgarse a hacer un ingrato.
f t g
No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea.
f t g
Mostrarse asustado sin motivo aparente es dar a conocer que se tiene razón de temer.
f t g
El trabajo y la lucha llaman siempre a los mejores.
f t g
El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo.
f t g
No os espante el dolor; o tendrá fin o acabará con vosotros.
f t g
Lo que has de decir, antes de decirlo a otro, dítelo a ti mismo.
f t g
Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte.
f t g
Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad.
f t g
Cuanto mayor es la prosperidad tanto menor se debe confiar en ella.
f t g
Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas.
f t g
La recompensa de una buena acción está en haberla hecho.
f t g
El pobre carece de muchas cosas, pero el avaro carece de todo.
f t g
Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición.
f t g
La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.
f t g
Los que saben mucho se admiran de pocas cosas, y los que no saben nada se admiran de todo.
f t g
Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza.
f t g
Desdichado es el que por tal se tiene.
f t g
El peor enemigo es el que está encubierto.
f t g
La voluntad es la que da valor a las cosas pequeñas.
f t g
Es rey quien nada teme, es rey quien nada desea; y todos podemos darnos ese reino.
f t g
Para saber algo, no basta con haberlo aprendido.
f t g
No hay cosa más fuerte que el verdadero amor.
f t g
Considera las contrariedades como un ejercicio.
f t g
Si os sujetáis a la naturaleza, nunca seréis pobres; si os sujetáis a la opinión, nunca seréis ricos.
f t g
Pesa las opiniones, no las cuentes.
f t g
No hay árbol recio ni consistente sino aquel que el viento azota con frecuencia.
f t g
Existe el destino, la fatalidad y el azar; lo imprevisible y, por otro lado, lo que ya está determinado. Entonces como hay azar y como hay destino, filosofemos.
f t g
No existe ningún gran genio sin un toque de demencia.
f t g
En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido.
f t g
Forma parte de la curación el deseo de ser curado.
f t g
El favor consiste no en lo que se hace o se da, sino en el ánimo con que se da o se hace.
f t g
No podemos evitar las pasiones, pero si vencerlas.
f t g
No hay viento favorable para el que no sabe donde va.
f t g
No es preciso tener muchos libros, sino tenerlos buenos.
f t g
El fuego prueba el oro; la miseria los hombres fuertes.
f t g
Sin estudiar enferma el alma.
f t g
Muy sentida es la muerte cuando el padre queda vivo.
f t g
El tiempo descubre la verdad.
f t g
El que teme es un esclavo.
f t g
Los hombres aman sus vicios y al mismo tiempo los odian.
f t g
Un hombre inútil es gravoso al estado, en que se pesa el mérito de los miembros por la utilidad que de ellos se saca.
f t g
Los hombres aprenden mientras enseñan.
f t g
Hay ciertas cosas que para hacerlas bien no basta haberlas aprendido.
f t g
No hay mayor causa de llanto que no poder llorar.
f t g
El hombre es un animal racional.
f t g
Todo poder excesivo dura poco.
f t g
El mejor límite para el dinero es el que no permite caer en la pobreza ni alejarse mucho de ella.
f t g
Una buena conciencia no teme a ningún testigo.
f t g
Sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones del heroísmo.
f t g
El camino del vicio no solamente se desliza, sino que se precipita hacia abajo.
f t g
Ninguno ama a su patria porque es grande, sino porque es suya.
f t g
El cabalgar, el viajar y el mudar de lugar recrean el ánimo.
f t g
Vencer sin peligro es ganar sin gloria.
f t g
La esclavitud más denigrante es la de ser esclavo de uno mismo.
f t g
La adversidad es ocasión de virtud.
f t g
La conversación es la expresión de nuestro modo de pensar.
f t g
El sabio en su retiro es útil a la comunidad.
f t g
¿Qué importa saber lo qué es una recta si no se sabe lo que es la rectitud?
f t g
A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde.
f t g
El ardimiento juvenil en sus comienzos es fogoso, pero languidece fácilmente y no dura; es el humo de una fogata liviana.
f t g
Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos.
f t g
Es, a menudo, más conveniente disimular que vengarse.
f t g
No os espante la pobreza; nadie vive tan pobre como nació.
f t g
No hay ninguna cosa buena que no tenga su base en la razón.
f t g
Gran parte de la bondad consiste en querer ser bueno.
f t g
Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó.
f t g
Lo mismo es nuestra vida que una comedia; no se atiende a si es larga, sino a si la han representado bien. Concluye donde quieras, con tal de que pongas buen final.
f t g
No hay, en mi dictamen, hombre que aprecie más la virtud y la siga con más gusto, que el que por no hacer traición a su conciencia, ha perdido la reputacion de hombre de bien.
f t g
Este día que tanto temes por ser el último, es la aurora del día eterno.
f t g
Toda la armonía total de este mundo está formada de discordancias.
f t g
La armonía total de este mundo está formada por una natural aglomeración de discordancias.
f t g
A vivir se aprende toda la vida, y toda la vida se ha de aprender a morir.
f t g
Quien da pronto da dos veces.
f t g
El mayor imperio es el imperio de uno mismo.
f t g
Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérela, pues, en todo lugar.
f t g
El poder y el despotismo duran poco.
f t g
Seas parco en elogiar, y más parco todavía en vituperar.
f t g
Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto.
f t g
Las obras se tienen medio terminadas cuando se han comenzado bien.
f t g
Nunca fue fácil el aprendizaje de la virtud.
f t g
Aquel que tiene gran poder debe usarlo livianamente.
f t g
Languidece la virtud sin adversarios.
f t g
No recibimos una vida corta, sino que nosotros la acortamos. No somos de ella indigentes, sino manirrotos.
f t g
Una era construye ciudades. Una hora las destruye.
f t g
Un gran marinero puede navegar aunque sus velas sean de alquiler.
f t g
¡Oh, cuán extemporáneo es comenzar a vivir cuando se ha de dejar de vivir!
f t g
No he nacido para sólo un rincón, mi patria es todo el mundo.
f t g
Ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos.
f t g
Ingrato es quien niega el beneficio recibido; ingrato es quien lo disimula, más ingrato es quien no lo devuelve, y mucho más ingrato quien se olvida de él
f t g
La verdadera felicidad no consiste en tenerlo todo, sino en no desear nada
f t g
Siempre tenemos ante los ojos los vicios ajenos, y los nuestros a la espalda.
f t g
Es agradable ser importante, pero más importante es ser agradable
f t g
Pobre no es el que tiene poco, sino el que mucho desea
f t g
La lealtad constituye el más sagrado bien del corazón humano
f t g
No nací en un rincón remoto: mi patria es el mundo entero.
f t g
Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.
f t g
Una persona inteligente se repone pronto de un fracaso. Un mediocre jamás se recupera de un éxito
f t g
Nadie puede llevar la máscara durante mucho tiempo
f t g
El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos
f t g
Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones
f t g
Nunca será feliz aquel a quien atormente el que es más feliz que él.
f t g
Como el suelo, por más rico que sea, no puede dar fruto si no se cultiva. La mente sin cultivo tampoco puede producir.
f t g
Desagradecido es el que agradeciendo tiene ojo a otro segundo beneficio.
f t g
Es feliz, por tanto, el que tiene un juicio recto; es feliz el que está contento con las circunstancias presentes, sean las que quieran, y es amigo de lo que tiene; es feliz aquel para quien la razón es quien da valor a todas las cosas de su vida
f t g
No tengamos envidia de los que están encaramados, porque lo que nos parece altura es despeñadero.
f t g
No permanezcan secos tus ojos ante la muerte de un amigo, pero tampoco se conviertan en un mar. Las lágrimas sí, llanto no
f t g
El vino lava nuestras inquietudes, enjuaga el alma hasta el fondo y asegura la curación de la tristeza
f t g
A quien beneficia el crimen, ése es el autor.
f t g
Sea ésta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos
f t g
Nunca mucho costó poco.
f t g
Cuando más buena es el alma de un hombre, menos sospecha la maldad en los otros
f t g
Si quieres dominar todo, domina primero a tu propia razón
f t g
Torpe pérdida es la que por negligencia se hace.
f t g
Vuelvo más avaro, más ambicioso, más sensual, aún más cruel y más inhumano, porque estuve entre los hombres.
f t g
La mayor muestra de valentía es ver a un gran hombre luchar contra la adversidad
f t g
La vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado, sino cuánto bien haya sido representada
f t g
Cuando el sol se eclipsa para desaparecer, se ve mejor su grandeza
f t g
Es pasajera la felicidad de todos esos que ves caminar con arrogancia
f t g
No hagas juez de la vida a la opinión popular, sino a tu sola conciencia.
f t g
Una discusión prolongada es un laberinto en el que la verdad siempre se pierde
f t g
Vive con los hombres como si Dios te viese; háblale a Dios como si los hombres te oyeran
f t g
Sabe que cuando uno es amigo de sí mismo, lo es también de todo el mundo.
f t g
La vida es cual una escuela de gladiadores: convivir y pelear
f t g
Al que va de prisa se le hace grande un pequeño estorbo.
f t g
Espera que te hagan a ti lo que tú haces a otro.
f t g
Para ser feliz hay que vivir en guerra con las propias pasiones y en paz con las de los demás.
f t g
Para obrar, el que da debe olvidar pronto, y el que recibe, nunca.
f t g
Fiarse de todo el mundo y no fiarse de nadie son dos vicios. Pero en el uno se encuentra más virtud, y en el otro, más seguridad
f t g
El que recibe lo que no puede pagar, engaña.
f t g
A menudo es mejor olvidarse de un insulto que vengarlo.
f t g
La palabra es el índice del pensamiento.
f t g
Debemos considerar quiénes somos, y no la reputación en que estamos.
f t g
Aquel que tú crees que ha muerto, no ha hecho más que adelantarse en el camino
f t g
A través de lo áspero [se llega] a las estrellas.
f t g
Nadie ama a su patria porque es grande, sino porque es suya
f t g
Nadie incurre en delito empujado por el destino
f t g
Confiesa el delito el que huye del juicio.
f t g
Ningún árbol es fuerte sin continuos vientos; pues con ellos se fortifican sus raíces.
f t g
Admira a quien lo intenta, aunque fracase
f t g
Deberíamos recibir bien los trabajos, sabiendo que vienen por providencia divina.
f t g
No puede el codicioso ser agradecido.
f t g
Algunas veces incluso vivir es un acto de coraje
f t g
Lo innecesario, aunque cueste un sólo céntimo, es caro
f t g
¿Quieres cultivar tu alma? Vive pobre o como si lo fueses
f t g
Si el alma es la enferma, lo mismo da que se encuentre rodeada de riquezas o en la pobreza, porque su mal la seguirá a todas partes.
f t g
Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía
f t g
Hace falta toda una vida para aprender a vivir
f t g
El tiempo cura lo que la razón no puede curar.
f t g
Es mejor aprender cosas inútiles que no aprender nada
f t g
Si eres hombre, alza tus ojos para admirar a los que han emprendido cosas grandes aunque hayan fracasado
f t g
Muchos habrían sido sabios si no hubieran creido demasiado pronto que ya lo eran.
f t g
Lo que hay después de la muerte, vida es, no muerte.
f t g
La inexperiencia destruye e inutiliza muchas buenas ocasiones.
f t g
Sé útil primero a los demás, si quieres ser útil a ti mismo.
f t g
Débese guardar con más cuidado lo que no se sabe cuándo ha de faltar.
f t g
El mayor castigo de la injuria es haberla hecho.
f t g
Crees que tienes que habértelas con muchas dificultades, pero la verdad es que la mayor dificultad está en ti y tú eres el estorbo para ti mismo
f t g
Desde todas partes hay la misma distancia a las estrellas
f t g
Nada nos proporciona dignidad tan respetable, ni independencia tan importante como el no gastar más de lo que ganamos
f t g
Nada tan vil como ser altivo con el humilde
f t g
No aprendemos gracias a la escuela, sino gracias a la vida
f t g
Amarga es la pena que nace de la vergüenza
f t g
¡Qué importa saber qué es una línea recta si no se sabe lo que es la rectitud!
f t g
El cuerpo del hombre no es un hogar, sino una posada, y esto por poco tiempo.
f t g
Un amor apaga otro amor, y un temor otro temor.
f t g
Doloroso es el tiempo que entre dudas se pasa.
f t g
Incontenida, la cólera es frecuentemente más dañina que la injuria que la provoca
f t g
No he nacido para un solo rincón, ni como un árbol. Mi patria es todo el mundo
f t g
No puede el médico curar bien sin tener presente al enfermo.
f t g
La avaricia es como la llama, cuya violencia aumenta en proporción al incendio que la produce
f t g
Pongamos los ojos en nosotros mismos, y después en los negocios que emprendemos, por quien y con quien los emprendemos
f t g
Si no sabes hacia donde se dirige tu barco, ningún viento te será favorable
f t g
Vendrán en los tardos años del mundo ciertos tiempos en los cuales el mar océano aflorará los atamientos de las cosas y se abrirá una grande tierra y un nuevo marinero como aquel que fue guía de Jasón y que hubo de nombre Tiphys descubrirá nuevo mundo y ya no será la isla de Thule la postrera de las tierras
f t g
Lo que la razón no consigue, lo alcanza a menudo el tiempo
f t g
Nadie es tan tímido que no prefiera caer una vez a estar siempre en suspenso
f t g
En cuanto a mí, sólo sé que no sé nada
f t g
Honrosamente sirve el que conforme a las circunstancias sirve
f t g
La economía es la ciencia de cercenar los gastos superfluos
f t g
La verdadera bondad es invencible porque no se cansa.
f t g
Nunca hay viento favorable para el que no sabe hacia donde va.
f t g
Para el hombre ocupado no hay día largo.
f t g
El que decide un caso sin oír a la otra parte, aunque decida justamente no puede ser considerado justo.
f t g
Pequeña es el alma de aquel a quien cosas terrenas debilitan.
f t g
La adversidad no puede con el hombre valiente.
f t g
No es porque las cosas sean difíciles por lo que no nos atrevemos; sino que por no atrevernos ellas se hacen arduas.
f t g
Todo lo debemos consultar con el amigo, mas primero hay que consultar si lo es.
f t g
Cosas fingidas pronto vuelven a su natural.
f t g
Justa causa de alegría es ver alegre a un amigo.
f t g
El camino más breve para enriquecerse es menospreciar las riquezas.
f t g
La naturaleza nos da el germen de la ciencia, pero no la ciencia. Ésta debemos procurárnosla con el estudio.
f t g
Lloren los ojos, mas no el alma.
f t g
El sabio no castiga por venganza de lo pasado, sino por remedio de lo venidero.
f t g
Vicio grande en el deudor hacer de su acreedor ofensa.
f t g
Cada día debemos juzgarlo una nueva vida.
f t g
Ninguno es de otro menospreciado, si no lo es antes de sí.
f t g
Nada nos enreda en mayores males que el atenernos a los rumores, en la creencia de que lo mejor es lo aceptado por consentimiento de muchos, y el seguir los ejemplos más numerosos, rigiéndonos, no por la razón, sino por la imitación de los demás.
f t g
Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres
f t g
El que verdaderamente ama, nunca mira su provecho.
f t g
Hemos de comportarnos no como si tuviéramos que vivir para el cuerpo, sino como quien no puede vivir sin él. Para quien ama demasiado el cuerpo la honestidad es despreciable
f t g
Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables
f t g
Brevísima y llena de congoja es, en cambio, la vida de los que olvidan el pasado, no se cuidan del presente y temen el porvenir
f t g
Es difícil tener como amigos a todos; basta con no tenerlos como enemigos
f t g
Quien pretende llegar a un sitio determinado emprenda un solo camino y déjese de tantear muchos a un tiempo pues esto último no es caminar sino vagar
f t g
Recógete en ti mismo cuando puedas, busca a quienes pueden hacerte mejor, y recibe también a quienes puedas tú mejorar
f t g
No hay más calma que la engendrada por la razón
f t g
Apresúrate a vivir bien y piensa que cada día es, por sí solo, una vida
f t g
Tengo menos de lo que esperaba; pero tal vez esperaba más de lo que debía esperar
f t g
Procuremos olvidar lo que traído a la memoria nos entristece
f t g
Parte de la curación está en la voluntad de sanar
f t g
Necesitamos la vida entera para aprender a vivir, y también, cosa sorprendente, para aprender a morir
f t g
Nadie ha conservado jamás largo tiempo un poder ejercido con la violencia.
f t g
Gozan los ánimos fuertes en las adversidades. Al igual que los soldados intrépidos triunfan en las guerras.
f t g
Merecen elogio los hombres que en sí mismos hallaron el ímpetu y subieron en hombros de sí mismos.
f t g
Debes aprender mientras dure tu ignorancia; si creemos al dicho, mientras dure tu vida.
f t g
La verdadera medida de la riqueza es el no estar demasiado lejos de la pobreza.
f t g
El que súbito se determina, súbito se arrepiente
f t g
El hombre no muere, se mata.
f t g
Las apariencias de las cosas engañan.
f t g
Ningún gran genio se dio sin una mezcla de locura.
f t g
Estudia no para saber algo más sino para saber algo mejor.
f t g
Quien se aflige antes de tiempo, se aflige más de lo necesario.
f t g
No hay nada tan amargo como estar largo tiempo pendiente de una promesa.
f t g
La embriaguez no crea los vicios, se limita a ponerlos en evidencia.
f t g
Despreciable honra es la que en la ociosidad se granjea.
f t g
El peor enemigo es el traidor.
f t g
La amistad y la enemistad proceden de la voluntad.
f t g
Un solo bien puede haber en el mal: la vergüenza de haberlo hecho.
f t g
Dice hecatón: te descubriré un modo de provocar el amor sin filtro mágico, sin hierbas, sin ensalmos de hechicera: si quieres ser amado, ama.
f t g
Feas palabras, aun livianamente dichas ofenden.
f t g
Sola es loable la ambición por no perder el tiempo.
f t g
La mujer no admite medio: o ama mucho, o aborrece mucho.
f t g
La verdad, en todas sus partes lo es.
f t g
Ninguno nace para pasar la vida sin trabajo.
f t g
Mucha parte de la verdad está por descubrir.
f t g
Alcanzó la sabiduría quien supo morir tan seguro como nació
f t g
Toda virtud se adquiere con trabajo.
f t g
A algunos se les considera grandes porque también se cuenta el pedestal
f t g
A la opinión y fama démosles su lugar debido
f t g
La felicidad es no tener que pensar en ella.
f t g
Aprendamos a aumentar la continencia, a enfrentar la demasía, a templar la gula, a mitigar la ira...
f t g
Dar consejos al hombre avisado es superfluo; darlos al ignorante es poca cosa
f t g
Concede más importancia a quién es el favorecido que a lo que es el favor que recibió
f t g
Aquel que es valiente es libre
f t g
Cuenta los días de tu vida, y verás cuán pocos y desechados han sido los que has tenido para ti
f t g
Debe necesariamente temer mucho quien es temido de muchos.
f t g
En la perfección de nuestra razón consiste toda la felicidad de nuestra vida
f t g
Entre los demás males, el peor es andar variando los vicios
f t g
El artista encuentra un mayor placer en pintar que en contemplar empre un poco de locura
f t g
El arrepentimiento es el remordimiento aceptado
f t g
Errar es humano; pero perseverar es diabólico.
f t g
Es mucho más importante que te conozcas a ti mismo que darte a conocer a los demás
f t g
Esto dirá aquél a quien ha sido dada la sabiduría, a quien su alma libre de vicios ordena reprender a los demás, no porque los odie, sino para curarlos: Vuestra opinión me afecta, no por mí sino por vosotros: odiar y atacar la virtud es renunciar a la esperanza de enmienda. No me hacéis ninguna injuria, como no la hace a los dioses los que derriban sus altares
f t g
Gobernarás a muchos si te riges por la razón
f t g
Grandes riquezas, gran esclavitud
f t g
Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido
f t g
Haz pues mi querido Lucilio lo que dices que tú mismo me dices que haces: agárrate a las horas con ambas manos. Dependerás menos del día de mañana si tuvieses bien asido el de hoy
f t g
La felicidad no mira dónde nace, sino adónde puede llegar
f t g
La amistad es siempre provechosa, pero el amor algunas veces es perjudicial
f t g
La felicidad es no necesitarla
f t g
La felicidad que no se modera se destruye a sí misma
f t g
La muerte es la consagración de aquellos cuyo fin merece la alabanza de los mismos que la temen
f t g
La diligencia es una gran ayuda para el que posee un mediocre ingenio
f t g
La medicina y la moral descansan sobre una base común, sobre el conocimiento físico de la naturaleza humana
f t g
La paz es conveniente al vencedor y necesaria al vencido
f t g
Mal se agradece lo que mal se dio
f t g
La sabiduría es la única libertad
f t g
Las penas pequeñas son locuaces, las grandes son mudas
f t g
Los verdaderos bienes, sólidos y eternos, son aquellos que dan la razón
f t g
Mayor soy y para mayores cosas he nacido que para ser esclavo de mi carne
f t g
Natural es que nos causen mayor admiración las cosas nuevas que las grandes
f t g
Niego que las riquezas sean un bien: pues si lo fuesen, harían hombres buenos; ahora bien, como lo que se encuentra entre los malos no puede llamarse un bien, les niego ese nombre. Por lo demás, concedo que han de tenerse, que son útiles y proporcionan grandes comodidades a la vida
f t g
Nadie escribe en su diario los favores recibidos
f t g
No es posible abominar de las riquezas y a la vez querer sus frutos
f t g
Ni una cosa ni otra ha de hacerse, pues ambas son viciosas: fiar de todos y no fiar de nadie; ahora bien, yo te diría que el primero de estos extremos viciosos es más noble, aunque el segundo sea más seguro
f t g
No es la escuela la que nos enseña, sino la vida
f t g
No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho
f t g
No existe remedio contra el mal cuando los vicios se convierten en costumbre
f t g
No hay mayor causa para llorar que no poder llorar
f t g
No hay nada tan veloz como la calumnia; ninguna cosa es más fácil de aceptar, ni más rápida de extenderse
f t g
No se goza de la posesión de ningún bien si no es en compañía
f t g
Nos engañamos al considerar que la muerte está lejos de nosotros, cuando su mayor parte ha pasado ya, porque todo el tiempo transcurrido pertenece a la muerte
f t g
Nunca me avergonzaré de citar una buena sentencia porque sea de un autor malo
f t g
Nunca nos aprecian tanto los demás como cuando nos apreciamos nosotros mismos.
f t g
Para acercarse a la perfección, el hombre debiera obrar siempre como si tuviera testigos de su conducta y pensar como si se pudiera leer en el fondo de su alma
f t g
Para poco ha nacido quien aguarda el reconocimiento de sus contemporáneos
f t g
Pierden el día por esperar la noche, y la noche por miedo al amanecer
f t g
Por una pequeña suma de dinero, se vuelve uno tu deudor; si la suma es grande, se vuelve tu enemigo
f t g
Proporcionalmente al número de los admiradores crece el de los envidiosos
f t g
Quien beneficia a los malos, perjudica a los buenos
f t g
Sabed que cuando uno es amigo de sí mismo, lo es también de todo el mundo
f t g
Si la cólera no se contiene nos hará más daño que la injuria que la provocó.
f t g
Quien no ha recibido un mordisco en el corazón no sabe lo que es la vida
f t g
Saber algo más que los otros es fácil, lo difícil es saber algo mejor que los otros
f t g
Si estás libre de enemigos porque a nadie hiciste injuria, no faltarán otros que lo sean por envidia
f t g
Si quieres ser amado, ama tú
f t g
Súfranse todas las cosas con suavidad de ánimo, siendo más humana
f t g
Todo arte es imitación de la naturaleza
f t g
Todo el mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste
f t g
Trata a tu inferior como quieras ser tratado por tu superior
f t g
Un barco que parecería grande en el río, sería muy pequeño en plena mar
f t g
Un Emperador debe de gobernar como los dioses
f t g
Una gran fortuna es una gran servidumbre.
f t g
Un viejo proverbio: el gladiador se decide en la arena
f t g
Verdaderamente, el azar tiene mucho poder sobre nosotros, puesto que, si vivimos, es por azar
f t g
Y si me preguntas cuál es el límite de las riquezas, te diré que primeramente tener lo necesario y después tener lo suficiente
f t g
No os espante la muerte; o extermina o transforma vuestra existencia.
f t g
Rey es quien nada teme, rey es quien nada desea; y todos podemos regalarnos este reino.
f t g
El que se arrepiente de haber pecado es casi inocente
f t g
El tiempo ha puesto muchas veces remedio a aquello que no ha podido ponérselo la razón
f t g
La mente tarda en olvidar lo que le ha llevado mucho tiempo aprender
f t g
No hay bien alguno que nos deleite si no lo compartimos
f t g
Nada es tan bajo y vil como ser altivo con el humilde
f t g
Los elementos de la dicha son: una buena conciencia, la honradez en los proyectos y rectitud en las acciones
f t g
Doloroso es que comencemos a vivir cuando morimos
f t g
No hay lugar tan estrecho donde no se pueda elevar el pensamiento al cielo
f t g
La razón trata de decidir lo que es justo. La cólera trata de que sea justo todo lo que ella ha decidido
f t g
El que tiene mucho desea más, lo cual demuestra que no tiene bastante; pero el que tiene bastante ha llegado a un punto al que el rico no llega jamás
f t g
Para hacer callar a otro comienza por callarte tú
f t g
Muchas cosas no nos atrevemos a emprenderlas, no porque sean difíciles en sí, sino que son difíciles porque no nos atrevemos a emprenderlas
f t g
Apartemos el lujo y midamos las cosas por la utilidad que nos aportan
f t g
El verdadero valor no es llamar a la muerte, sino luchar contra el infortunio
f t g
Si quieres vivir feliz, no te importe que te crean tonto
f t g
Amor por nuestra voluntad se toma, mas no por voluntad nuestra se deja
f t g
El que puede socorrer al que va a perecer y no lo socorre, lo mata
f t g
Quien no calla el hecho, tampoco callará su autor
f t g
Se necesita poseer un espíritu fuerte para conservar la moderación cuando todo nos va bien
f t g
Dejarás de temer cuando dejes de esperar
f t g
Todo concluye, pero nada perece
f t g
La llaga de amor, quien la sana, la hace
f t g
Nuestro defecto es aprender más por la escuela que por la vida
f t g
Al que manda con dulzura se le obedece con mejor voluntad
f t g
De torpes deleites no queda sino el arrepentimiento
f t g
Preguntémonos, cuando nos cueste trabajo dejarnos conmover, cuán poco felices seríamos si los demás fueran inexorables hacia nosotros
f t g
Nadie es jamás tan viejo que después de un día no espere otro
f t g
El que pide con timidez invita a negar
f t g
Perdona siempre a los demás, nunca a ti mismo
f t g
La vida, si sabes emplearla, es larga
f t g
El gobierno más difícil es el de uno mismo
f t g
Acomodarse con la pobreza es ser rico. Se es pobre, no por tener poco, sino por desear mucho
f t g
Hasta de males hay ambición
f t g
Si quieres hacer feliz a un hombre, no le añadas bienes sino réstale deseos
f t g
El esfuerzo llama así a los mejores
f t g
Cualquiera puede quitarle la vida a un hombre libre, pero no la muerte; mil puertas abiertas conducen a ella
f t g
Nada es más contrario a la curación que el cambiar frecuentemente de remedio
f t g
La buena suerte libra a muchos del castigo, pero a nadie le libra del miedo
f t g
Compra solamente lo necesario, no lo conveniente. Lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, es caro
f t g
La malicia bebe la mayor parte de su veneno
f t g
Todo el que no abandona la senda de la medianía no corre jamás por el camino estable
f t g
Echarás de menos los males a los que hoy buscas remedio
f t g
¿Hay algo más necio que no aprender por no haber aprendido antes?
f t g
El día ese que temes como el último de tu vida, es el de tu nacimiento a la eternidad
f t g
El mayor de los males es salir del número de los vivos antes de morir
f t g
Nunca hizo rico al hombre el dinero, porque solamente le sirve para aumentar su codicia
f t g
Muchas veces lo que no se halla cuando se busca, sale al encuentro cuando no se busca
f t g
Si no queréis temer nada, pensad que todas las cosas son de temer
f t g
No bastan en una nación las fuerzas sin la unión, ni la unión sin fuerzas
f t g
Contra la ira, dilación
f t g
Lo que la ley no veda puede vedarlo el pudor
f t g
Quien teme la muerte, nunca hará nada propio de un hombre vivo
f t g
No consiste la pobreza en poseer pocas cosas, sino en dejar de poseer otras muchas
f t g
El que teme demasiado a los odios ajenos, no es apto para gobernar
f t g
Todas las cosas nos son ajenas: sólo el tiempo es nuestro
f t g
Cuando ya no se tienen esperanzas, es cuando no hay que desesperar de nada
f t g
El alma que se inquieta por el porvenir es grandemente desgraciada
f t g
Aquél que tú lloras por muerto, no ha hecho más que precederte
f t g
Súfrase, y no se reprenda lo que excusar no se puede
f t g
Con buena suerte hemos nacido si no la malogramos
f t g
Ligera es la pena que puede admitir consejo
f t g
Muchas veces es valor el conservar la vida
f t g
Cuando una parte del todo cae, lo demás no está seguro
f t g
Nunca es poco lo que es bastante; nunca es bastante lo que es mucho
f t g
El buen éxito disculpa la temeridad
f t g
Quien tiene un alma novel es señor de su señorío
f t g
No todas las cosas están bien a todos
f t g
Dar consejo al hombre avisado es superfluo; darlos al ignorante es poca cosa
f t g
Los hombres están impacientes por mejorar sus circunstancias, pero son poco los que están dispuestos a mejorarse; por lo tanto siguen estando en las mismas circunstancias
f t g
Los vicios declarados, lo mismo que las enfermedades, son más leves
f t g
Los males previstos resultan menores
f t g
Nadie puede imaginar para quien gobierna cosa más decorosa que la clemencia
f t g
Desventurado aquel que se inquieta siempre por el porvenir
f t g
Es rey quien nada teme, y rey quien nada desea; cada cual puede regalarse con este reino
f t g
Todos mediatamos sobre una parte de nuestra vida, nadie sobre toda ella en conjunto
f t g
Los placeres aun después de haber pasado recrean
f t g
Aquél que puede sustraerse fácilmente a la vida, no puede ser feliz
f t g
El que callar no puede, hablar no sabe
f t g
Roguemos fuerza a nuestra misma desesperación
f t g
El primer arte que debe aprender un rey es a soportar la envidia
f t g
Pesado sueño tiene el que no siente cuán mal duerme
f t g
El ocio, si no va acompañado del estudio, es la muerte y sepultura en la vida del hombre
f t g
Algunas veces debemos desechar los grandes pensamientos, y seguir los que las circunstancias nos inspiran
f t g
Un rey es una persona que no teme nada ni desea nada
f t g
No es destierro el sitio en que estamos seguros
f t g
Reino en lugar ajeno no está seguro
f t g
En los extremos todo es seguro, y si no lo es, seguro no llegó el extremo todavía
f t g
Dondequiera que haya un ser humano existe una probabilidad para la bondad.
f t g
La fortuna de la guerra es siempre dudosa.
f t g
El galardón de las buenas obras es haberlas hecho. No hay otro premio digno.
f t g
¡Oh cuán despreciable es el hombre que no deja de elevarse sobre las cosas humanas!
f t g
El dinero cae en las manos de algunos hombres como un denario cae en una alcantarilla.
f t g
¡Oh muerte! ¡Cómo persigues al dichoso y rehuyes al desdichado!
f t g
En todo hombre bueno habita Dios.
f t g
Cuando es bien empleada, la vida es suficientemente larga.
f t g
La fidelidad que ha sido comprada con dinero puede ser vendida por el dinero.
f t g
Cabalgar, viajar y cambiar de lugar recrean el ánimo.
f t g
La venganza es una palabra inhumana.
f t g
El placer sin moderación se inclina hacia el dolor como hacia un precipicio.
f t g
Peores son los odios ocultos que los descubiertos.
f t g
El que abriga vanos temores merece los temores reales.
f t g
El amor no se asusta de nada.
f t g
La amistad beneficia siempre; el amor causa daño a veces.
f t g
La velocidad del tiempo es infinita.
f t g
El amor sólo con amor se consigue; si quieres ser amado, empieza por amar.
f t g
Todo arte no es sino la imitación de la naturaleza.
f t g
Es una gran ventaja para el hombre sabio no parecerlo.
f t g
El hambriento no razona, no le importa la justicia, ni escucha las oraciones.
f t g
Que no te espante la pobreza; nadie vive tan pobre como cuando nació.
f t g
Es preciso vigilar los deseos del cuerpo, pues el cuerpo pide placeres vanos, efímeros y deplorables, que si no se regulan con gran moderación irán a parar a la sensación opuesta.
f t g
El pobre no es el que tiene poco, sino el que desea más.
f t g
Podemos olvidar lo que traído a la memoria nos entristece.
f t g
Se puede apreciar el carácter de un hombre en la forma como recibe la alabanza.
f t g
Las opiniones no deben ser contadas sino pesadas.
f t g
La juventud debe acumular; la vejez, usar.
f t g
La adversidad acaba por encontrar al hombre junto al que había pasado.
f t g
La vida no es el bien ni el mal, sino simplemente el escenario del bien y del mal.
f t g
Siempre se ayuda la mentira de lo cierto para atacar a la verdad.
f t g
Los dolores leves son parleros, los grandes enmudecen estupefactos.
f t g
El honor prohibe acciones que la ley tolera.
f t g
Ninguno ama a su patria por ser grande, sino por ser suya.
f t g
Una cosa es amar la sabiduría y otra haberla conseguido.
f t g
El temor a la guerra es peor que la guerra misma.
f t g
El camino más corto para llegar a la riqueza es despreciarla.
f t g
No es que nos falte valor para emprender las cosas porque sean difíciles, sino que son difíciles precisamente porque nos falta valor para emprenderlas.
f t g
Nuestros temores son más numerosos que nuestros peligros, y sufrimos mucho más al sentir temor que en la realidad.
f t g
La vejez es una enfermedad incurable.
f t g
Ningun hombre ha llegado nunca a ser sabio por casualidad.
f t g
Los desgraciados creen con facilidad que es o será cierto aquello, que ellos desean que ocurra.
f t g
La mejor cura para la cólera es la dilación.
f t g
Si permitimos que las cosas nos asusten, no valdrá la pena vivir.
f t g
Nada estorba tanto la curación como el cambio frecuente de medicinas.
f t g
Nunca hasta tal punto están cerradas todas las salidas, que no haya lugar para alguna acción buena.
f t g
No hay día sin su pena.
f t g
Lo importante no es lo que sufres sino cómo lo sufres.
f t g
La conversación es el índice de la mente.
f t g
La cólera es como esas ruinas que se desmoronan encima de lo que caen.
f t g
Ligera es la pesadumbre que puede admitir consejo.
f t g
La enemistad oculta es la más peligrosa: declarada, carece de probabilidades para vengarse.
f t g
Si te sorprenden tus males, cuenta tus comidas.
f t g
Estudiar, más no para saber más, sino para saber mejor que los otros.
f t g
En dondequiera que se halle un hombre, puede hacerse un beneficio.
f t g
La primera víctima de la destemplanza es la propia libertad.
f t g
Dios no se arrepiente nunca de sus primeras decisiones.
f t g
La ciencia es larga; la vida, breve.
f t g
Es más deseable una hermosa muerte que una larga vida.
f t g
La naturaleza no nos otorga la virtud; ser buenos es un arte.
f t g
El joven debe aprender. El viejo, aprovechar lo aprendido.
f t g
Mas cuenta tiene con Dios el desdichado que el feliz.
f t g
Muy pocos aciertan antes de errar.
f t g
Lo mismo es nuetra vida que una comedia; no se atiende a si es larga, sino a si la han representado bien. Concluye donde quieras, con tal de que pongas buen final.
f t g
La naturaleza, el destino, la suerte: todo esto no son más que nombres del mismo Dios.
f t g
Ninguno, si no se compara, es desdichado.
f t g
Aunque avergüence decirlo, sólo pensamos en la virtud cuando no tenemos otra cosa que hacer.
f t g
Aquel que decide un caso sin escuchar la declaración del otro, aunque la decisión sea justa, no puede considerarse justo.
f t g
Obededecer a Dios es Libertad.
f t g
La vida es como una escuela de gladiadores, donde los hombres viven y luchan unos contra otros.
f t g
Una parte de la vida la pasamos haciendo mal lo que hacemos, otra no haciendo nada y el resto haciendo lo que no deberíamos hacer.
f t g
La vida no es más que un viaje hacia la muerte.
f t g
La muerte es un castigo para algunos, para otros es un regalo, y para muchos un favor.
f t g
Menos camino hay de la virtud al vicio, que del vicio a la virtud.
f t g
Morirás, es estúpido temer lo que no puedes evitar.
f t g
Quien más disfruta de sus riquezas es aquel que menos necesita de ellas.
f t g
De un gran hombre hay siempre algo que aprender aunque esté callado.
f t g
Es una práctica de la multitud ladrarle a los grandes hombres, como lo hacen los perros con los extraños.
f t g
Enseñando aprendemos.
f t g
¿Quién ha tenido jamás valor para decirse la verdad? ¿Quién no se ha adulado a sí mismo cuando los demás le han alabado? Miramos con demasiada afición todo cuanto nos rodea y el favor que nos hacemos impide que nos juzgue¬mos con rectitud.
f t g
En las discusiones prolongadas se pierde la verdad.
f t g
El estúpido es un necio que calla; y desde este punto de vista es más soportable que un necio que habla.
f t g
El que se vanagloria de su linaje, alaba lo ajeno.
f t g
No es feliz quien no piensa que lo es.
f t g
Los hombres dan mayor crédito a lo que ven que a lo que oyen.
f t g
Mi patria es todo este mundo.
f t g
Hase de menospreciar la facundina, que antes envuelve la sentencia que la declara.
f t g
No es pobre quien poco tiene sino desea más.
f t g
Lo que opinas de ti mismo es mucho más pertinente que lo que los demás opinan de ti.
f t g
Sólo hay un bien causa y fundamento de la vida feliz: creer en uno mismo.
f t g
¿Quieres saber que es libertad? No ser esclavo de ninguna cosa, de ninguna necesidad, de ningún azar, reducir la fortuna a términos de equidad.
f t g
La amistad siempre aprovecha, el amor hiere a veces.
f t g
Toda arte es imitación de la naturaleza.
f t g
Es preciso que vivas para otro si quieres vivir para ti.
f t g
¡Cuánto se parece a la amistad la adulación!
f t g
Nadie muere sino en su propio día.
f t g
La lectura alimenta el espíritu y le da reposo cuando está fatigado por el esfuerzo.
f t g
Nadie es desgraciado sino por su culpa.
f t g
Cada uno es tan desgraciado como cree serlo.
f t g
Ni hay una Filosofía sin virtud ni virtud sin Filosofía.
f t g
Nadie llegó a sabio por casualidad.
f t g
La naturaleza no da la virtud: es el arte de hacerse bueno.
f t g
A todos iguala la ceniza. Nacimos desiguales, pero morimos iguales.
f t g
Nadie que sea esclavo de su cuerpo es libre.
f t g
Dar consejos al sabio es superfluo y al necio inútil.
f t g
La vida es milicia.
f t g
El espíritu angustiado por el futuro es calamitoso.
f t g
Aprendemos para la escuela no para la vida.
f t g
El destino ayuda a quien lo acepta y arrastra a quienes se resisten.
f t g
Ningún día es largo para el ocupado.
f t g
La buena salud viene de la cabeza.
f t g
Nada es perpetuo y pocas son las cosas duraderas.
f t g
Ni la prosperidad envanece al sabio ni la adversidad lo abate.
f t g
La vida entera del hombre no es otra cosa que un camino hacia la muerte.
f t g
El camino de la tierra al cielo no es blando.
f t g
El constante peligro se torna en placer.
f t g
Tuyo haces el vicio que a tu amigo disimulas.
f t g
Las costumbres de los filósofos no están conformes con sus preceptos; pero si no viven como enseñan, enseñan cómo se debe vivir.
f t g
Dondequiera que se encuentre un hombre se puede hacer un beneficio.
f t g
No nos hace falta valor para emprender ciertas cosas porque sean difíciles, sino que son difíciles porque nos falta valor para emprenderlas.
f t g
No hay ningún viento favorable para el que no sabe a que puerto se dirige.
f t g
Nada hay imposible a la naturaleza, sobre todo cuando se propone destruirse a sí misma.
f t g
Los vicios que se manifiestan son los más ligeros: los peligrosos son aquellos que se esconden bajo la virtud.
f t g
El lenguaje de la verdad es sencillo.
f t g
En lugar más bajo estarás más seguro.
f t g
Por muy elevado que la fortuna haya puesto a un hombre, siempre ha necesitado un amigo.
f t g
Desgraciado todo aquel que se angustia por el porvenir.
f t g
Enseñando se aprende.
f t g
El valor languidece cuando no tiene rivales.
f t g
Tenemos los vicios ajenos delante de los ojos y los propios a la espalda.
f t g
El hombre es un animal social.
f t g
No se debe imitar a uno solo, aunque sea el más sabio.
f t g
La virtud está en hacer beneficios que sin duda no van a ser correspondidos.
f t g
El hombre, ese ser tan débil, ha recibido de la naturaleza dos cosas que deberían hacer de él el más fuerte de los animales: la razón y la sociabilidad.
f t g
El que puede soportar con firmeza las grandes ofensas puede también vengarlas.
f t g
El mayor vicio es cambiar de vicios.
f t g
El Sol luce incluso para los malvados.
f t g
Mi nacimiento no me vincula a un único rincón. El mundo entero es mi patria.
f t g
La llaga del amor, quien la sana, la hace.
f t g
Siempre es peor al día siguiente.
f t g
Al que tiene el poder le impide hacer muchas cosas el amor a los suyos; se es más libre contra los que están enfurecidos.
f t g
La más grande infelicidad es ser presa del temor cuando ya nada queda que esperar.
f t g
El que tenga mucho poder, úselo suavemente.
f t g
Los espíritus fuertes disfrutan de las adversidades como los soldados intrépidos triunfan en las guerras.
f t g
Con el fuego se prueba el oro. Con las desgracias, los grandes corazones.
f t g
Nadie disfruta de un bien adquirido con ansia: mientras piensa en acrecentarlo, olvida su uso.
f t g
¡Cuán mezquina inocencia la del que se contenta con ser bueno según la ley!.
f t g
Los hombres cuando enseñan, aprenden.
f t g
Jamás se inventaría nada si todos no sintiéramos satisfechos con las cosas descubiertas.
f t g
Tiénese por virtud la maldad que sale bien.
f t g
Cuando no se puede corregir algo, lo mejor es saberlo sufrir.
f t g
En obligación nos pone de dar el haber ya dado.
f t g
Nadie puede ganar sin que otro pierda.
f t g
Nadie puede considerarse libre si es esclavo de su propia carne.
f t g
Procura en tus estudios no saber más que los otros, sino saberlo mejor.
f t g
La embriaguez no es más que locura voluntaria.
f t g
La pobreza debe ser amada porque te hace demostración de los que te aman.
f t g
Sufrimos más por nuestras opiniones que por los acontecimientos mismos.
f t g
Al hombre sabio no se le puede injuriar.
f t g
Aquel a quien el crimen es beneficioso es el que lo ha cometido.
f t g
Es a menudo más conveniente disimular una injuria que vengarla.
f t g
La avaricia arrebata a los demás lo que se niega a sí misma.
f t g
Forzosamente debe temer a muchos quien es temido por muchos.
f t g
En otros tiempos se limitaban a alimentar al cuerpo como a un servidor; hoy se le sirve como a un amo.
f t g
El mundo, oh Dios del cielo, me ha visto llorar y gemir; pero lo que más me aflige es que me haya visto también así mi suegra.
f t g
Amor de mujer casta, perpetuo es.
f t g
Ningún bien se disfruta sin compañía.
f t g
Lo más importante de la curación consiste en querer ser curado.
f t g
Nunca un peligro sin otro se vence.
f t g
Prueba es de virtud el desagradar a los malvados.
f t g
Gran recomendación tiene un rostro hermoso.
f t g
Ningún día es demasiado largo para el que trabaja.
f t g
La ira, si no es refrenada, es frecuentemente más dañina para nosotros que la injuria que la provoca.
f t g
El sabio en la virtud debe siempre hacer fundamento.
f t g
Doloroso es perder la patria, más doloroso temer esta desgracia, y dolorosísimo los dos infortunios juntos.
f t g
El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive in tristeza es feliz; luego el prudente es feliz.
f t g
No hay camino que no tenga fin.
f t g
Pesada y molesta palabra es ruego.
f t g
No es beneficio el que nos obliga a recibir.
f t g
El vino tórnase bueno cuando resultaba nuevo, duro y áspero, pero se sostiene aquel vino que ya en el lagar era agradable.
f t g
No se debe adquirir el amigo en la mesa.
f t g
Más grata es la virtud en una persona hermosa.
f t g
Al tratar de la vida feliz, no debes nunca contestarme como en la elecciones: este partido parece tener mayoría, pues por esto mismo, es el peor.
f t g
El vulgo defensor de su propio mal, se levanta contra la razón.
f t g
Procuramos olvidar lo que, traído a la memoria, nos entristece.
f t g
Necesarios son nuevos favores de la fortuna para conservar la felicidad.
f t g
El sabio es el único que escapa a las leyes del género humano, todos los siglos le sirven como a un dios: ¿se trata del pasado? Su recuerdo lo abraza. ¿del presente? Lo utiliza. ¿del futuro? Lo prevé. Así se prolonga su vida, al juntarse en uno solo todos los tiempos.
f t g
Con facilidad se adquiere lo preciso para la vida.
f t g
Necesaria es la experiencia para saber cualquier cosa.
f t g
El valor es siempre ambicioso de peligros.
f t g
Más dañosa es la abundancia que viene sobre gran codicia.
f t g
Ajeno es todo lo que nos viene en deseo.
f t g
El que siempre busca grandezas, alguna vez la encuentra.
f t g
El que disputa con un beodo, disputa con un hombre ausente.
f t g
No es necesaria la fortuna para sólo subsistir.
f t g
Aunque amor sea virtud, algunas veces perjudica.
f t g
La sencillez y claridad distinguen el lenguaje del hombre de bien.
f t g
Más dura la memoria de las injurias recibidas que de los beneficios.
f t g
Desde la infancia da señales el ingenio.
f t g
La edad se descubre más cuando se disimula con arte.
f t g
El avaro nunca hace cosa acertada sino cuando muere.
f t g
Las injurias y los beneficios penden de la voluntad.
f t g
El beneficio que a todos se hace, a ninguno se hace.
f t g
Siempre el esperar, aunque sea el bien, da cuidado.
f t g
Recibe beneficio el que lo hace al que lo merece.
f t g
Feliz quien desprecia la fortuna.
f t g
Las buenas costumbres se conforman unas con otras, y por eso duran.
f t g
Vende su propia voluntad el que recibe ajeno beneficio.
f t g
Bueno es tener fama, pero más seguro es tener dinero.
f t g
Dos veces muere el que a voluntad de otro muere.
f t g
Dos veces vence el que en la victoria se vence a sí.
f t g
El liberal, aún para dar busca ocasión.
f t g
Ofensa hace a los buenos el que a los malos perdona.
f t g
La desgracia es a veces ocasión de virtud.
f t g
Buena es la riqueza si la manda la razón.
f t g
Curioso es naturalmente nuestro ingenio.
f t g
Tanto más crece el esfuerzo, cuanto más consideramos la grandeza de lo emprendido.
f t g
Cruel es quien al afligido reprende.
f t g
Ninguna esperanza queda de virtud, cuando no solamente deleitan los vicios, sino que se aprueban.
f t g
No hay cosa que mucho tiempo agrade al que en ninguna tiene asiento.
f t g
La poca templanza del enfermo hace al médico ser cruel.
f t g
Manchada deja su vida el que procura muerte.
f t g
Difícilmente se hallan palabras que retraten al vivo las grandes desdichas.
f t g
Merece salir engañado el que, al hacer un beneficio, tenía cuenta con la recompensa.
f t g
Consuelo es en las grandes desgracias el que no pueda sobrevenir otra mayor.
f t g
El que promete dudosa salud al afligido, se la niega.
f t g
Tarde se olvida lo que se aprende por mucho tiempo.
f t g
Las lágrimas del heredero son risas encubiertas.
f t g
La carencia de una cosa le da precio.
f t g
Debe esperarse la muerte que la naturaleza ordena.
f t g
Por el vicio ajeno enmienda el sabio el suyo.
f t g
Paciencia muchas veces ofendida trastorna el juicio.
f t g
El miedo se pinta en el rostro.
f t g
Más continua es adversa que próspera fortuna.
f t g
Mejor sufre el mal quien siempre le teme.
f t g
Más seguro está en la virtud el que ya pasó por los vicios.
f t g
La confianza produce muchas veces la lealtad.
f t g
Para mayores desgracias guarda la fortuna a quien favorece.
f t g
La fortuna puede robarnos la hacienda, pero no el valor.
f t g
La fortuna teme a los valientes y avasalla a los cobardes.
f t g
El fin de un trabajo es principio de otro.
f t g
Hasta la desgracia se cansa.
f t g
En poco precio se tiene lo adquirido de gracia.
f t g
Desgracia imprevista nos hiere más fuertemente.
f t g
Al que una vez perdió el crédito, nada le queda que perder.
f t g
Mejor es la salud que nunca se perdió.
f t g
En ninguna parte se siente más la pobreza que en el destierro.
f t g
Mejor es hacer a otros herederos, que buscar a quien heredar.
f t g
Grandísima caída es de señor a esclavo.
f t g
El piloto muestra en la tempestad su saber y su valor.
f t g
Halla en la desgracia consuelo el que lo prodigó en la prosperidad.
f t g
Sin razón se queja del mar el que otra vez navega.
f t g
Hasta los vicios de quien mucho amamos nos placen.
f t g
Muchas veces las ofensas son incentivo del valor.
f t g
Maldad es no dejar el beneficio a merced del que lo hace.
f t g
El que airado procura hacer daño, no se guarda del que le puede suceder.
f t g
Ingrato es el que por miedo es agradecido.
f t g
El conocimiento del vicio es principio de virtud.
f t g
Flaqueza es temer lo que nunca experimentamos.
f t g
Mejor se guarda lo que con trabajo se gana.
f t g
Muchas veces la ley se somete a la utilidad.
f t g
No es grave el mal que admite consejo.
f t g
Virtuosa cosa es perdonar a quien se arrepiente.
f t g
Mejor puede usar de sus apetitos el que mejor los puede encubrir.
f t g
Ligera es la desgracia que puede sufrirse, y la que no, breve.
f t g
Todo es posible a quien no teme los trabajos.
f t g
Hasta la muerte huye de los desgraciados.
f t g
Fácilmente cree el desdichado.
f t g
Llevadero sería todo trabajo, si no lo acrecentase la opinión de las gentes.
f t g
La buena memoria es principio de la sabiduría.
f t g
Malo es el consejo que no se puede mudar.
f t g
La virtud aborrece a los espíritus bajos.
f t g
Alivio es de trabajos el reposo.
f t g
El mal consejo, para el que lo da es peor.
f t g
Mucho se descubre en su rostro el temeroso.
f t g
El desdichado no cree a la prosperidad cuando viene.
f t g
Muy poco nos es absolutamente necesario.
f t g
La enfermedad que sobreviene al convaleciente es más peligrosa.
f t g
Mal consuelo es tener compañeros de desgracia.
f t g
Pierde la virtud sus fuerzas si le falta oposición.
f t g
Especie de misericordia es matar de súbito.
f t g
Las cosas que mucho suben, al mejor tiempo caen.
f t g
Dar consejo es virtud de segundo orden.
f t g
Mala salud es la que por otra enfermedad se alcanza.
f t g
Mucho puede la casualidad en nuestra vida, porque vivimos por casualidad.
f t g
Sepultura es de ingenios la sensualidad.
f t g
Trabajosa cosa es comenzar siempre la vida.
f t g
Miéntese muchas veces solamente por costumbre.
f t g
Los desgraciados casi nos fuerzan a ser duros e insensibles.
f t g
Menos agravio se hace al que presto se niega lo que pide.
f t g
Malo se puede llamar el que solamente por su provecho es bueno.
f t g
No es blando el camino del cielo.
f t g
Es cobardía menospreciar la vida, y esfuerzo resistir a grandes desgracias.
f t g
A los que poca experiencia tienen, mucho les acrecienta su mal, pensar que no tienen semejante.
f t g
Nunca te rindas a la fortuna.
f t g
No hay cosa honesta que no sea útil.
f t g
No tiene la felicidad cosa semejante a lo que muestra.
f t g
No hay soledad en que alguno no viva por pasatiempo.
f t g
No hizo naturaleza cosa dificultosa de las que al hombre son necesarias.
f t g
La razón no vence por sí a cada vicio, mas juntamente a todos.
f t g
Solamente pueden consolar al triste la razón y el trabajo honesto.
f t g
No se confiesa obligado quien no recibió.
f t g
De ninguna suerte debemos fiarnos menos que de la buena.
f t g
La prosperidad que más dura es la que vino despacio.
f t g
Nadie aceptaría la vida si al tiempo de recibirla tuviese entendimiento.
f t g
No murió temprano el que no había de vivir más de lo que vivió.
f t g
Felicidad es no necesitar de ella.
f t g
El que sin peligro vence no consigue la gloria.
f t g
Nadie se cree culpado si es él su mismo juez.
f t g
No hay contentamiento más cierto que el que no se puede quitar.
f t g
Menos se debe al que menos se conoce.
f t g
Ninguno hay tan bajo, que no pueda esperar venganza de otro mayor.
f t g
En ninguno es la ira más peligrosa que en el que a otros castiga.
f t g
Fácil se nos hace la cura, por grave que sea, si se siente provecho en ella.
f t g
Nunca es demasía publicar lo que es necesario que se sepa.
f t g
Para grandes cosas mucho tiempo se requiere.
f t g
No se debe hablar sino al que con voluntad escucha.
f t g
No hay desgracia a que falte remedio.
f t g
No puede haber orden cuando hay mucha prisa.
f t g
Ninguno muere sino a su tiempo.
f t g
No interesa el que leas muchos libros, mas interesa mucho el que sean buenos los que leas.
f t g
No consiste la felicidad de nuestra vida en vivir, sino en vivir bien.
f t g
Ninguno desea darse tristeza a sí mismo.
f t g
No hay felicidad tan perfecta, que carezca de todo sinsabor.
f t g
La virtud no permanece oculta.
f t g
Ama como que has de aborrecer, y aborrece como que has de amar.
f t g
Toda vida es tormento.
f t g
El verdadero amor no sufre dilaciones.
f t g
No sabe ser rey el que teme mucho el odio ajeno.
f t g
Muchos abrían podido llegar a la sabiduría si no se hubiesen creído demasiado sabios.
f t g
Todo lo vence el hombre, menos el hambre.
f t g
No sirven de nada las desgracias a aquel que no aprenda en ellas.
f t g
Ningún vicio hay que no tenga disculpa alguna.
f t g
Poco nos hubiera dado naturaleza si más que a sí no nos diera.
f t g
Perdiéronse las buenas costumbres, después que a los vicios se les dio el nombre de virtud.
f t g
La presencia y la conversación de una persona amada tiene un deleite que parece ser vivo.
f t g
Antes de ofrecer debemos detenernos, pero después de haber ofrecido, cumplirlo.
f t g
Engaño hay cuando se concede lo que primero se negó.
f t g
Más daño hace el enemigo al que huye.
f t g
Las pasiones aguzan el ingenio.
f t g
¿Qué no vence la virtud?
f t g
Al que la razón no pudo dar remedio, muchas veces se lo dio la paciencia.
f t g
El afligido cree con más facilidad lo que desea.
f t g
La desgracia no llega al hombre valeroso.
f t g
Lo más perfecto que hay en el hombre está libre del poder de los hombres.
f t g
El que, pudiendo, no evita el delito, lo consiente.
f t g
Acción es todo lo que vence a la razón.
f t g
Vicios hay que como señales de felicidad deleitan.
f t g
Pide el beneficio el que a la memoria lo trae.
f t g
El que de buena voluntad recibió algún beneficio, pagó la primera parte de su obligación.
f t g
Cumple religiosamente tus obligaciones del modo mismo que las contrajeres.
f t g
Mejor es precaver lo venidero que disputar sobre lo pasado.
f t g
Hay casos tan feos, que aún al que los castiga ofenden.
f t g
El precio de la virtud es ella misma.
f t g
No quiere el que tarde quiere.
f t g
El tiempo hace llevaderas las desgracias.
f t g
Muchas veces la pasión nos ata la lengua.
f t g
La parte de vuestro cuerpo más sana es la que más se ejercita.
f t g
Vencedora de leyes es la osadía.
f t g
Para nuestra avaricia, lo mucho es poco, y para nuestra necesidad, lo poco es mucho.
f t g
Refiérense las leves pasiones, y las muy grandes no se pueden referir.
f t g
Tomado un amigo debe dársele crédito y antes de tomarle se le debe juzgar.
f t g
Prueba es de buen espíritu tener firmeza.
f t g
La aflicción de nuestros amigos nos induce a amarlos más.
f t g
A los que con armas vencen, los vencen muchas veces los vicios.
f t g
No quiere el enfermo médico elocuente, sino que le sane.
f t g
No queda esperanza de remedio cuando los vicios se mudan en costumbres.
f t g
Por humilde se tiene ya el que con lo necesario se contenta.
f t g
Quien de verdad quiere ser bueno, lo será.
f t g
Trabajos nos dan quien grandezas nos promete.
f t g
El que llamas muerto, no murió, mas partió primero.
f t g
No queda al enfermo esperanzas cuando el médico aconseja la intemperancia.
f t g
En ninguno puede haber vicio, sino en el que puede haber virtud.
f t g
Lo que diferencia al hombre del resto de animales, es su capacidad de perfeccionamiento.
f t g
Por patria reputamos la tierra donde vivimos felizmente.
f t g
Con gran peligro se guarda lo que a muchos agrada.
f t g
No hace solamente la guerra el que se halla en el campo.
f t g
Para bien obrar, el que da debe olvidarlo luego y el que recibe, nunca.
f t g
Los afligidos se apartan de lo que aman mucho.
f t g
No hay cosa que más pronto torne a sí, que el amor.
f t g
Más agradable es dar que recibir.
f t g
Lo que más se ama, más veces corre peligro.
f t g
Con grande espíritu se deben determinar cosas grandes.
f t g
Todo lo puede esperar el hombre mientras vive.
f t g
Poco bien alegra al pobre.
f t g
El que pudiendo no favorece al que está en peligro, ayuda a matarlo.
f t g
Aquella se puede llamar felicidad, que con nuestros deseos se mide.
f t g
Muchas cosas tienen reputación, no por su valor, mas por flaqueza nuestra.
f t g
Injusto es hacer mal al que menos veces te lo hizo.
f t g
Quien no tiene que esperar, de nada debe desesperarse.
f t g
No se debe poner la espada en manos del desesperado.
f t g
El mayor mal que en los vicios puede haber, es convertirse los unos en los otros.
f t g
Doble valor tendrá el beneficio que otorgues sin que te lo hayan pedido.
f t g
Más ama el que con mayor peligro se pone a menos provecho.
f t g
Industria es la aparente simpleza.
f t g
Tenemos en mucho precio los beneficios que hacemos.
f t g
No hace beneficio quien mira a la prosperidad del que lo recibe.
f t g
Mozos fueron primero los que ahora son hombres.
f t g
Cuando alguna parte del todo cae, la que queda no está segura.
f t g
Ingrato es el que sólo en secreto es agradecido.
f t g
Honrosa es la alegre pobreza.
f t g
Más se estima el beneficio que dio principio a la amistad.
f t g
Determínese despacio lo que para siempre se resuelve.
f t g
No hace buenas obras el que contra su voluntad es útil.
f t g
Tolerable es el infortunio que es común a muchos.
f t g
El que desea hacer una injuria, ya la hizo.
f t g
En el pecho del sabio, aun sanada la herida, queda señal.
f t g
Nunca falta al avariento razón para negar.
f t g
Menos teme los peligros el que más veces los venció.
f t g
Venturoso premio de la virtud es ser aborrecido de los viciosos.
f t g
No sabe tornar a su dueño la vergüenza que se fue.
f t g
El primer grado de las riquezas es tener lo preciso, y el segundo la que basta.
f t g
Las esperanzas se encadenan.
f t g
Más fácilmente se entiende lo que por partes se propone.
f t g
Del tormento se libra el que fácilmente lo sufre.
f t g
La virtud impide a los valientes llorar, y a los débiles lo manda.
f t g
No hay cosa perpetua, y aun son muchas las que poco duran.
f t g
Cada uno sufre o goza según sus obras.
f t g
Mucho falta al que mucho tiene.
f t g
Alguna cosa sucede bien al que muchas prueba.
f t g
No hay cosa tan cara como la que con ruegos se compra.
f t g
Alegre cosa es llegar al logro de nuestros deseos.
f t g
Solamente sabe mucho el que sabe lo bastante para vencer.
f t g
Hónrese cada uno con lo que le pertenece.
f t g
Dichoso es el que no lo parece a los otros, sino a sí.
f t g
Muchas sutilezas despojan de sus bríos a la razón.
f t g
De hombres es sentir los males, y flaqueza es no sufrirlos.
f t g
Si deseas ser amado, ama.
f t g
Quien mucho ama no teme.
f t g
No es deshonor no alcanzar una cosa, sino cesar de poner los medios.
f t g
La diligencia nos parece tardanza cuando deseamos una cosa.
f t g
Lo segundo, después de no errar, es vergüenza de haber errado.
f t g
Menos se siente perder lo que nunca pudo alegrar.
f t g
La pobreza se ve obligada a tentar todos los caminos.
f t g

Otros autores