1. Frases
  2. >
  3. Autores
  4. >
  5. William Somerset Maugham

Frases de William Somerset Maugham

Frases de William Somerset Maugham

Escritor británico. Nacido en París pero nacionalizado en el Reino Unido donde hizo auge su carrera como novelista y cuentista hasta alcanzar el estatuto del escritor más popular y mejor pago de su época. "Of Human Bondage" es considerada uno de los textos más importantes del siglo XX. Siendo millonario y anciano se alisto para manejar ambulancias en la Primera Guerra Mundial.

Adquirir el hábito de la lectura es construirse un refugio contra casi todas las miserias de la vida.
f t g
El valor del dinero es que con él podemos mandar a cualquiera al diablo. Es el sexto sentido que te permite disfrutar de los otros cinco.
f t g
En su lucha contra el individuo, la sociedad tiene tres armas: ley, opinión publica y conciencia.
f t g
La lectura no da al hombre sabiduría; le da conocimientos.
f t g
La gran tragedia de la vida no es que los hombres mueran, sino que dejen amar.
f t g
Sólo una persona mediocre está siempre en su mejor momento.
f t g
Un filósofo es un tipo que sube a una cumbre en busca del sol; encuentra niebla, desciende y explica el magnífico espectáculo que ha visto.
f t g
La tradición es un guía, no un carcelero.
f t g
Para rezar a Dios con devoción no hace falta creer en Dios según los dogmas de ninguna religión.
f t g
La gente te pide críticas, pero en realidad sólo quiere halagos.
f t g
La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.
f t g
Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades.
f t g
La mayoría de las personas abandonan sus vicios sólo cuando les causan molestias.
f t g
No somos las mismas personas que el año pasado, tampoco lo son aquellos a los que amamos. Es extraordinario que, cambiando, podamos seguir amando a alguien que también cambió.
f t g
En ocasiones el exceso es estimulante. Evita que con la moderación se adquiera el mortal efecto de un hábito.
f t g
El amor platónico es como un revolver que manejamos sin darnos cuenta de que, como está cargado, en cualquier momento puede dispararse.
f t g
En tiempos de hipocresía, cualquier sinceridad parece cinismo
f t g
Tres clases hay de ignorantes: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.
f t g
Uno, con la edad, se libra del deseo de hacer las cosas como los demás y hace tranquilamente y sin miedo lo que le parece a él.
f t g
El amor más duradero es el amor no correspondido.
f t g
El dinero es como un sexto sentido; sin él no podríamos usar completamente los otros cinco.
f t g
No hay ninguna mujer que valga nada para el hombre, a menos que el hombre esté enamorado de ella; en este caso, vale todo lo que cuesta.
f t g
Cuando sólo se piensa en el pasado, es que no se tiene futuro.
f t g
Si otro nos critica y no nos ofendemos, el criticón se desorienta.
f t g
El dolor une, a veces, pero no enseña a vivir.
f t g
Sólo avanzada ya mi vida me di cuenta de cuán fácil es decir: no lo sé.
f t g
Los tres deberes fundamentales de la mujer son ser bonita, ir bien vestida y no contradecir.
f t g
Si no quieres que te mientan, no preguntes.
f t g
Para comer bien en Inglaterra es recomendable desayunar tres veces.
f t g
No pienso en el pasado. La única cosa que importa es el presente eterno.
f t g
El hombre es el único animal que ha de verse horriblemente desfigurado por la vejez.
f t g
Cada producción de un artista debe ser la expresión de una aventura de su alma.
f t g
Cada hombre tiene secretos que él mismo ignora.
f t g
Si la gente sólo hablara cuando tuviera algo que decir, el ser humano perdería muy pronto el uso del lenguaje.
f t g
La sensación de la distancia depende menos del espacio que del tiempo.
f t g
Acuérdate de esto: cumplir el deber no tiene más mérito que lavarse la cara. No basta cumplirlo, pues el deber se impone. La única cosa que vale es amarlo.
f t g
Es muy duro ser caballero y escritor.
f t g
Los proverbios y las máximas son el último refugio de los desamparados.
f t g
Ningún dolor nos parece justo y las injusticias siempre disponen mal.
f t g
La vida es demasiado corta para hacer tú mismo lo que puedes mandar hacer a otros, pagándoles.
f t g
Si el amor y el deber se encuentran, empieza el estado de gracia y se llega a una felicidad que es muy difícil imaginar.
f t g
Sólo el amor y el arte hacen tolerable la existencia.
f t g
Si los placeres no son tan vivos las penas han perdido también gran parte de su intensidad
f t g
El dinero es como un sexto sentido; sin él no podríamos desarrollar los otros cinco
f t g
La tolerancia es otra palabra para la indiferencia.
f t g
El escritor de prosa puede caminar solamente a un lado cuando pasa el poeta.
f t g
Acuérdate de esto: cumplir el deber no tiene más mérito que lavarse la cara. No basta cumplirlo, pues el deber se impone. La única cosa que vale es armarlo.
f t g
Sólo una persona imbécil rinde siempre al máximo de sus posibilidades.
f t g
Si los placeres no son tan vivos las penas han perdido también mucha parte de su intensidad.
f t g
Hay una atmósfera de suspensión, como si todo lo que hay alrededor nuestro estuviese esperando que algo ocurriese.
f t g

Otros autores